domingo, 28 de noviembre de 2010

Una historia de honestidad cercana a la navidad

El Hombre Equivocado (The Wrong Man)
(Dirigido por Alfred Hitchcock – USA 1957)


¡Un hombre inocente no tiene nada que temer!

Christopher Emanuel Balestrero (Henry Fonda) trabaja tocando el bajo en la Orquesta del Stork Club, un lugar apto sólo para gente de plata. Cada trago, cada plato, cada vestido, cada persona vale harto billete. En medio de tanto mar de dinero, Manny (ese es su apodo) deleita a los pitucos con las melodías que interpreta con la orquesta. Su esposa y dos hijos es lo más preciado en este mundo y los mantiene con apenas US $ 85 dólares a la semana.

El hombre honesto no teme la luz ni la oscuridad.

La madrugada del 14 de Enero de 1953 va a la estación de tren, mira la pagina de apuestas de las carreras de caballos. Va a un restaurante a desayunar y sentado en su mesa, encierra en círculos las carreras que le pueden acertar. Terminada su comida, va a su casa de madrugada, abre el cuarto de sus dos hijos, los que descansan placenteramente. Va al cuarto de su esposa Rose (Vera Miles) la que se encuentra despierta. Manny le pregunta si la ha despertado, ella le dice que no puede dormir así que lo ha esperando acompañada por el dolor que tiene en las muelas del juicio. Le cuenta que ha visitado al dentista y le ha dicho que por extraerle las 4 muelas, le va a cobrar US $ 300 dólares. Rose se queja que siempre les falta plata, que gastan más de lo que ganan y por eso siempre están en quiebra. Manny dice que puede jugar en las carreras y ganar los 300 dólares que le faltan. Se considera el hombre más afortunado por haberla encontrado a ella. Manny se abraza y besa con su bella mujer. Saben que van a sacar adelante ese nuevo problema que les ha planteado la vida.

¡Ay señor! Ser honesto, tal como va el mundo es ser un hombre escogido entre diez mil.

La mirada de Manny expresa toda la rabia, frustración y confusión que tiene ante la vida. Por la mañana, Manny le comenta a Rose que ella tiene un dinero ahorrado en su póliza de seguro. Ambos están felices pensando que van a poder pedir prestado un dinero de la Oficina de Seguros. Manny se acerca a la Associated Life of New York. Entra, hace su cola, la mujer de la ventanilla lo mira y luego baja los ojos, tiene miedo. Manny saca los papeles de póliza de su esposa y pregunta cuanto se puede pedir prestado. La mujer de la ventanilla le dice que espere, comunica a su jefa que el tipo de la ventanilla es el malhechor que vino hace unos días, sus demás amigas lo confirman. Le dicen que regrese pero con su esposa y que le van a prestar el dinero de todas maneras. Manny se va tranquilo, mientras las mujeres llaman a la policía.

Proceder con honestidad en aras de la dignidad del hombre es el compromiso más trascendente en nuestro corto paso por este mundo.

Cuando llega a su casa y esta abriendo la puerta, la policía intercepta a Manny. Van a ser sólo unas preguntas, le dicen. En el precinto 110, lo interrogan.

Policía 1: Debe preguntarse qué hace aquí, Sr. Balestrero.
Manny: Si, la verdad es que si.
Policía 1: Se lo explicaré todo. Un hombre ha cometido varios atracos en el vecindario. Una gente ha comparecido con descripciones del sujeto. Nos han advertido que usted encaja con la descripción.
Manny: ¿Encajo con la descripción?
Policía 1: Correcto
Manny: ¿Del atracador?
Policía 1: Si
Manny: Vaya locura. Que locura.
Policía 1: Claro. Bueno por lo que dice, todo esto es un gran error.
Manny: ¿Qué hago aquí?
Policía 1: Tenemos que hacerlo todo de acuerdo al reglamento. La gente acusa. Tenemos que investigar y ver si es verdad.
Manny: Pero soy completamente inocente.
Policía 1: Verá, no podemos contar con su palabra. Tenemos que asegurarnos.
Manny: ¿Cómo estarán seguros?
Policía 1: Pura rutina. Pero una cosa si que le diré. Si usted es inocente, no se preocupe por nada. Sólo los culpables deben preocuparse.
Manny: Sólo una cosa.
Policía 1: ¿Si?
Manny: Nunca llego tarde a casa.
Policía 1: De eso nos encargamos nosotros. Queremos que haga algo por nosotros. Queremos que vaya a un par de tiendas, si no le importa.
Manny: Si les puedo ayudar.
Policía 1: Puede ser. Vamos.

La policía primero lo lleva a una licorería, él confiesa que nunca ha tomado, igual le dicen que camine dentro, de una vuelta y regrese. El dueño de la tienda lo examina su cuerpo y rostro. Situación similar ocurre cuando lo llevan a una tienda y es examinado por el dueño y una vendedora.

Mientras tanto la familia de Manny se encuentra preocupada, su esposa y la madre de Manny están desesperadas porque Manny no llega a casa.

Los policías lo llevan al precinto 110 de nuevo. Ahí le preguntan si ha ido al Associated Life alguna vez, él les responde que si y efectivamente esa tarde. Les explica el motivo de por qué fue. Los policías le preguntan si ha ido anteriormente y él confiesa que si. Manny se molesta con tantas preguntas y uno de los policías le dice que varios testigos lo han identificado como el hombre que atracó las oficinas del Associated Life. Él dice que no ha hecho nada. Los policías le dicen que si no hizo nada, no debe temer. Lo someten a pruebas.

Primera coincidencia: El atracador dejo una nota impresa a la chica de la ventanilla cuando cometió su fechoría. Le piden a Manny que escriba en un papel lo que los policías le dictan, increíblemente su letra es igual a la del criminal y hasta comete los mismos errores ortográficos.

Segunda coincidencia: Llaman a testigos que vieron al malhechor en las Oficinas del Associated Life, ponen una serie de hombres en fila entre ellos Manny. Dos mujeres reconocen a Manny. El pobre Manny tiene los ojos de una intensidad triste y que provoca lástima, él se sabe inocente.

Con esas dos coincidencias la policía cree tener pruebas para encerrarlo. Él dice que esta diciendo la verdad y sólo la verdad, ningún policía le cree. Antes de encerrarlo, le quitan todo los papeles, dinero y cosas que lleva puesto. Abren la cárcel y lo llevan a su celda. La cámara enfoca su desesperación, le piden su corbata para que no se suicide. En su celda sólo una cama y un lavatorio lo acompañan. Manny se apoya en la pared, mira sus manos, hace puños en señal de rabia, la cámara da vueltas en círculos y la música se parece rayarse totalmente. Manny es llevado a otra cárcel y ocurre un milagro, alguien ha pagado la fianza que necesitaba para poder llevar el proceso fuera de la cárcel. Han sido sus cuñados. Los abraza y también abraza a su mujer. Manny esta muy débil por todo lo que ha vivido. Al llegar a casa lo abrazan su madre y sus hijos.

Honestidad: la mejor de todas las artes perdidas.

Pasan unos días y Manny y Rose acuden al abogado Frank Connor para que los ayude con el caso. Es muy complicado ganar un caso así, sin embargo escucha toda la historia que le cuenta Manny. Les pide por favor que investiguen ambos que hicieron las fechas de los atracos al Associated Life. De esta forma la pareja hace un recorrido por lo que hicieron esos días, descubren que los testigos que podían ayudarlos han fallecido. Manny no se rinde, Rose se deprime a un punto que pierde la noción de la realidad y asume que ella es la culpable de todo. Rose tiene que ser internada en un sanatorio mental. El pobre Manny sufre tanto, su madre le dice que rece a Jesucristo, él es el único que lo va ayudar en esta prueba tan grande que le ha puesto la vida.

El día del juicio, una testigo no esta segura de lo que habla, el abogado se apoya en eso para aplazar el juicio para otro día. Mientras eso ocurre el verdadero criminal comete uno de sus robos pero no cuenta con que en la tienda asaltada hay dos personas dispuestas a todo, una de ellas lo captura y la otra llama a la policía.

El malhechor es llevado al precinto 110, llaman a Manny y es liberado de todos los cargos. Manny ve al hombre con mucha rabia pensando en que por su culpa, su mujer se encuentra mal.

Dos años después, ocurre un milagro y Rose Balestrero sale del sanatorio mental completamente curada, luego se va a vivir a la Florida con su esposo Manny y sus dos hijos.

Película basada en hechos reales con un mensaje positivo, frente a todas las adversidades el personaje de Balestrero nunca pierde la fe, la esperanza, la fuerza de seguir adelante y su recompensa es que la verdad lo salva y su mujer es curada de una enfermedad que actualmente no tiene cura. Una vez más Henry Fonda nos sorprende con una actuación extraordinaria.

Siempre dí lo que sientes y haz lo que piensas.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Una historia de amor cercana a la Navidad

Algo para recordar (An Affair to remember)
(Dirigida por Leo McCarey – USA 1957)


Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más.

Nickie Ferrante (Cary Grant) es un tipo que tiene romances con mucha frecuencia. Va realizar un viaje de Europa a Estados Unidos para casarse con una millonaria, que por cierto es su reciente conquista, su viaje lo va realizar en el barco Constitution.

El trayecto hacia América recién empieza y Ferrante caminando un día por el corredor, observa a una mujer. Le indica que ella tiene su cigarrera en la mano. Ella le confiesa que la encontró tirada por ahí. Luego se asegura, haciéndole preguntas, de que él sea el verdadero dueño. Nickie le cuenta una historia de amor en francés que dice dentro de la cigarrera. Ella, que sabe francés, lo lee y le cree. Al rato ella se despide. Él se queda pensando y la sigue. Nickie le dice que quiere hablar con alguien y que ella le parece una persona honesta y que se puede confiar en ella. La mujer le dice que el capitán también tiene cara de honesto, mejor que converse con él. Nickie insiste y ella se pone a charlar. Le cuenta que se llama Terry McKay (Deborah Kerr) y que viaja sola, tiene un prometido que la quiere mucho allá en los Estados Unidos. Van a cenar y empiezan a conocerse.

Terry: Y cuando era pequeño ¿Qué le leía su nana a la hora de dormir?
Nickie: Déjeme ver.
Terry: ¿Las memorias de Casanova?
Nickie: Todas las noches. Y luego apagábamos la luz.
Terry: ¿”Apagábamos”? …. Debe haber tenido una niñez feliz.
Nickie: Ah, sí.
Terry: ¿Y las mujeres?
Nickie: Las mujeres.
Terry: Ha conocido a unas cuantas, ¿verdad?
Nickie: No lo sé.
Terry: Tal vez no sean “unas cuantas”. Y todas locamente enamoradas de Ud.
Nickie: Lo dudo.
Terry: No las ha respetado mucho que digamos.
Nickie: Al contrario.
Terry: Pero fue justo en sus juicios.
Nickie: Sí, he sido más que justo. Las idealizo. A toda mujer que conozco la coloco en lo alto. Claro que mientras más la conozco y durante más tiempo, van bajando del pedestal que las puse.
Terry: Es difícil mantenerlas ahí.
Nickie: Sí, ¿verdad?
Terry: El pedestal empieza a tambalearse … y se derrumba.

Al siguiente día se reúnen pero para ella es la que habla de si misma. Al finalizar la conversación, él la nota temerosa y le dice

Nickie: ¿Qué pasa? ¿Tiene miedo?
Terry: ¿De usted?
Nickie: Sí.
Terry: No.

Los días siguiente y a solicitud de ella, ya no almuerzan ni cenan juntos. Ella no quiere ser vista por los demás miembros del barco porque ambos son comprometidos. Él accede, sin embargo un día coinciden en la piscina y él le propone que en la parada de Villefranche se bajen para que le presente a su abuela. Ella no le cree pensando que él se va ir con una de sus tantas mujeres, él le dice que es verdad, ahí vive su abuela.

Terry: ¿Está seguro de que su abuela no es una broma?
Nickie: Quisiera que confiara en mí.

En efecto ahí vive la abuela de Nickie. Lo abraza, se emociona de verlo a Nickie. Le llama la atención la rubia que viene con él. Nickie la presenta como una amiga. A la hora de la cena, la abuela conversa en privado con Terry.

Abuela: No me importa confesarle que he estado preocupada por él. A veces tengo miedo.
Terry: ¿De qué?
Abuela: De que la vida le presente una cuenta a Nicolo algún día .. que le sea difícil pagar. Pero cuando la veo con él … me siento mejor.
Terry: ¿A mí? ¿De veras?
Abuela: Sí, a usted.
Terry: Quisiera poder compartir su confianza.
Abuela: La tendrá cuando la necesite. Ese es su carácter. Nicolo no tiene nada que una buena mujer no pueda enderezar.

Sólo son unas 4 horas las que pasan con la abuela. Cuando llega la noche y han vuelto al barco, las estrellas alumbran el cielo negro. Terry esta sola con lágrimas. Nickie se le acerca y le pregunta que le pasa. Ella le dice que la belleza le causa ese efecto y que quiere darle las gracias por el día más encantador y memorable de su vida. Coronan la conversación con el primer beso.
A partir de esa noche, ambos se extrañan demasiado todos los días. Ella insiste en que nadie del barco debe conocer del romance que han iniciado. Pero es peor ocultarlo porque hasta el fotógrafo del barco les ha tomado fotos y las vende en la cubierta de paseo, hasta ha hecho una exposición. Los dos se dan cuenta que fue una tontería ocultarlo. Es la última noche y la pasan bailando juntos. La última canción que toca la orquesta dicha noche es “Por qué perder las esperanzas de volverte a ver………”. La melodía hace que ambos detengan su baile. La tristeza los invade, ella se aleja, él la sigue. Ambos saben que al otro día cada uno tiene un compromiso distinto en New York.

Terry: ¿Qué hace a la vida tan difícil?
Nickie: ¿La gente?

Nickie le pregunta a Terry si sigue enamorada de su comprometido en New York. Ella le responde que ya no. Nickie le dice que nunca ha trabajado pero que el aprendió de más joven a pintar. También le cuenta que no le gusta la cerveza y que le gustan los niños. Terry también le dice que a ella le gustan los niños. Nickie dice que esta es la oportunidad propicia para pedirle matrimonio. Ella le dice que lo va pensar, el matrimonio es algo muy serio para una chica como ella, y le va responder al día siguiente.

La mañana siguiente, Nickie esta mirando el mar de Estados Unidos, se le acerca una agitada Terry y le dice que no pudo dormir hasta las 5 de la mañana. Él le responde que no durmió toda la noche. Nickie le dice que ha escrito en un papel lo que van hacer. Nickie empieza a leer la propuesta aceptando la pedida de matrimonio, no sin antes tienen 6 meses para que ambos resuelvan su vida y encontrarse en una cita el primero de julio a las 5 p.m. en el Empire State, piso 102, a sugerencia de Nickie. Terry le responde que es perfecto el lugar porque es lo más cercano al cielo que ambos van a tener. Sellan su pacto con un beso desesperado.

Al llegar a New York, ambos empiezan a resolver sus pendientes. El primero es terminar una con su comprometido y el otro con su comprometida. Luego Nickie empieza a ganarse la vida pintando. Por su parte Terry canta en Boston. Cuando llega el 1ero de Julio, Nickie llega temprano al piso 102 para esperar a su amada. Terry se baja de un taxi y corriendo cruza la pista, siendo atropellada. Nickie espera y espera, no sabe lo que ha pasado, llegada la medianoche y ya vacio el piso 102 decide irse del Empire State.

Mientras que Terry ha quedado paralítica, Nickie regresa a Europa pensando que ella no lo amaba. El final de la película que viene a continuación nos sorprende.
Película romántica recomendable de principio a fin, ojo con el apasionante diálogo final de la película. Ojo también con la canción “An Affair to remember” interpretada por Vic Damone.