lunes, 30 de enero de 2012

Lecciones de Coaching que se pueden extraer de la película “The Artist”

"En una época de grandes transformaciones, 
los que aprenden heredarán el futuro"
Eric Hoffer

“The Artist” (Dirigida por Michel Hazanavicius – Francia 2011) nos cuenta la historia de un artista del CINE MUDO que se encuentra en la cima del éxito. Es tal su vanidad y orgullo, que lo ciegan a tal punto, de no darse cuenta que se avecinan cambios para la industria cinematográfica los cuales van a llevar irremediablemente a dar paso al CINE SONORO. La carrera del artista se va al hoyo por su obstinación de seguir en el cine silencioso cuando ya la gente prefiere “escuchar” a sus actores preferidos en la pantalla grande.  Sin embargo es en ese episodio crítico de su vida cuando se conocen a las verdaderas amistades (aquellas que están en los buenos y malos momentos, que te valoran así como eres con tus virtudes y defectos y finalmente que están dispuestas a apoyarte para que resurjas como el ave fénix).

En mis palabras coaching es el proceso de lograr un resultado mediante el arte de la  conversación. Para ello se requiere de dos personas, el coach y el coachee. El coach es el que hace preguntas que motiven a la reflexión al coachee y este por su cuenta (pensamiento) genere mejoras en su vida. Como podemos notar el coach es sólo un facilitador ya que quien realmente encuentra las soluciones a sus problemas es el coachee. Todos podemos ser coach y coachee en algún momento de nuestra vida (esta claro que no profesionales, pero si coach y coachees de la Universidad de la Vida).


El artista George Valentin (Jean Dujardin) es egocéntrico, no le da la debida importancia a su matrimonio y posee una gran resistencia al cambio (se burla de lo nuevo). Parece que él no se diera cuenta de su realidad y en cuanto a sus amigos no se toman el trabajo de decirle la verdad y lo adulan.

Como vemos ni sus amigos ni su propia esposa establecen los canales de comunicación para entablar una conversación que incite a la reflexión a Valentin, lo cual provoca que en el paso al cine sonoro su ego se venga abajo, su mujer lo bote de la casa y sus amigos aduladores desaparezcan y es más, se quede sin trabajo y deprimido.

Es ahí cuando aparecen las verdaderas personas que lo valoran, estas son la novel actriz Pepy Miller (Bérénice Bejo) y su leal chofer Clifton (James Cromwell). Ellos demuestran una amistad a prueba de balas, ellos conversan con Valentin, no le dan consejos sólo le muestran que ellos luchan, que no se rinden, que se han adaptado a los nuevos tiempos. Valentin sufre pero logra salir adelante.


Observamos entonces lo siguiente: Pepy y Clifton se comportan como coachs respecto a Valentin. ¿Por qué? Porque ambos no lo juzgan, le conversan, le hacen preguntas, lo incitan a que salga del status quo mediante el ejemplo. Valentin es aquel coachee que luego de haberse mirado en su propio espejo (así mismo) y darse cuenta que esa persona que ve no es la que quiere ser, comienza a realizar un cambio en su vida donde debe ser más humilde, paciente, incorporarse a los cambios tal como se van presentando y finalmente comprometerse con la nueva persona que es (mediante las metas que en su caso son convertidas en acción).

domingo, 29 de enero de 2012

Los Inútiles (I Vitelloni)

(Dirigido por  Federico Fellini – Italia 1953)

“Sólo existes por lo que haces”
Federico Fellini

En la provincia de Broda (en Italia) se realiza un evento para elegir a Miss Sirena 1953. Ahí no puede faltar la crema y neta de aquella zona ...ah y también …. los inútiles que son un grupo de 5 jóvenes que tienen sueños, son alegres, les gusta las mujeres, fiestas y también la vagancia.

El líder y guía espiritual del grupo es Fausto (Franco Fabrizi). Un tipo que no sabe nada acerca de respetarse a si mismo o a los demás (especialmente las mujeres). Un especialista en estar con varias mujeres a la vez y presumir de eso con los otros inútiles. Su padre viudo es el encargado de financiar su agitada vida.

Como en todo grupo siempre hay uno que es pusilánime, justo es el más joven del grupo. Se llama Moraldo (Franco Interlenghi). El problema del muchacho es que no sabe decir “no” por lo tanto es un peligro andante, esto lo sabe Fausto y lo puede utilizar a su favor cuando quiera. Gusta de caminar solo por las noches y contemplar la belleza de la ciudad. En el caso de Moraldo, este es mantenido por sus padres.

Los inútiles tienen su propio cantante, se llama Ricardino (Riccardo Fellini). Es un tipo extrovertido, bien alegre y le gusta andar fastidiando a sus amigos. Al igual que Moraldo es mantenido por sus padres.

Leopoldo (Leopoldo Trieste) es el intelectual del grupo. Por las noches pone su música preferida, se sienta en el escritorio y se inspira para escribir comedias. Su musa es la empleada de la vecina del segundo piso. En el caso de Leopoldo es mantenido por sus tías.

Alberto (Alberto Sordi) es un vago total como Fausto y Moraldo. Le gusta emborracharse. En su caso, es mantenido por su madre viuda y su hermana.

Los inútiles parecen disfrutar de la vida y que los problemas económicos y las responsabilidades no fueran con ellos. Sin embargo la vagancia durante el día y la noche les empieza a abrir los ojos y a descubrir que las personas tienen secretos oscuros bien guardados. Pero no solamente “los otros” tienen algo oculto si no que ellos mismos esconden “secretos interiores” que ahora parecen revelarse. Ocurren dos sucesos que los hacen reflexionar: El día que su líder Fausto es prácticamente obligado a casarse y a trabajar y en fecha posterior cuando él inventa una mentira contra una mujer casada “que se hace respetar y no es jugadora”.


Fellini es un genio para contarnos historias de la vida, tan reales que nos lleguen al corazón. Usa la música de Nino Rota en escenas claves, muestra escenas del mar cuando más necesitan reflexionar los personajes, hace tomas directas (y acerca la cámara) al rostro cuando un personaje tiene que “gritar al mundo” una verdad de la vida (de esas que duelen). Cada actor que interpreta al grupo de los inútiles cumple con camaleonizarse en su personaje, en especial los actores que interpretan a Fausto y a Moraldo. El final de la película nos muestra que si tenemos claro que queremos hacer en la vida y trabajamos en función a ellos, nos hacemos maduros y  muy responsables por nuestro destino.

sábado, 28 de enero de 2012

El Chico de la Bicicleta (Le gamin au vélo)

(Dirigido por Jean-Pierre Dardene y Luc Dardenne – Francia 2011)

“El niño inventa la vida, se golpea, pero desarrolla al mismo tiempo todas las facultades de resistencia. La infancia es el mundo que mejor conozco. Me siento mejor con un niño que con un adulto. Las personas están demasiado impresionadas por un papel social para ser verdaderamente sinceras. No puedo tener una conversación con ellas más que cuando hablamos de cine. Con los niños, por el contrario, puedo hablar de todo”
Francois Truffaut

Cyril Catoul (Thomas Doret) es un niño muy curioso, avispado e inteligente y dinámico. En esta vida tan dura para algunos, el destino ha querido que sólo tenga a su padre como su único familiar cercano. Lo que le da pena a Cyril es que su padre lleva un mes sin contestar el teléfono ni visitarlo, no entiende que puede haberle pasado. Los coordinadores del Internado Estatal donde vive el chiquillo le dicen que de seguro el papá se ha mudado a otro lugar. Cyril no acepta esa idea ya que de ser así, su padre le habría llevado la bicicleta que a él tanto le gusta, y eso no ha ocurrido.

El chiquillo es terco y persiste hasta el cansancio en buscar a su padre, quiere saber realmente que ha pasado. Es en esa búsqueda que conoce circunstancialmente a la joven Samantha (Cécile De France). Ella de inmediato establece empatía con Cyril, con sus ansias por saber que pasó con su bicicleta y con su padre. Cuando por fin encuentra a su padre, se da con una terrible realidad: Su padre (Jérémie Renier) no lo quiere tener consigo bajo el pretexto de que quiere iniciar de cero su vida y Cyril es un estorbo. El pobre muchacho quiere tirarse a la pista desde el auto de Samantha. Se abrazan y lloran juntos por como un ser humano es capaz de no amar a su propio hijo y pensar sólo en su maldito egoísmo.

Samantha se convierte en una mamá sustituta para Cyril, todo parece marchar bien hasta el día en que el chico tiene una pelea callejera y vence a un rival mayor. El líder de una banda juvenil ve talento e ingenuidad en ese rubiecito que gusta de los polos rojos, así que decide hacerlo parte de sus maquiavélicos planes. Eso si calladito y no contarle nada a Samantha. ¿Y ahora que sucederá con Cyril?


“El chico de la bicicleta” se encuentra entre las mejores películas del 2011. Es una cinta realista que conmueve hasta más no poder, sobre todo en los últimos 10 minutos donde nos brinda uno de los mejores finales de películas de todos los tiempos. El director de cine francés Francois Truffaut decía: “Las desgracias de los adultos me dejan insensible. Me parece estúpido que corran los riesgos que corren. Los adultos viven en una jungla, pero es culpa suya ya que ellos han creado esta jungla; por tanto, peor para ellos. Yo, como la mayoría de las mujeres, soy sensible a las desdichas de los niños”. El cine de Truffaut, al igual que el de los hermanos Dardenne, muestra una preocupación por los niños y el mundo en el que viven y en el cual descubren a cada instante cosas nuevas, entre esas cosas la bondad y la maldad. Por un lado Samantha encarna a aquella mujer que brinda por sobre todo amor al prójimo (la mujer es clave en la sociedad para el progreso de la misma) y por otro lado el líder de la banda juvenil refleja la maldad de algunos seres humanos que se aprovechan de mentes sanas. En el caso del padre de Cyril, él es el reflejo de la confusión actual (fruto del egoísmo) de muchos adultos que han olvidado que un día fueron niños y que algún día serán ancianos.”El chico de la bicicleta” es una película que merece verse, que alienta a luchar por nuestros ideales y sueños, que si caemos hay que levantarnos y nuevamente intentar ser mejores personas.

viernes, 27 de enero de 2012

El Pisito

(Dirigida por Marco Ferreri e Isidoro Ferry – España 1958)

Los hombres tienen que hablar sin miedo.

Son finales de la década del 50 y en la ciudad de Madrid, Doña Martina (Concha López Silva), dama de “avanzada edad” pero “señorita” alquila un pisito constituido por 4 habitaciones y un baño. A su vez ella subalquila tres habitaciones: una al “calzonazos” de Rodolfo (José Luis López Vázquez), la otra al “experto en callos” Don  Dimas (José Cordero) y la última a la señorita Mery (Celia Conde) que por las noches tiene un “empleo decente” según piensa Doña Martina.

Doña Martina piensa que ya la muerte la está llamando, por lo cual ha pensado que lo mejor es dejarle su pisito a Rodolfo, para ella es un tipo decente. El problema es que las leyes dicen que “muerto el inquilino, el derecho es del propietario” entonces sus pretensiones son improbables …… a menos que exista un “lazo” entre ambos.

Pero ¿Quién es Rodolfo?. Es un buen hombre que tiene una novia eterna con la cual lleva una relación de 12 años. Petrita (Mary Carrillo), su novia, quiere casarse y tener hijos (antes que se le pase la hora….. por no decir que ya se le está pasando), pero quiere hacer todo en regla, piso incluido. Rodolfo es de aquellos hombres que siempre quiere que otros solucionen sus problemas por él, por eso Petrita dice que es un calzonazos. Al fin y al cabo su futuro lo está decidiendo ella y Doña Martina. Petrita se encuentra dispuesta a terminar definitivamente con Rodolfo porque “le ha dado los mejores años de su vida y sólo ha conseguido perder la ilusión y la vida” por esperar a que él se despabile y se ponga bien los pantalones. Petrita, cansada y a sabiendas que Rodolfo siempre va ser un calzonazos, piensa en una solución: “Que Rodolfo se case con Doña Martina”, al fin y al cabo la “señorita de avanzada edad” se encuentra pronta a morir, al menos eso es lo que ella piensa…… porque del dicho al hecho hay mucho trecho. Y por lo visto Doña Martina, más que pronta a morir es hipocondríaca, tal vez lo que necesita es el afecto de un hombre bueno como Rodolfo …. tal vez.


“El Pisito” es una comedia que nos muestra  la vida en los edificios. Los vecinos con el chisme y rajando de otros, el hacinamiento en algunos pisos por la abundancia de niños, los problemas por el uso de espacios, los gritos que te despiertan en la madrugada, etc. Vivir en un edificio es fuente de muchas historias por las interrelaciones que se dan en el día a día, como en este caso donde el amor puede surgir en cualquier momento y a cualquier edad.

lunes, 23 de enero de 2012

Los Descendientes (The Descendants)

(Dirigida por Alexander Payne – USA 2011)

Los hombres se ven perturbados no por las cosas, sino por las opiniones sobre las cosas. Así que, cuando suframos impedimentos o nos veamos perturbados o nos entristezcamos, no le echemos nunca la culpa a otro, sino a nosotros mismos, es decir, a nuestras opiniones.
Epicteto

Matt King (George Clooney) es el tipo de hombre en el cual todos confían. A ojos de muchos su desempeño eficiente como abogado lo avala como un buen hombre, sin embargo “hay un detalle importantísimo” que él desconoce de si mismo: su esposa e hijas. Obstinado en manejar correctamente los negocios de sus primos King y su estudio de Abogados, se ha dedicado más de 20 años a esos quehaceres, olvidándose de brindar su compañía a sus hijas y esposa. Al acumular dinero se ha convertido en un hombre “muy ocupado”.

Se supone que él no quería hijas engreídas pero ¿qué ha conseguido Matt con esa actitud? La menor Scottie (Amara Miller) es lisurienta, no respeta a sus compañeras del colegio y tiene amistad con niñas que ven porno en la televisión. En cuanto a la hija mayor Alexandra (Shailene Woodley) gusta de andar con chicos mayores que se creen muy listos y andan en drogas. En lo referido a su esposa, ella ha optado por los deportes de riesgo y acaba de tener un accidente grave por el cual su salud está resquebrajada. Su familia está pasando por una crisis tremenda, Matt por fin recapacita y se da cuenta de que debe hacer algo, las preguntas son ¿qué hacer? ¿quién me puede ayudar? ¿cómo puedo salir de esto? ¿en quién debo confiar? Su primera medida es pedir ayuda a su hija Alexandra, la muchacha en un inicio no le presta atención pero luego al ver que su padre está confiando en ella, le da como retribución confiar en él. Lo hace reaccionar contándole un secreto sobre su madre que “pega en el alma de Matt”. Si hay algo que tiene la chica es que es fuerte de carácter, en estos tiempos ser débil te puede conducir al vacío. Lo incita a Matt a que él por si mismo vaya encontrando las respuestas a sus dudas, cuestiones existenciales y que se convierta en un hombre valiente, luchador, que no se amilana ante los golpes de la vida. Finalmente Matt descubre que los fracasos no son por culpa de los otros (su esposa, sus hijas, sus primos o el fulano de por ahí), los fracasos son producto de nuestras propias actitudes y decisiones, si no nos damos cuenta hoy y tomamos acciones preventivas y correctivas ya debemos ir considerando lo que va pasar en el futuro.

“Los Descendientes” nos muestra una sociedad en crisis, las familias parecen partidas y esto es algo serio. La base para que el mundo salga adelante son las familias, es ahí donde se van a forjar los hombres y mujeres del mañana. ¿Por qué? Porque la educación que impartan los padres mediante el ejemplo es lo que va ver ese niño o niña y lo van a repetir cuando sean mayores. Vivimos tiempos en que hablamos de innovación, para las familias, lo que se necesita actualmente es la “re-innovación de valores”: fomentar el respeto entre los miembros en vez de peleas o venganzas, fomentar la comunicación en vez del “quedarse callado y lo digo otro día”, aprender a cultivar la fuerza de voluntad  y finalmente “ser coherentes con lo que decimos y hacemos” ya basta de mentiras e hipocresías.

Buena película para el lucimiento de George Clooney y la grata aparición de Shailene Woodley.

martes, 10 de enero de 2012

Pescador de Ilusiones (The Fisher King)

(Dirigida por Terry Gilliam – USA 1991)

Las mujeres son geniales. Una mujer que te ama, te hace seguir adelante, te da fuerza, te hace sentir que puedes hacer cualquier cosa.

Jack Lucas (Jeff Bridges) es el rey de la radio. Su programa es sintonizado por un público ansioso por escuchar chismes y además burlas sobre las personas. Jack se siente un todo poderoso que siempre va estar en la cima y nunca nada malo le va pasar. Según él, el mundo se encuentra lleno de estúpidos. Entre las muchas llamadas que recibe, siempre hay una diaria de un tipo que solicita consejos de amor porque le va mal en ese asunto. Jack, que para él las mujeres son para pasar el rato y punto, le dice un día al tipo que su problema es que se enamora de chicas que sólo buscan placer y que no conocen el amor ni les interesa. Aquella mañana Jack cierra su programa diciendo a los radioescuchas: “Gracias Dios mío por ser yo quien soy”.

Llevar una vida de lujo y vanidad le fascina a Jack … hasta una noche que mirando la televisión se entera que aquel hombre que le llamaba todos los días a la radio, había cometido 7 asesinatos (a mujeres) en recuerdo de las palabras de Jack. La vida cambia para Jack inesperadamente.

3 años después, en una tienda de alquiler de videos trabaja Jack. La dueña Anne lo ama, por supuesto que la gente no entiende que le ha visto a ese pobre miserable que se para emborrachando y se queja de las personas. A Jack le gusta pasear por las noches, a su criterio es mejor que ver los programas de televisión, la gente que lo observa piensa que es un vago por la facha lamentable que carga siempre. Inclusive un niño le regala un muñeco de Pinocho para que sea más feliz, el niño sabe muy bien que ese hombre es un amargado. Jack se pone a contarle a Pinocho sus tristezas, sus desgracias, sus fracasos y le remata diciendo “que la maldita felicidad no existe”.

Es en esas circunstancias que Jack opta por el suicidio, ya la vida, para él, no vale la pena. Cuando va lanzarse al río, unos maleantes lo agarran y lo golpean. Ellos mismos le echan gasolina dispuestos a prenderle fuego pero la vida le quiere dar la oportunidad de ser feliz a Jack porque aparecen una serie de vagos liderados por un tipo chiflado que se hace llamar Parry (Robin Williams) y los ahuyentan a los maleantes.

Jack, aquel tipo egocéntrico y sin fuerza de voluntad, se empieza a convertir en un ser humano gracias a que Parry comienza a mostrarle el camino para encontrar la felicidad en los detalles hermosos de la vida, en el saber amar a una mujer y en el respeto que se debe tener por uno mismo y por los demás.

Pescador de Ilusiones es una película que alienta a la felicidad. Vivimos tiempos de crisis de todos los tipos y en especial la crisis de valores. Lo bueno es visto como malo y lo malo es visto como bueno. Las personas dicen algo y quienes les escuchan se quedan con lo peor, lo negativo. Hay que cambiar esto. Es hora de alentar lo positivo. Es hora de alentar el amor, pero no el de unas horas, sino el amor de cada instante, cada segundo, cada minuto por tu pareja, por tus hijos, por tu entorno y por tu prójimo en general ya que  “si ayudamos a otros, nos ayudamos a nosotros mismos, esto nos conduce a la felicidad”

lunes, 2 de enero de 2012

Poder y Traición (The Ides of March)

(Dirigida por George Clooney  – USA 2011)

 Sólo te pedí una cosa que es lealtad y sin eso, no eres nada.

Steven Meyers (Ryan Gosling) es un joven idealista que pretende ser listo en un mundo lleno de listos. Trabaja como asesor de campaña del gobernador Mike Morris (George Clooney) para las elecciones primarias con miras a la presidencia de los Estados Unidos. Steven es muy empeñoso, tiene buenas ideas, trabaja en equipo, tiene un jefe principal Paul Zara (Philip Seymour Hoffman) al cual lo admira por su experiencia de años en el mundo de la política. Todo parece encaminado para un triunfo de Morris teniendo en cuenta que tiene dos tigres como Steven y Paul.

Un día una practicante llamada Molly Stearns (Evan Rachel Wood) empieza a coquetearle a Steven y él no puede resistirse. Se olvida la frase de “nunca te encames con nadie de tu trabajo”. A esto hay que sumarle que el asesor presidencial del equipo rival Tom Duffy (Paul Giamatti) lo convoca a una reunión y Steven acude ingenuamente. Añadir también el hecho que Steven abra su lengua, y se vaya de boca, producto del halago barato de Tom. Este es sólo el inicio de una serie de eventos que llevaran a Steven a que se plantee un debate interno acerca de la confianza, las mentiras, la traición, los amigos “enemigos” y la disyuntiva entre “ser uno mismo” o “ser como los otros quieren que seas”.


Y el Oscar va para Ryan Gosling…… En definitiva el mejor actor del 2011. Un actor total, es el actor que en los años 40, 50, 60, 70, 80 o 90 hubiera triunfado tranquilamente. ¿Por qué? Porque sabe transmitir emociones, tiene química con la cámara (hay momentos en que su mirada lo dice todo sin que él hable siquiera), interpreta cualquier tipo de personajes (no se encasilla en un determinado rol), en resumen se compenetra concienzudamente con los papeles que le dan. En “Poder y Traición”, Gosling tiene un mérito más por sobre otras cintas que él haya filmado, comparte escenas con Philip Seymour Hoffman y Paul Giamatti, y no queda mal parado. Los diálogos que se producen entre dos grandes actores y Gosling son geniales. A mi en particular me gusta uno de los diálogos entre Giamatti con Gosling, esa escena es tremenda por todo lo que se dicen ambos (acerca de la sobrevivencia en un mundo de listos) y por lo mucho que expresan ante cámaras. En definitiva estamos ante un trabajo donde se nota que George Clooney (Director) junto con Leonardo Di Caprio (Productor Ejecutivo) han buscado juntar 3 actores top del momento para realizar un trabajo pulido acerca del gran tema de la confianza en el mundo.

"Este mundo debe ser mejor para todos los que confían"