domingo, 30 de noviembre de 2008

Mujeres que cautivaron Parte 9

Alas del Deseo (Der Himmel Uber Berlin)
(Dirigida por Wim Wenders – Alemania 1987)

La sorpresa sobre un hombre y una mujer me convirtió en ser humano.

Unos ángeles recorren Berlín, observan a las personas, se acercan a los más deprimidos. Escuchan lo que piensan estas personas. Los niños son los únicos que pueden verlos a estos seres invisibles para los ojos de los adultos. Sólo el alma de un niño es capaz de ver más allá de lo evidente.

Entre los ángeles se encuentra Damiel (Bruno Ganz), gusta de caminar, como Antoine Doinel en Los 400 golpes, por la ciudad. Camina a prisa para acercarse al tipo recién atropellado, se sube al tren para escuchar lo que piensan todas esas personas ahí sentadas o paradas. Un día observa un circo y se acerca a ver que ocurre, están ensayando. La trapecista de nombre Marion (Solveig Dommartin) hace las prácticas de su número ante la atenta mirada de puros hombres. Esta mujer de bello rostro, dueña de un cuerpo escultural, una espalda atrayente y una mirada muy triste.

Damiel la sigue a ella a su cuarto. Oye sus pensamientos de tristeza, su desdicha con los hombres con los que ha estado antes. Observa como se desnuda, contempla su espalda delicada y fina, su piel parece suave. Damiel es sólo un ángel, no la puede tocar. Se frustra. Oye pensamientos de Marion que se dice a si misma: “Lo único que importa a veces es tan sólo ser hermosa o no ser absolutamente nada”. Damiel la sigue contemplando. Un día se entera que la temporada del Circo Alekan está por finalizar, significa que ella se va ir. Él quiere convertirse en ser humano y amarla, parece un deseo imposible, conversa con otros ángeles. Se queda dormido.

Cuando despierta, la película que hasta ese momento la hemos visto en blanco y negro, toma colores. Estamos viendo una película a color. Damiel esta tirado en el piso, junto al Muro de Berlín. Unos niños lo miran y lo golpean en la cabeza pensando que esta borracho. Él se toca la cabeza con las manos, luego observa en sus dedos un poco de sangre, la lleva a su lengua y la degusta, sonríe. Le pregunta a un tipo que camina el color de la sangre, rojo le responden. Pregunta por los colores de los graffitis pintados en el Muro, el tipo le hace un recuento de cada color.

Damiel esta feliz, es como un niño de dos años que quiere explorar el mundo, un mundo de colores, de olores, de sabores. Se frota las manos, prueba un cigarrillo, toma café, aplaude, come una pera, mira televisión. Se siente wowwwwwwww. Acude a un concierto de Nick Cave & The Seeds porque sabe que ahí puede encontrar a Marion, en efecto ella está ahí vestida de rojo, él esta con terno. En la barra ambos se encuentran. Se miran. Ella empieza a hablar sobre el amor, él la escucha, finalmente se besan.

Una película poética, Solveig Dommartin provoca que un ángel (por amor) se convierta en un ser humano. Una actriz que murió hace poco más de un año pero que nos dejo esta grandiosa película para la posteridad.

sábado, 29 de noviembre de 2008

Mujeres que cautivaron Parte 8

La fuerza del cariño (Terms of Endearment)
(Dirigido por James L. Brooks – USA 1983)


Emma (Debra Winger) es hija única, su padre murió cuando era una niña. Su madre, Aurora (Shirley MacLaine), vive pendiente que la hija no sea dañada por nadie, por eso no esta convencida de que el matrimonio de su hija con Flap (Jeff Daniels) sea lo más conveniente. Emma esta decidida a hacerlo si o si.

Una vez que Emma se casa, Aurora vive aburrida en la casa, aunque para pasar el día espia siempre a su vecino Garret (un astronauta jubilado interpretado por Jack Nicholson). Con el tiempo ambos establecen una conexión.

Vemos pasar el transcurrir de la vida de ambas, Emma y Aurora. Los problemas de Emma en su vida de casada y con varios hijos y un esposo infiel. Los problemas de Aurora en eso de estar de amoríos con Garret, que busca pasarla bien con quien se tope en el camino. La vida de ambas cambia totalmente cuando Emma se hace unos estudios clínicos que determinan que tiene una terrible enfermedad.

Un film donde interesa ver la actuación de Debra Winger, es lo mejor de la película. Shirley MacLaine muy forzada en el papel de la madre. Jack Nicholson siempre reafirmando su categoría de actorazo. Un papel secundario interesante es el de Jeff Daniels, a quien vemos en una de sus primeras apariciones en el cine y actuando muy bien.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Mujeres que cautivaron Parte 7

Interludio (Notorious)
(Dirigida por Alfred Hitchcock – USA 1946)





Quiero gente igual a mí. Que me trate bien, guste de mí, me entienda.

24 de Abril de 1946, 03:20 horas, Miami, Florida. Varios fotógrafos esperan afuera de la Corte Judicial del Distrito de Florida. Esta siendo juzgado John Huberman y es declarado culpable. Su condena es 20 años de cárcel. Al término del juicio los fotógrafos y periodistas se acercan a la hija del sentenciado, ella se llama Alicia Huberman (Ingrid Bergman). La llenan de preguntas y ella no contesta nada.

Alicia organiza una reunión en su casa un tiempo después del juicio a su padre. Entre los asistentes hay un tipo que se ha colado, Devlin (Cary Grant). Alicia lo ve y queda prendada, se enamora al instante. Él finge que no le atrae Alicia. Devlin no esta ahí sólo de colado, es un policía enviado por el gobierno americano para hacerle una proposición a Alicia. Que viaje a Brasil para descubrir todo lo que están planificando los alemanes en ese territorio. A cambio de información, su padre podría recibir ayuda. Alicia no quiere aceptar, sin embargo Devlin tiene unas grabaciones de conversaciones entre Alicia y su padre. Alicia finalmente acepta la propuesta.

En Brasil, ni bien llegan Alicia empieza a seducirlo a Devlin. Él no puede más y se besan apasionadamente. Empiezan un romance solapado. Los jefes no deben saber nada de lo que existe entre ellos.

Alicia: Es un caso de amor muy extraño
Devlin: ¿Por qué?
Alicia: Porque no me ama.
Devlin: Cuando yo no ame, mandaré a decir.
Alicia: Aún no dice nada.
Devlin: Un acto dice más que palabras.
Devlin y Alicia unen sus labios.


Los jefes planean que Alicia tenga un romance con el líder de los alemanes en Brasil, un tipo llamado Alex Sebastian (Claude Rains). En el pasado este Sebastian había tenido el corazón palpitando por Alicia. La idea es genial para los jefes. A Devlin no le gusta la idea, Alicia tampoco pero ninguno de los dos se atreve a sugerirle al otro que todo esto se acabe y confiesen que están enamorados a los jefes. No pierden nada porque Alicia se acaba de enterar que su padre ha muerto. Sin embargo continúan con el plan.

Sebastian le propone matrimonio tiempo después a Alicia. Devlin esta aterrorizado con la idea. Alicia acepta por el bien de la patria.

Devlin: Un hombre nunca debe decir a una mujer lo que debe hacer. Ella sabe.

Luego del matrimonio, Sebastian logra descubrir que su esposa es una espía estadounidense. Y lo peor de todo, que mantiene un romance secreto con Devlin. Siente mucho dolor por tanto engaño. Su madre le sugiere una forma suave de hacer desaparecer a Alicia.

El maestro de maestros, Alfred Hitchcock, escoge a tres grandes actores para una película sobre el amor y el engaño. Cary “Dos rayas en la Quijada” Grant cae atrapado, como en su momento lo hizo Humprey Boghart en Casablanca, ante los encantos de Ingrid Bergman. Claude Rains, otro de los actores de Casablanca, también pierde la cabeza por Ingrid.

Es que Ingrid Bergman seduce con su mirada pareciera que te acariciara, que siempre la hubieras conocido y que sabias que ella era la mujer de tu vida y no otra.

Curiosidades:
Como Truffaut, Hitchcock aparece siempre en todas sus películas. En esta película aparece en la escena de la fiesta de la presentación de Alicia ante la sociedad brasileña, organizada por su esposo Sebastian. Ahí la gente bebe champagne, uno de los que toman un vaso así de frente seco y volteado es Hitchcock, ni bien se acaba la bebida, se va inmediatamente de la escena para que aparezca inmediatamente Ingrid Bergman y le invite un vaso a Cary Grant.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Mujeres que cautivaron Parte 6

La Otra Reina (The Other Boleyn Girl)
(Dirigida por Justin Chadwick – Inglaterra 2008)


Para triunfar en este mundo hace falta mucho más que lucir bien.

La familia Bolena esta feliz por el matrimonio de Mary (Scarlett Johansson). Se va casar con un comerciante llamado William Carey. Ana (Natalie Portman) y su hermano George (Eric Bana) le dan los buenos deseos el día de su matrimonio, han sido 3 hermanos muy unidos desde los tiempos en que pequeños jugaban por el bosque.

El Rey de Inglaterra Enrique Tudor (Eric Bana) tiene problemas con su mujer Katherine de Aragón (Ana Torrent), ya que ella sólo da a luz hijas mujeres y el único hombre que estaba por nacer, ha fallecido. El rey esta por buscar amantes que le proporcionen eso que no le da la reina. El Duque de Norfolk (David Morrissey) asiste a la fiesta de matrimonio de Mary, ahí tiene la oportunidad de conversar con el padre de ella, Sir Thomas Bolena (Mark Rylance), le comenta lo que acontece con el rey y planean ofrecerle a la soltera Ana en bandeja para que le de un hijo. De esta forma ellos se beneficiarían con los múltiples regalos y títulos que les podría dar el rey.

Ana es de un carácter fuerte, no le agrada la idea pero termina aceptando. Sin embargo, cuando el rey tiene la oportunidad de conocerla, llega a detestarla. Y lo peor, es que posa su mirada en la recién casada Mary.

El rey logra su objetivo de tener en su cama a Mary, el poder lo puede todo, inclusive arruinar el reciente matrimonio de la joven dama. Ana esta muy molesta por haber sido despreciada. Así que planea un matrimonio secreto con un joven duque por el que se sentía atraída. Al enterarse de esto, el Duque de Norfolk, le dice que este matrimonio no tiene validez y es enviada al exilio, específicamente a la corte de la reina de Francia. Su madre Lady Elizabeth Bolena (Kristin Scott Thomas) antes de partir le aconseja que aprenda de la reina

Madre de Ana: Aprende de ella. Observa sus damas y aprende como consiguen lo que quieren de los hombres. No con desplantes infantiles, si no dejándoles sentir que son ellos quienes mandan. En eso consiste el arte de ser mujer.

Mary logra quedar embarazada, sin embargo tiene un embarazo peligroso, de esos que se puede perder el hijo. El rey manda aislarla. El Duque de Norfolk con Sir Thomas Bolena piensan que esto puede arruinar sus planes, así que deciden que retorne de Francia, la joven Ana, la idea es entretener al rey mientras que esperan de a luz María.

Al volver de Francia, Ana vuelve con una personalidad jovial, alegre, sabe de todo un poco y lo comparte con la gente de la corte del Rey Enrique. Este ni corto ni perezoso se interesa por las cosas que hace Ana. Ella con sus diálogos interesantes empieza a despertar el interés del rey. Ana rechaza los regalos que le envía el rey, no acepta sus proposiciones de tener sexo, todo su proceso de seducción empiezan a hacerle perder el juicio al rey. A tal punto que el día que nace el hijo varón de María le promete amor incondicional a Ana. Envía a los campos a María, se deshace de la reina, rompe lazos con la iglesia católica y finalmente nombra como nueva reina de Inglaterra a Ana Bolena. Todo fríamente calculado por Ana.

Sin embargo, cuando todo parece felicidad para Ana ella también es de las que da a luz hijas mujeres. El rey que hace tiempo ha perdido el juicio, busca una salida para desaparecer a esta mujer y la encuentra mediante una soplona de las que siempre abundan por ahí.

Raro ver en una misma cinta a dos actrices tan bellas y tan rivales como Natalie Portman y Scarlett Johansson. En todo caso buena idea del director Chadwick. La cinta es interesante de principio a fin, es parte de la historia trágica de Inglaterra y de la creación de la religión anglicana.

La mujer que motiva ver esta película es Natalie Portman. Su actuación sobresale por encima de todos los otros integrantes de la película. Portman tiene una sonrisa bellísima, carisma con las cámaras, dueña de dos lunares al lado derecho de la nariz por encima de esos labios tan perfectos. Es capaz de enloquecer a un rey y obligarlo a hacer todos sus caprichos, inclusive ser coronada reina. Portman es una actriz total, la podemos ver aquí de mala, en otra película de buena, en otra de loquita, en otra actuando en la India, en otra en Asia, sólo le falta Sudamérica para decir que ya recorrió todo el mundo con ese talento tan suyo, tan carismático.

domingo, 23 de noviembre de 2008

Mujeres que cautivaron Parte 5

El Desprecio (Le Mépris)
(Dirigido por Jean-Luc Godard – Francia 1963)


Camille: ¿Puedes ver mis pies en el espejo?
Paul: Si
Camille: ¿Te parecen bonitos?
Paul: Si. Muy bonitos.
Camille: ¿Y te gustan mis tobillos?
Paul: Si
Camille: ¿Y mis rodillas también?
Paul: Si. Me encantan tus rodillas.
Camille: ¿Y mis muslos?
Paul: También.
Camille: ¿Puedes ver mi trasero en el espejo?
Paul: Si
Camille: ¿Crees que tengo un culo bonito?
Paul: Si, precioso.
Camille: ¿Y te gustan mis pechos?
Paul: Si. Me enloquecen.
Camille: ¿Qué te gusta más? ¿Mis pechos o mis pezones?
Paul: No sé. Los dos por igual.
Camille: ¿Y te gustan mis hombros?
Paul: Si
Camille: No .. me parecen muy redondos
Paul: A mi si
Camille: ¿Y te gustan mis brazos?
Paul: Si
Camille: ¿Y mi cara?
Paul: También.
Camille: ¿Todo? ¿Mi boca, mis ojos, mi nariz, mis orejas?
Paul: Todo
Camille: ¿O sea que te gusto entera?
Paul: Si. Te quiero entera, con ternura, trágicamente.
Camille: Yo también, Paul.


Una voz comienza a decirnos los nombres de los actores que participan en la película. También sobre el director, músico, director de fotografía, etc. Mientras la voz sigue mencionando a todos vemos en pantalla una mujer caminando con unos papeles en la mano, un camarógrafo la sigue y un tipo con el micrófono en alto también los acompaña. Cuando la mujer ya esta cerca de la pantalla, el camarógrafo se lleva la mano izquierda a su rostro, hace una mueca. Luego mueve la cámara hacia la izquierda y la enfoca hacia nosotros, los espectadores. El del micrófono parece acercarlo también hacia nosotros, ha hecho el mismo giro del camarógrafo.

“El cine”, dijo Bazain, “sustituye un mundo amoldado a nuestros deseos”. Desprecio es la historia de ese mundo.

Jerry Prokosch (Jack Palance) es un productor tipo dictatorial que esta produciendo una película llamada “La Odisea” basada en el poema de Homero. Ha escogido como director a Fritz Lang (él mismo se interpreta) y quiere que Paul (Michel Piccoli) se encargué de replantear la historia, que la haga más moderna, más acorde con los tiempos. Jerry ha invertido mucho dinero y como que esta dudando que Lang llegue a hacer una película que conmueva a los espectadores.

Para dar una respuesta, Paul lo piensa mucho. Es más lo consulta con su bella mujer Camille (Brigitte Bardot). Antes de casarse, ella era una mecanógrafa de 28 años. Camille es una mujer muy artificial, al conocer a Jerry, comienza como a coquetear delante de Paul. Jerry también hace lo mismo. Con el pasar de las horas, Camille le dice a Paul que lo desprecia. Paul la interroga con muchas preguntas, quiere descubrir porque lo desprecia. Sólo al final de la película descubrirá la mujer con la que se había casado y amaba con todo su ser, pero ya será demasiado tarde.

Godard nos entrega una historia acerca de algunas mujeres superficiales, huecas que buscan el dinero de los hombres para ser felices. Sorprende Godard, con diálogos sumamente interesantes, haciendo paralelos entre “La Odisea” y la vida misma del personaje.

La Bardot en su mejor momento en el cine, se muestra como una mujer juguetona, burlándose de sus cazadores. Quiere ser la presa pero a la vez quiere se la cazadora. Muestra su trasero en el momento que más le place, esta obsesionada con mostrar su redondez. La Bardot es sumamente sexy, pero a la vez es inteligente para escoger roles complicados. La Bardot es otra leyenda del cine mundial.

Frases de Jerry:

“Saber lo que uno no sabe es el regalo del espíritu superior”.
“No saber y pensar que uno sabe es un error”.
“Saber que esto es un error previene que se cometa el error”.

“El hombre sabio no oprime a los demás con su superioridad”.
“No intenta humillar a los demás por su impotencia”.

Frase Final de Fritz Lang:

“Termina siempre lo que empieces”.

sábado, 22 de noviembre de 2008

Mujeres que cautivaron Parte 4

El Príncipe de las Mareas (The Prince of Tides)
(Dirigida por Barbra Streisand – USA 1991)



Tom Wingo (Nick Nolte) lleva una vida tranquila junto al mar en el Sur de los Estados Unidos. Casado con Sallie (Blythe Danner) tiene 3 pequeñas hijas. Un día su madre
Lila (Kate Nelligan) llega a casa y le comunica a Tom que la gemela de él, Savannah, ha intentado suicidarse por enésima vez. Esta siendo tratada por una psiquiatra judía de New York. La psiquiatra quiere que un miembro de la familia vaya a New York, Lila ha decidido que sea Tom. Al fin y al cabo no esta trabajando, y ella se encuentra muy ocupada en otras cosas, además no quiere que Savannah le eche la culpa de su miserable estado.

Antes de partir, Sallie le comenta a Tom que ella piensa que él la ha dejado de lado, como que ya no la quiere. Él le dice que esta confundido, que no sabe lo que le pasa. Ella lo deja ahí parado en la playa, él empieza a correr para calmar sus penas. Su hermana ha intentado suicidarse y su esposa le reclama que él ya no la quiere.

En New York Tom acude donde la Dra. Susan Lowenstein (Barbra Streisand). Ella empieza a interrogarlo con preguntas acerca de Savannah y acerca de él. De esta forma durante muchas sesiones Tom va al consultorio de Lowenstein y se somete a una batería de preguntas acerca de la niñez de la familia Wingo.

Ahí descubrimos que además de su gemela Savannah, Tom tenía un hermano mayor llamado Luke, el cual era muy rudo y murió trágicamente. Ahí descubrimos que su mamá Lila era una mujer que soportaba todo el maltrato ejercido por su padre Henry. Su padre les pegaba a todos, los ofendía constantemente. Tom en el fondo admira a su madre, más allá que dice odiarla. Inclusive recuerda frases dichas por ella como: “Cuando las cosas son muy dolorosas, o las evadimos o nos reímos”.

En una charla Lowenstein le comenta a Tom que cuando Savannah se recupero del estado de coma decía así media dormida la palabra: Callanwolde. Le pregunta a Tom qué significa esa palabra y él le dice que no sabe.

Entre tantas charlas Tom empieza a enamorarse de Lowenstein. Ella también se esta enamorando de él. Hay un problema, ambos están casados. Pero sus matrimonios de ambos se están derrumbando. Tienen muchas cosas en común. El amor ha nacido.

Streisand me fascina con el personaje de Susan Lowenstein. Yo quisiera una mujer así, con ese carácter, con esa belleza, con esa entonación que pone al hablar, con esa forma de mirar, con esa forma de vestir. Tenía 13 años, cuando con mi papá y mi hermano fuimos al Cine Country, en San Isidro, a ver esta película. Aún hasta ahora me sorprende que mi padre me haya llevado a ver una película tan adulta, tan llena de enseñanzas, con un final moral, con escenas fuertes especialmente cuando se resuelve el misterio de Callanwolde. En fin quizá, una de las primeras películas para usar el cerebro que vi en mi vida. Mi padre estaba ahí conmigo. La actuación de Nolte es sinceramente para el aplauso.

Escena para recordar 1: Tom y Susan Lowenstein caminan por las calles de New York
Tom: Te voy a hacer unas cuantas preguntas simples, las contestas y ya.
Lowenstein: ¿Simples?
Tom: Muy simples, cómo el nombre de tu padre?
Lowenstein: Douglas
Tom: ¿Auto favorito?
Lowenstein: Los viejos modelos Ford
Tom: Que bien. ¿Quién fue el primer hombre al que besaste?
Lowenstein: Ja, ja, ja. Dick Berkowits. Era tan dulce.
Tom: Tienes idea de lo hermosa que se te ve con ese traje.
Lowenstein: ¿Qué es esto? …..“El día para halagar a la doctora”
Tom: Y tienes una sonrisa hermosa. Deberías sonreír más.
Lowenstein: Ya basta.
Tom: ¿No me crees? Verdad. Ven acá. Te mostraré algo.
Tom la agarra del brazo a Lowenstein y la lleva hacia la luna de una tienda, que refleja la figura de ambos como si fuera un espejo.
Tom: Mira eso.
Lowenstein: ¿Me quieres enseñar un cuadro?
Tom: No no no. Mírate tú, tu rostro, tu sonrisa, tu traje. Estamos hablando de cosas muy hermosas.
Lowenstein: Ya basta, me convenciste. Ahora puedes buscarme un taxi.

Escena para recordar 2: Tom y Susan Lowenstein cenan en un restaurante. Ella acaba de pedir comida usando el idioma francés.
Tom: No hay nada más sensual que una mujer hermosa que ordena la cena en francés. ¿Por qué no me lees todo el menú?
Lowenstein: Flirteas conmigo
Tom: Si, creo que si. Me gustaría que me encontraras atractivo con todo y sangre en la nariz.
Lowenstein: Quisiera hablar de Savannah.
Tom: Ohh Dios mío, jamás tomas una noche libre.
Lowenstein: No, dijiste que te ibas a esmerar para tenerme contenta. Sólo una cosa, Savannah me dijo que su libro de cuentos para niños se basó en un sueño. Un cuento como el de los 3 perros perdidos. ¿Qué significa su sueño?
Tom: Eres incorregible Lowenstein. Estamos aquí en un restaurante magnífico y quieres que interprete los sueños de mi hermana. ¿Por qué no interpretas los míos? Anoche tuve uno que te incluía.
Lowenstein: ¿Soñaste conmigo?
Tom: Aja …si. ¿Quieres qué te lo diga?
Lowenstein: No estoy segura.
Tom: No te preocupes, éste no es erótico.
Lowenstein: ¿Éste no es?
Tom: No
Lowenstein: Cuéntamelo
Tom: Había una tormenta de nieve, cegadora aquí, en New York. Salí a dar un paseo y me topé contigo. Decidimos ir a un club nocturno. No había nadie. Así que empezamos a bailar abrazados y lentamente. ¿Qué crees que signifique?
Lowenstein: Había una tormenta de nieve. Una tormenta cegadora. Tal vez algo que no quieres ver.
Tom: Tal vez quiero conocerte mejor.
Lowenstein: Tal vez quieres cegarme, impresionarme.
Tom: Tal vez me estes “atormentando”
Lowenstein: Tal vez odias el invierno y ya.


Escena para recordar 3: Tom y Lowenstein están viviendo un romance a todo dar y conversan juntos en un bosque
Tom: ¿Sabes qué pensé cuando nos conocimos?
Lowenstein: ¿Qué?
Tom: Pensé: “Dios mío, me odia. ¿Por qué me hace sentir tan estúpido?”.
Lowenstein: ¿Y qué piensas ahora?
Tom: ¿En este instante?.
Lowenstein: Si
Tom: Estoy pensando: “¿Por qué me hace sentir tan maravillosamente bien?”
Lowenstein: Porque te ama.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Mujeres que cautivaron Parte 3

Una Eva y Dos Adanes (Some like it hot)
(Dirigido por Billy Wilder – USA 1959)


Nadie es perfecto

El sonido del jazz de una banda musical invade la sala del cine. Suena como a música de New Orleans. Alegre y divertida. Estamos en Chicago, el año de 1929. La prohibición de licor ha hecho que la mafia italiana transporte las bebidas espiritosas dentro de féretros. Llevan dichos ataúdes a la Agencia Funeraria Mozarella donde muy en el fondo de la misma, arman fiestas donde abunda el licor, las mujeres, la banda musical que pone el jazz a todo dar.

En esa banda musical se encuentra Joey (Tony Curtis) que toca el saxofón y Jerry (Jack Lemmon) cuyo instrumento es el contrabajo. La policía esta haciendo redadas, así que los dos mosqueteros huyen antes que los atrapen por formar parte de la mafia sin querer queriendo. Buscando trabajo, se enteran que un grupo llamado “Dulce Sue y su Orquesta de Mujeres” se va presentar por tres semanas en Florida en el Seminole Ritz, transportes y gastos pagados. Lo mejor de todo es que buscan dos personas, una que sepa tocar el saxofón y la otra el contrabajo. El único problema es que tienen que ser mujeres, no se aceptan hombres. Eso los decepciona.

Buscando un auto prestado para realizar una chambita pequeña, Joey y Jerry son testigos de un asesinato de la mafia. Estos tipos buscan matarlos para que no hablen. Lo primero que se les ocurre para huir de Chicago, es vestirse de mujeres y presentarse donde Dulce Sue. De esta forma Joey se transforma en Josefina y Jerry en Dafne.

Joey: ¿Qué te sucede ahora?
Jerry: ¿Cómo caminan con estas cosas?
Jerry se refiriere a los tacos que llevan puestos.
Jerry: ¿Cómo pueden mantener el equilibrio?
Joey: Es la distribución del peso.
Jerry: Entra mucho aire. Deben resfriarse a cada rato.
Jerry se refiere al vestido con falda que llevan puestos.
Jerry: Me siento desnudo. Siento como si todos me miraran.
Joey: ¿Con esas piernas? ¿Estas loco?

Estando por presentarse a Dulce Sue, observan a todas las chicas de la banda musical. Entre ellas destaca Azúcar Kane (Marilyn Monroe). Observan como camina, observan su cuerpo, ponen cara de idiotas

Jerry: ¡Mira eso! Mira cómo se mueve. Es como gelatina con resortes. Debe tener un motor integrado o algo. ¡Te digo que es un sexo totalmente diferente”

Azúcar Kane tiene una boca brillante que parece caminar cuando ella camina, posee un lunar al lado izquierdo de sus labios, sus ojos y nariz son altivos, su cabello rubio ondeado, su piel clara, sus piernas torneadas, su sonrisa es linda, su trasero es perfecto, sus pechos tienen la forma de mangos. Sólo mirarla provoca un hambre repentino de lo dulce. En la banda ella toca el ukelele y canta. Sus canciones son tristes, hablan del desamor, de la soledad, de los hombres que usan a las mujeres para luego desecharlas como si fueran objetos. Aquí una de sus canciones:

Descabellada, sin control
Descabellada, intrépida
Muy feliz, imprudente
Libre siempre, nunca triste
Siempre yendo, no sé adónde
Siempre demostrando que no me importa
No amo a nadie
No vale la pena
Sola
Descabellada

Josefine, Dafne y Azúcar Kane se hacen amigas inseparables. A su vez Joey quiere un romance con Azúcar, así que también se las ingenia para hacerse pasar como un rico millonario hijo de los dueños de una importante petrolera. De esta forma logra un romance con ella. Lo malo es que los engaños siempre tienen patas cortas, en el fondo le esta haciendo daña a esta pobre mujer porque tarde o temprano se va enterar la cruda verdad. Que él es como todos sus anteriores novios, la conquistan, tienen un romance breve, le piden dinero prestado y luego la abandonan y siguen su camino.

Azúcar Kane sigue cantando sus canciones acerca del amor

Quiero que me ames
Sólo tú, nadie más que tú
Quiero que me ames sólo tú
Quiero que me beses tú
Solo tú, nadie más que tú
Quiero que me beses sólo tú
No podía aspirar
A nada más allá
Que mi deseo de hacerte mi propiedad

Cuando parece que Joey va abandonarla como siempre lo ha hecho con todas las mujeres, ella interpreta una última canción de amor

Estoy harta del amor
No volveré a enamorarme
Le dije adiós al amor
No me vuelvas a llamar
Porque te quiero a ti
Y a nadie más
Estoy harta del amor
He cerrado mi corazón
Y mantendré ahí mis sentimientos
He llenado mi corazón
Con aire helado y frígido
Y no voy a querer a nadie
Porque estoy harta del amor
Porque me hiciste pensar que me querías
No me necesitabas, tú ya tuviste tu parte
De esclavas que te adulaban y te juraban
Su profunda devoción por ti
Adiós a la Primavera y lo que significaba para mí
Nunca me devolverá las cosas como solían ser
Porque debo tenerte a ti y a nadie más
Estoy harta del amor

Joey va corriendo hacia el escenario, se acerca y le da un beso suave. Y le dice

Joey: No hagas eso, Azúcar. Ningún tipo lo vale.

Wilder nos presenta un film en la línea de “El Apartamento” (las mujeres engañadas y utilizadas), haciendo uso de un actor como Jack Lemmon que esta colosal, graciosísimo, las mejores escenas son cuando esta vestida como Dafne y Marilyn Monroe se mete a su cama. La otra escena es cuando baila un tango con un viejo verde que se quiere casar con Dafne.

Tony Curtis es más que todo el seductor de la película, que necesita del apoyo de Lemmon para consolidar un buen dúo.

Marilyn Monroe es una muñeca, es una mujer que muchas mujeres han querido repetirla sin embargo no se dan cuenta que cada mujer es única en el mundo. La belleza de cada mujer es irrepetible. La Monroe encanta visualmente y hasta oírla es un deleite, tiene un inglés que parece francés, quisieras oírla en tus oídos siempre. Los besos que le da a Tony Curtis, los hace con una ternura única, mientras le acaricia el cabello y las orejas, goza en el papel de mujer seductora y a la vez niña. Las canciones que interpreta suenan como si hablará sobre la triste vida que tuvo. La Monroe es una mujer de mirada melancólica y belleza múltiple. La Monroe es una leyenda. Una mujer que me impacto su belleza desde que yo era un niño.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Mujeres que cautivaron Parte 2

Luces al atardecer (Laitakaupungin Valot)
(Dirigido por Aki Kaurismaki – Finlandia 2006)


SENSACIONAL. TOP 20 DE MI LISTA DE MEJORES PELÍCULAS DE TODOS LOS TIEMPOS.

Acaricia mi ensueño el suave murmullo de tu suspirar.
Cómo ríe la vida si tus ojos negros me quieren mirar.
Y si es mío el amparo de tu risa leve que es como un cantar,
ella aquieta mi herida, todo todo se olvida.
El día que me quieras la rosa que engalana
se vestirá de fiesta con su mejor color.
Y al viento las campanas dirán que ya eres mía,
y locas las fontanas se contarán su amor.

La noche que me quieras desde el azul del cielo,
las estrellas celosas nos mirarán pasar.
Y un rayo misterioso hará nido en tu pelo,
luciérnaga curiosa que verás que eres mi consuelo.

El día que me quieras no habrá más que armonía.
Será clara la aurora y alegre el manantial.
Traerá quieta la brisa rumor de melodía.
Y nos darán las fuentes su canto de cristal.

El día que me quieras endulzarán sus cuerdas el pájaro cantor.
Florecerá la vida, no existirá el dolor.
La noche que me quieras desde el azul del cielo,
las estrellas celosas nos mirarán pasar.
Y un rayo misterioso hará nido en tu pelo.
Luciérnaga curiosa que verás que eres mi consuelo.

(Carlos Gardel – El día que me quieras)




Aila (Maria Heiskanen) es dueña de la Salchichería GRILLI. Le gusta vestirse simple, arreglar su rostro lo suficiente para sentirse linda, sin necesidad de que nadie se lo diga. Al fin y al cabo, si ella se siente bien consigo misma, eso es lo más importante. Ella tiene una debilidad, o una enfermedad, esta enamorada platónicamente de un cliente que siempre va religiosamente a comprar sus salchichas, un tipo llamado Seppo Ilmari Koistinen (Janne Hyytiainen). No le importa ser no correspondida.

Koistinen es un guardia de seguridad que trabaja para la Western Alarm. Es un “hombre bueno”, “leal”, “incapaz de hacer daño a nadie”, “defensor de las injusticias”. Hay gente que lo jode en la chamba, pero a él no le importa. Es fiel a ser auténtico, no quiere ser como los demás que imitan a todos. El es como es, no pretende ser otra persona.

Koistinen es engañado por una “mujer mala” (Maria Jarvenhelmi) que lo incrimina en un robo y termina hundido en la cárcel siendo totalmente inocente. Sólo Aila sigue pensando en él, día y noche, hasta le escribe a la cárcel. Él rompe las cartas. Pasado un año en prisión, Koistinen trata de reconstruir su vida, esa de la que todos se burlaban y humillaban en el pasado. Sigue con sus sueños de formar su propia empresa. Aila es la única que cree que en los sueños de este hombre de mirada triste (la más triste que he visto en el cine contemporáneo).

Una noche que ha conseguido trabajo de limpia platos, Koistinen descubre la terrible verdad acerca de la “mujer mala” y sus compinches. Va al albergue donde vive, busca una cuchilla y esta resuelto a hacer algo. Sin embargo, la vida le tiene preparado otro destino. Aila estará ahí presente en el momento que más la necesite Koistinen.

Esta película la vi con mi mamá, faltando media hora para terminar, observe que de sus ojos las lagrimas brotaban y brotaban por sus mejillas. Faltando 10 minutos, yo estaba igual. Ambos estábamos llorando. Kaurismaki presentándonos uno de los mejores films que he visto en mi existencia. Un film acerca de la vida, no la de los finales felices ni la de las caritas pintadas de mentiras, no esas no. Kaurismaki te presenta la vida misma de esos seres que habitan este mundo con ideales y que en medio de tanta maldad tratan de sobrevivir, sufriendo y sufriendo pero creyendo que mañana puede ser mejor.

La actriz Maria Heiskanen representando a una mujer que ama hasta el último instante, hasta la última nota, hasta la última tocada, hasta el último suspiro, hasta el último tango de Gardel.

Aila: Iré a buscar ayuda
Koistinen: No te vayas (al decir esto la sangre cae de su boca)
Aila: No te mueras
Koistinen: No pienso morirme (al decir esto cierra los ojos lentamente, su mano se mueve en cámara lenta y estrecha la mano de Aila).

También somos seres humanos!!!!!

No verás una lágrima
Aunque mi corazón esté llorando.
No verás mi tristeza
Aunque te hayas ido sin más.
Un día mi mano secará
Las lágrimas de mis ojos.
Solo el mañana
Me permitirá olvidar.
Te di mi corazón,
Te di todo lo que tenía.
Pero tú a cambio,
Me has dado dolor.


martes, 18 de noviembre de 2008

Mujeres que cautivaron Parte 1

Bella de Día (Belle De Jour)
(Dirigida por Luis Buñuel – Francia 1966)


Me gustaria que todo fuese perfecto...
Séverine (Catherine Deneuve) tiene una mirada de niña buena, su piel es blanca como la leche, su cabello es rubio como el sol, su labio inferior es grueso como invitando a besar, sus piernas son delgadas y bien formadas, le gusta vestirse bien, tiene un esposo Pierre (Jean Sorel) que la ama aún cuando ella es fría con él. Séverine tiene traumas sin resolver de su niñez. Es tanto el amor de Pierre, que no la fuerza a tener sexo ni a nada, sólo se dedica a amarla.
Pierre sabe que la pobre Séverine sufre de unos sueños terribles, pero a la vez aleccionadores. Sus sueños son como una telenovela donde ella es la protagonista principal, su rol es de una mujer que de día es prostituta y de noche un ama de casa fiel y fría. En sus sueños en la casa de citas la llaman “Bella de Día”, ese es su nombre de pila. Lo malo es que sus sueños cada día se transforman en terribles pesadillas, empeoran más cuando uno de sus clientes se enamora de ella y decide contarle toda la verdad a Pierre.

Buñuel siempre engañándonos que ya no sabemos que es realidad y que es sueño. Sólo al final de la película lo descubrimos.

Catherine Deneuve es una mujer de una belleza inclasificable. Su sello distintivo es no hacer gestos frente a la cámara, todo lo expresa a través de su cuerpo y su mirada, para ella actuar es una comunicación no verbal implícita con los actores, el director y los espectadores. Para los que la admiramos con eso es suficiente.

domingo, 9 de noviembre de 2008

El Talentoso Jean-Louis Trintignant Parte Final

Tres Colores: ROJO (Trois Couleurs: ROUGE)
(Dirigido por Krzystof Kieslowski – Francia/Polonia/Suiza 1994)



Valentine: La gente no es mala. No es verdad. Sólo a veces es débil.

Una mano varonil empieza a marcar un número telefónico (parece ser de larga distancia porque empieza digitando el cero), la cámara de pronto enfoca el cable del teléfono, luego el cable que dio origen a ese cable, los cables conexos, ahora vemos que la cámara esta siguiendo unos cables que llegan al mar, los cables salen del mar, ahora vuelven al punto de partida. La mano cuelga el auricular, de pronto vuelve a marcar el mismo número telefónico.

Valentine Dussaut (Irene Jacob) recibe una llamada telefónica, en la otra línea un tipo llamado Michel comienza a conversar. Le hace preguntas como típicas de un hombre celoso, ella las responde con tranquilidad. Valentine es modelo de revistas, modelo de desfile de modas, practica ballet, le gusta beber agua, soporta todo el stress con buen ánimo. Un día, manejando su auto, atropella accidentalmente una perra. Como la perra tiene en su cuello, una inscripción con su nombre (Rita) y los datos de la dirección de su dueño. Esa misma noche acude a la dirección, la puerta esta abierta, ella entra, en la sala un hombre viejo pareciera sentado como esperando alguna noticia. Ella le comunica que ha atropellado a su perra, él sin embargo no manifiesta ninguna emoción, sencillamente le dice que la lleve al veterinario.

La mañana siguiente, la perra Rita va a la casa del hombre viejo por iniciativa propia, Valentine la sigue. El tipo va a buscar dinero para darle por la atención de ella de haber llevado a la perra al veterinario. Valentine, como observa que se demora en traer la plata, ingresa a la casa del tipo, ahí descubre que él tiene todo un complejo equipo de intercepción de llamadas telefónicas. Espia la conversación de sus vecinos. Sabe que el vecino casado y con una hija, tiene un amante gay. Sabe que al joven que estudia derecho le están poniendo los cuernos. Sabe los problemas entre una hija y su madre. Sabe de todo. Este viejo metiche se llama Joseph Kern (Jean-Louis Trintignant), en su juventud se había dedicado al difícil oficio de ser juez y a dictar sentencias.

Una de las conversaciones que escucha Joseph
Voz masculina: Hola. Soy yo. ¿Pudiste dormir?
Voz femenina: Un poco. No lo dije. Por teléfono es más fácil. ¡Fue lindo! Nunca habíamos hecho el amor tan bien, y tanto.
Voz masculina: Aprendimos algo. Yo de ti, tú de mí. Cuando desperté, tú aún dormías, como una niña.

Valentine le dedica toda una mañana a Joseph, para convencerlo de que deje de estar espiando a los vecinos. Tienen una charla muy extensa. No se vuelven a ver hasta el día que ella lee en el periódico que todo un conjunto vecinal ha denunciado por espionaje a un juez retirado. Inmediatamente, Valentine va en busca de Joseph y le dice que ella no le ha comentado a nadie lo que él le contó. Él le dice que lo sabe, le confiesa que él mismo se ha auto denunciado y que su propósito ha sido que al denunciarse ella pudiera leer el caso en la prensa y acuda a su casa a verlo. Él la extraña por algún motivo que desconocemos hasta el momento en que hablan sobre el amor

Valentine: ¿Usted ama a alguien?
Joseph: No
Valentine: ¿Amó alguna vez?
Joseph: ….. Ayer soñé. Soñé con usted. Usted tenía 40, o 50 años. Y era feliz.
Valentine: ¿Sus sueños se realizan?
Joseph: Hace años que no soñaba algo lindo.
Valentine: En ese sueño … ¿había alguien más?
Joseph: Así es.
Valentine: ¿Quién era?
Joseph: Ella se despertó y sonrió a alguien que estaba a su lado. No sé a quién.
Valentine: ¿Esto es lo que pasará? ¿Dentro de 20 o 25 años?
Joseph: Si.
Valentine: ¿Qué más sabe? ¿Quién es usted?
Joseph: Un juez retirado.

Pasan la noche conversando celebrando el solitario cumpleaños de Joseph. Pasan unos días y se vuelven a reencontrar luego de un desfile de modas donde ella estuvo en la pasarela. Él tiene la oportunidad de contarle la historia de su vida. Joseph nos sorprende con una historia impresionante acerca del amor que sintió por una mujer que lo engañó con otro. Su historia es igual a la de uno de los tipos a los cuales él suele escuchar sus llamadas telefónicas, el tipo al que le ponía los cuernos, su novia rubia. Si esta escena donde el revela toda su decepción amorosa que lo hundió en las profundidades de la soledad nos sorprende, los minutos siguientes Kieslowski nos sorprende con un final de película totalmente inesperado. Junta a todos los actores principales de la trilogía (recordemos que antes de “Rojo” se filmo “Azul” y “Blanco”) y los pone en una sola escena donde finalmente vemos la conclusión de la película “Rojo” y la conclusión de toda su trilogía (“Azul”, “Blanco” y “Rojo”).

Esta es la última parte de este homenaje al gran actor Jean-Louis Trintignant. Como hemos podido apreciar, sus películas siempre tienen finales inesperados. Sus películas siempre tienen melodías musicales muy hermosas. Los papeles que desempeña Trintignant son de personajes que aman y necesitan ser amados, correspondidos de la misma forma. En “Rojo” el tema del amor cumple un papel clave, es uno de esos films que te pueden llevar a las lágrimas, especialmente al final de la película cuando una Sinfonía de Varsovia invade la sala de cine.

Rojo porque el rojo predomina en la ropa de la modelo Valentine, rojo por el semáforo cuando te dice alto, rojo por el Restaurante Café Chez Joseph que tiene el letrero con el fondo rojo, rojo por los colores del bowling donde juega Valentine, rojo por el carro rojo de uno de los vecinos de Joseph, ROJO PORQUE ROJO ES EL COLOR DEL AMOR.

sábado, 8 de noviembre de 2008

El Talentoso Jean-Louis Trintignant Parte 6

El Conformista
(Dirigido por Bernardo Bertolucci – Italia 1970)



¿Qué crees que te dará el matrimonio?
- No sé. La impresión de la normalidad.
Normalidad?
- Sí. Estabilidad, seguridad. Por la mañana, cuando me visto frente al espejo, me veo. Y comparado con los demás, me siento distinto.

¿Qué ganas trabajando para el hombre?
- Me da la sensación de volver finalmente al estado normal del que te hablaba.
¿Qué crees que es un hombre normal?
¡Un hombre normal! Para mi, el hombre normal es aquel que se da vuelta para mirar el trasero de una mujer hermosa que pasa. El punto no es sólo que se dé vuelta. Hay 5 ó 6 razones y le alegra encontrar gente que es como él, sus pares. Por eso le gustan las playas con mucha gente, el fútbol, el bar del centro. Le gusta la gente parecida a él y no confía en los que son distintos. Por eso un hombre normal es un verdadero hermano y ciudadano, un verdadero patriota.
¿Nunca te preguntaste por qué somos amigos?
Porque los dos somos muy distintos de los otros. Somos únicos.


A Marcello Clerici (Jean-Louis Trintignant) le encargan una misión, lo raro es que no lo hace ni por temor ni por dinero, la verdad es que ni él lo sabe. Marcello tiene una licenciatura en estudios clásicos, una novia que le da la sensación de normalidad, se llama Giulia (Stefania Sandrelli), un padre en el manicomio y una madre que toma fármacos.

Marcello tiene una historia que marco su vida, un trauma infantil. Quiere que el mundo lo perdone y quiere perdonarse a si mismo, hay un detalle Marcello es un mediocre. Hace acciones en busca de ese perdón. Un final inesperado le esta por ocurrir.

Cinta genial olvidada en el tiempo. Bertolucci nos muestra, a su manera, la vida de un “conformista”. El actor ideal para el papel ideal, me imagino que Trintignant habrá ganado muchos premios por este papel.

Todos quisieran ser distintos a los demás pero tú quieres ser igual al resto.

viernes, 7 de noviembre de 2008

El Talentoso Jean-Louis Trintignant Parte 5

Mi noche con Maud (Ma nuit chez Maud)
(Dirigida por Eric Rohmer – Francia 1969)



Como nuestros caminos habituales no se cruzan, los excepcionales si. Tiene que ser así.

Están en la misa, él la observa de reojo, ella se da cuenta. Termina la misa, él la sigue. Ella se pierde entre las calles, él sube a su carro, la encuentra de nuevo, ella va en una bicicleta, él la sigue, un carro lo obliga a parar, la pierde esta vez de verdad. Esa chica se llama Francoise (Marie Christine Barrault). Él hombre que la ha estado mirando se llama Jean-Louis (Jean-Louis Trintignant) y se ha interesado en ella por dos motivos principales: es católica practicante (va a misa todos los domingos) y es rubia.

Jean Louis trabaja como ingeniero en Michelin. Se encuentra con su amigo Vidal (Antoine Vitez) y este le invita a pasar una velada con una amiga suya llamada Maud. Antes van a la misa de gallo. Pasada las 12 van a la casa de Maud (Francoise Fabian), una mujer divorciada, de ideas libre-pensantes y sumamente atractiva. Aquella madrugada Jean-Louis y Maud conversan de religión, relaciones de pareja, los matrimonios y etc y etc.

Lo mejor de la película es que te enganchan los excelentes diálogos que mantienen Jean-Louis con Maud. El final de la película es totalmente imprevisto, vale la pena verla.

Me gusta la gente que sabe lo que quiere.
Maud

jueves, 6 de noviembre de 2008

El Talentoso Jean-Louis Trintignant Parte 4

El Gran Silencio (Il Grande Silenzio)
(Dirigido por Sergio Corbucci – Francia/Italia 1968 )




Pauline desesperada le dice a Silencio: No quiero que te mueras, te quiero.

Un hombre se desplaza, montado en su caballo, por la nieve de una ciudad cercana a Uta. Lleva un sombrero negro, se viste también de negro, su mirada es profunda, tiene buen oído. Apenas escucha unos ruidos, se lleva la mano al costado del bolsillo derecho, justo donde tiene su pistola. De pronto empieza a disparar una y otra vez, un hombre tras otro empieza a caer, todos le preparaban una emboscada pero él ya acabo con ellos. A este hombre lo llaman Silencio (Jean-Louis Trintignant).

Silencio, cuando dispara a alguien, sólo es en defensa propia. La ley no puede hacer nada con eso.
Silencio es el forastero que ayuda a la gente a luchar por sus derechos, defiende a la justicia y al inocente.
Silencio es el hombre que venga los problemas del pueblo, los caza recompensas le tienen miedo en cuanto aparece.
Le llaman Silencio porque a donde quiera que vaya le sigue el silencio de la muerte.


SnowHill es una ciudad que viene siendo azotada por una ola de asesinatos, unos caza recompensas matan por encargo de un tipo llamado Pollicut (Luigi Pistilli). Cuando llega el Sheriff Burnett (Frank wolf) a la ciudad, intenta cambiar en algo lo que viene ocurriendo pero termina siendo asesinado ingenuamente. Sólo un hombre puede cambiar el destino de la ciudad, este hombre es Silencio. Sin embargo, tiene al frente un adversario de temer, llamado Loco (Klaus Kinski), el caza recompensas más sanguinario de la zona. Un duelo entre ambos esta por ocurrir, quién vencerá.

Jean-Louis Trintignant nos entrega un film donde interpreta a Silencio, un héroe del año 1898 en los Estados Unidos. Como todo héroe, sus traumas empiezan cuando es niño y es testigo de cómo los hombres de Poicot matan a su padre y madre delante de él. Es más para que él niño no hable, le cortan las cuerdas vocales (por eso Silencio siempre lleva una bufanda en el cuello). Como toda película del género, hay una bella mujer (de un cuerpo esculpido a mano con cuidado en cada detalle de la piel) que se enamora del héroe, en este caso es Pauline (Vonetta McGee), una mujer al que su esposo también lo ha matado ese tipo al que le llaman Loco. Finalmente, pero para sorpresa del público, el final de la película es fiel al estilo de películas que siempre cultivo Trintignant. O sea no es el final que uno espera o que normalmente nos ofrecen nuestros amigos hollywoodenses.

Interesante la actuación de Kinski, es el más malo entre los malos, un delincuente, no tiene palabra, es un ser anético, indiferente al dolor, a los valores, un loco.

Curiosidades: Ojo con la escena previa a cuando hacen el amor Silencio y Pauline. Él la mira con un deseo, prácticamente la desnuda con la mirada, luego el beso es inminente, luego el entrelazar los cuerpos es la conclusión de las miradas.

Las venganzas no conducen a nada, sólo traen dolor y sufrimiento.

domingo, 2 de noviembre de 2008

El Talentoso Jean-Louis Trintignant Parte 3

Un hombre y una mujer (Un homme et une femme)
(Dirigida por Claude Lelouch – Francia 1966)
“Debemos sentir el frío si o si en todo el filme. Es muy importante. En una historia de amor; a mayor frío, mayor deseo de que las cosas sean más cálidas”.
Claude Lelouch comentando la película

Una mujer (Anouk Aimée) le cuenta la historia de la caperucita roja a una niña. A esta niña no le gusta la historia por parecerle muy triste el final. Un hombre (Jean-Louis Trintignant) pasea en un auto con un niño. El pequeño hace como que manejara, pero es el hombre quien realmente conduce el auto. La pasan bien con las piruetas que realizan con el vehículo.
Un día la mujer lleva a la niña al internado, unos minutos después llega el hombre llevando al niño al internado. Ya esta oscureciendo y la mujer ha perdido el tren, la maestra de ambos niños le sugiere al hombre que le de un aventón en su auto a esa mujer. Así se conocen ambos. Conversan en el camino, escuchan a Edith Piaf, se ríen. Ella es viuda, él no se sabe, pero de que es padre soltero no queda la menor duda. Él es corredor de autos y es el papá de Antoine. Ella es asistente de films y es la mamá de Francoise. Un hombre y una mujer están a punto de vivir una historia de amor.

Lo mejor del film, la actuación de Jean Louis Trintignant.