El amor como sinónimo de reflexión

Breve Encuentro (Brief Encounter)
(Dirigida por David Lean – Inglaterra 1950)



Dr. Harvey: Perdóname.
Laura: Perdonarte ¿Por qué?
Dr. Harvey: Por haberte conocido. Por haberte extraído la arenilla del ojo. Por quererte. Por haberte causado tristeza.
Laura: Te perdono si tú me perdonas.
Dr. Harvey no dice nada.

Laura tiene mareos, quiere conversar con alguien pero sólo se encuentra con una chismosa y luego con su esposo, al cual tampoco le quiere contar lo que ella ha hecho las últimas semanas, por más que sabe que es el único hombre que la pueda entender. Sólo le queda contársela a si misma. Ella es una mujer aparentemente casada, feliz y con dos hijos. Se ha enamorado de otro hombre que no es su esposo.

Todo empezó en un bar cerca al paradero del tren. Laura se encontraba leyendo un libro y tomando una taza de te. Aquella mañana entro un hombre de impermeable, paso junto a su mesa. Cuando Laura salió a tomar su tren, le entro una arenilla al ojo, volvió a entrar al bar y nadie le podía ayudar, el tipo que había entrado un rato antes le dice que es doctor y le puede ayudar. Le saca la arenilla, se despiden y él se va en su tren. Así empezó su historia.

El jueves siguiente vuelven a encontrarse, él le dice que va al hospital y ella se va al cine. Al salir del cine ella piensa si se volverá a encontrar con aquel doctor pero a la vez piensa en su marido que tanta confianza deposita en ella y la ama. Compra un regalo para su esposo. Luego va a un restaurante y le ve entrar al Doctor, como esta lleno el local, ella le invita a sentarse. Ella le dice que es casada. Siguen conversando, hablan de que ella siempre va al cine los jueves y él le sugiere para acompañarla esa tarde. Ambos pagan la cuenta a medias, inclusive reparten la propina. Por la noche van al bar hablan del esposo de ella, inclusive a ella se le ocurre que debería presentarlo a su esposo. El Dr. Harvey se considera un idealista, un ambicioso laboral no monetario. Tiene pasión por la medicina, ser un entusiasta, un firme y un arraigado deseo de hacer el bien a los demás. Él empieza a hablar de su pasión, ella de pronto dice que lo siente más joven. Laura se siente hechizada al escuchar al Dr. Harvey. Algo esta pasando, pero ella esta casada. El Dr. Harvey le dice para verse otra vez el próximo jueves a la última hora. Laura dice que no, sin embargo segundos después su fuerza de voluntad le traiciona y dice que estará ese día.

Al otro jueves, el Dr. Harvey no acude a la cita. Ella esta triste, se va a la estación del tren. Aparece corriendo el Dr. Harvey le dice que ha operado por eso no pudo pasar el día con ella. Quedan para el próximo jueves otra vez. Ella esta alegre. El jueves siguiente van al cine. Ella se siente bien con él. Aquella tarde él le manifiesta que es sincero y le dice:

Dr. Harvey: Me he enamorado de ti
Laura: Si, lo sé.
Dr. Harvey: Dime con franqueza, por favor, si lo qué pienso es verdad
Laura: ¿Qué es lo que piensas?
Dr. Harvey: Que a ti te ha pasado lo mismo. Que tú también te haz enamorado de mí.
Laura: Suena tan tonto
Dr. Harvey: ¿Por qué?
Laura: Casi no te conozco
Dr. Harvey: Y aún así, ¿es verdad?
Laura: Si, es así.
Dr. Harvey: Laura...
Laura: No, por favor. Tenemos que ser sensatos. Tenemos que olvidar lo que hemos hecho.
Dr. Harvey: Todavía no.
Laura: Debemos hacerlo.
Dr. Harvey: Escucha, ya es demasiado tarde para hablar de sensatez. Para olvidar lo que nos hemos confesado. Y aunque quisiéramos cambiarlo, ya nada cambiaria, lo sabemos desde hace mucho tiempo.
Laura: ¿Cómo puedes decir eso? Sólo hace 4 semanas que nos conocemos.
Dr. Harvey: Contesta sinceramente. ¿Cuántas veces has pensado en no volverme a ver?
Laura: Lo pienso varias veces al día.
Dr. Harvey: Yo también.
Laura: ¡Oh, Alec!
Dr. Harvey: Te quiero. Amo tus enormes ojos, la forma en que sonríes y tu timidez. La forma en que ríes mis chistes.
Laura: ¡Por favor!
Dr. Harvey: Te quiero. Te quiero. No podemos pretender que no ha ocurrido. Ha ocurrido.
Laura: Si ha ocurrido. No quiero negarlo ante ti ni ante nadie. Pero ahora tendrán que variar las cosas. Debemos darlo por terminado ahora, todavía estamos a tiempo.
Dr. Harvey: No estamos a tiempo de nada. Te quiero tanto.

Laura y el Dr. Harvey se abrazan. Cuando va en el tren Laura se mira a la luna y esta feliz como una colegiala romántica, él le había dicho que la quería y ella le correspondía. De pronto se empieza a alucinar bailando con él, en un palco de París, paseando por Venecia, viajando con él a todos esos lugares que soñó, en la barandilla de un barco con él contemplando la luna y las estrellas, a la luz de la luna en una playa tropical.

Laura llega a su casa, su esposo le pregunta que hizo durante el día. Ella le miente que estuvo con una amiga. Luego llama a su amiga por teléfono para acordar bien la mentira.

Al otro jueves se vuelven a encontrar. Una mujer se le acerca, ella miente que es su amigo al que le presento en la navidad pasada. Su amiga no le cree.

Salen al campo ese jueves. Se paran junto al puente, él la abraza.
Dr. Harvey: ¿Eres feliz?
Laura: No, en realidad, no.
Dr. Harvey: Adivino lo que vas a decirme. Que no vale la pena, que la mentira supera la felicidad de estar juntos. ¿No era eso?
Laura: Algo parecido.

Por la noche Alec quiere estar con Laura, ella se niega. Como es noche llama por teléfono a su esposo y vuelve a mentirle, diciéndole que no va llegar para la cena porque esta con su amiga la bibliotecaria. Se siente una basura mintiéndole a su esposo.

Vuelve a encontrarse con el Dr. Alec Harvey y ella le dice que nada esta bien. Él sabe la cantidad de mentiras que ella dice, le dice que deben terminar, además se va a ir a Sudáfrica a un hospital donde trabaja su hermano. Es la mejor manera de olvidarla. No soporta la idea de dejarla, pero tenía que pasar tarde o temprano.

Laura: ¿Crees que alguna vez volveremos a vernos?
Dr. Harvey: Quizá, en algunos años.

Laura termina de contarse toda la historia a si misma. Su esposo le dice que ha estado muy lejos con sus pensamientos. La abraza porque la acepta como es, no le hace preguntas porque confía en ella.

Film maduro sobre el amor en tiempos donde la gente prefiere los choques y fugas, las chiquilladas, divertirse, pasarla bien, todo menos enamorarse seriamente. Por eso cada vez el mundo está peor. Sin embargo todavía existimos personas que creemos tercamente que el amor con todas las responsabilidades que implica es el camino para ayudarnos a nosotros mismos y a los demás.

Comentarios

troyana ha dicho que…
Me encantó esta película,David.Qué fácil sería si pudiéramos elegir de quien nos enamoramos.
Para muestra,este botón:

http://historias-troyanas.blogia.com/2008/102101-breve-encuentro.php

bss
David C. ha dicho que…
Troyana: Buenaza la cinta.
David C. ha dicho que…
Troyana: Buenaza la cinta.

Entradas populares