miércoles, 23 de marzo de 2011

El amor

Todo lo que necesitamos es amor.
(Moulin Rouge)


En los años 90, la gente vivió un fanatismo por “Titanic”. La vi en el cine Orrantia, luego de formar una cola kilométrica. No me pareció para tanto que se hiciera tanta alharaca por esta película. Fue unos años más tarde que, sin colas kilométricas de por medio, vi en el Cine Club del Museo de Arte la película “Moulin Rouge. Esta historia de amor si que me gusto, desde el principio hasta el final. Eran años del apogeo en cine de Nicole Kidman. Por aquella época me gustaban así de flacas, yo diría bien flacuchentas. La historia de Moulin Rouge es similar en lo trágica a Titanic (o cuchucientas tantas historias de amor), pero existe una diferencia en particular que me agradaba, el personaje de Ewan McGregor le cantaba al de Nicolle y viceversa. Es que amar a tu pareja musicalmente es alucinante. Si cada momento de la vida tuviera una canción, en especial cuando estas con tu pareja. Imaginate que te encuentras con ella y suena como por arte de magia, la canción que tanto les gusta. Chévere, verdad.

Otra diferencia es que en la parte visual, Moulin Rouge me parece más impactante tanto cuando bailan dentro del local como en los exteriores de París. Ya sólo el hecho de hablar de París suena romántico y presto para hablar del amor.

La pregunta es ¿Qué es el amor?. La primera respuesta que se me ocurre es: Compartir. Tiene que ser algo mutuo porque si no, no funciona. En la medida que se va compartiendo información se va creando confianza, en la medida que se va creando confianza se va generando respeto, en la medida que se va generando respeto nace la admiración y así se va cerrando el círculo y toda la sinergia en si ya creo el amor. Bueno esta es mi forma resumida de hablar del amor. En su forma extendida me pasaría horas hablando del amor, ya que es uno de mis temas favoritos. Pienso como Gabriel García Marques que no hay que confundir el amor con el deseo, porque se corre el riesgo que sea efímero. Pienso como Truffaut que decir “Te amo” sólo lo debes hacer con absoluta certeza o mejor no lo digas (Truffaut cuenta que los personajes de sus películas nunca dijeron te amo). Y también con su afirmación de que “no es el amor el que trastorna la vida, sino la incertidumbre del amor”. A continuación mi punto de vista sobre tres películas que bordan el tema del amor, dos son antiguas del maestro Hitchcock y una es reciente acerca del amor en los tiempos actuales.

Cuéntame tu vida (Spellbound)
(Dirigida por Alfred Hitchcock – USA 1945)

Constance: Creo que el mayor mal de la humanidad fue causado por los poetas.
Anthony: Los poetas son un tanto bobos, en su mayoría. Pero no son perversos.
Constance: Pero llenan la cabeza de las personas con ilusiones sobre el amor. Escriben sobre el como si fuese una orquesta dirigida por ángeles.
Anthony: Lo que no es verdad.
Constance: Claro que no. Las personas se enamoran porque reaccionan a colores de cabellos o al timbre de la voz, o a gestos que las hacen recordar a alguien.
Anthony: O a veces por ninguna razón.
Constance: Hablar sobre el amor es una cosa y conocerlo es otra. Las personas piensan que los besos son líricos y los abrazos, dramas de Shakespeare.
Anthony: Y cuando perciben que no es así, se quedan enfermos y buscan al analista.
Constance: Eso mismo.
Anthony: Doctora, está sufriendo de algún mal.
Constance: ¿Cómo?
Risas del Anthony mientras le lanza una mirada penetrante a ella.

A una clínica especializada en problemas emocionales llega el Doctor Anthony Edwardes (Gregory Peck) como reemplazo del ya viejo director. Todo el mundo presta atención al nuevo líder. La última persona a la que es presentado es la Doctora Constance Petersen (Ingrid Bergman). Ella lo mira de una forma como admirada. Según ella, les ha comentado a los demás doctores que ha leído todos los libros del Doctor Edwardes.

Al otro día Anthony invita a Constance a salir a pasear. Ahí conversan sobre el amor. Ambos están felices y apenas llevan un día de conocerse. Por la noche, Constance busca un libro de Anthony que habla sobre los sentimientos de culpa. Luego va a su cuarto, él se sorprende con la actitud de Constance. Ella primero dice que viene a debatir ideas sobre el libro, luego confiesa que se siente como una boba, que no sabe lo que está haciendo ahí parada. Anthony le dice que sabe perfectamente que entre ambos “ocurre algo”. Ella no cree que un día pueda pasar “algo” entre un hombre y una mujer. Anthony le responde que “a veces sucede en un momento” y que eso sintió esa tarde. Que “fue como un rayo tocándolo y que raramente toca a alguien”. Se acerca a ella, los ojos de ambos parecen clavarse mutuamente, pareciera que ambos quisieran amarse. Al rato están abrazados besándose.

Todo pareciera perfecto, si no fuera porque Anthony comienza a manifestar un comportamiento extraño como que no le gusta el color blanco, que si observa rayas en las telas le parece insoportable, que necesita que abran las puertas, etc. Los doctores de la Clínica piensan que está mal de la cabeza. Constance se ha enamorado de Anthony y está dispuesta a ayudarlo. Descubren además que él no es el verdadero Dr. Edwardes.

Constance: Quiero cuidar de ti, verte curado y quedarme a tu lado.
Anthony: No puedes esconderme sin arriesgar tu carrera. Estás apenas comenzando. No dejare que hagas esa bobada.
Constance: No aguanto estar lejos de ti. Pase el día de ayer prendiendo la respiración como si fuese fugitiva. No pude comer, ni trabajar, ni hacer nada. Sólo pensaba en ti. Tuve que venir, me quedare en este piso. Apenas como tu médica. No tiene nada que ver con amor.
Anthony luego de escucharla la besa, ella lo abraza e insiste que no es amor lo que siente por él.

Constance quiere descubrir la verdad acerca del Dr. Edwardes y de la niñez de Anthony. La única manera es haciéndole preguntas, escuchándolo sin parar, preguntarle por sus sueños, que él le revele todos y cada uno de sus secretos. Es en medio de tantas preguntas y respuestas que Anthony le dice:

Anthony: No recuerdo nada, a no ser que te amo.

Constance sonríe. Sigue haciendo preguntas, va descubriendo que Anthony también fue doctor en algún momento, que lucho en la guerra, que conoció al verdadero Dr. Anthony Edwardes, y que las iniciales de nombres y apellidos verdaderos de Anthony son J.B.

Anthony (o J.B.) se sorprende con encontrar una mujer que no lo juzga cuando todo el mundo, incluida la policía lo busca por la desaparición del verdadero Anthony Edwardes.

Constance lo lleva a J.B (antes Anthony) donde su antiguo profesor de medicina. Ella le cuenta una mentira, que se ha casado y el tipo es su flamante esposo. El profesor no se traga el cuento, viejo es y reconoce las mentiras mirando las manos de las personas. Constance lo convence de que la ayude. El profesor dice frases que dejan pensando: “Las mujeres son las mejores analistas hasta que se enamoran”, “Sabemos que una mujer enamorada no razona”, “Usted es veinte veces más loca que él”, “La humanidad huye de la verdad con miedo de enfermar y ahí ella misma acaba enferma”.

Constance sigue, esta vez con el profesor, haciendo preguntas. Ella cree que J.B. lo ama, ya se lo dijo antes, y por eso lucha tanto. Por que también lo ama y precisa de él.

J.B.: ¿Confías tanto así en mi?
Constance: Claro que sí.
Constance lo abraza fuerte.

Cuando el profesor le dice a Constance que “Es muy triste amar a alguien y perderlo después. Pero con el tiempo olvidara y retomara su cotidiano. Y el trabajo ayudara a olvidar. Tendrá muchas alegrías con él. Ya vera”. Ella no se rinde y sigue luchando. El final de la película es inesperado, como todos los finales de los filmes de este genio Hitchcock.

Ingrid Bergman es una actriz que actúa tan bien (ojo con sus ojos, sus gestos) que convence que esta enamorada o es infeliz o lo que sea. No recuerdo haberle visto un filme donde no impresione con esa mirada de mujer dispuesta a todo por lo que cree que es correcto. En “Casablanca” fue la primera vez que la vi actuar, la pareja que hizo con Humprey Boghart realmente uno sentía que había amor en la pantalla, que en cualquier momento nos íbamos a quemar por eso que expresaban los actores. Luego la vi en “Sonata de Otoño”, siguiente filme “Notorius” (también de Hitchcock y su galán fue Cary Grant). En todos estos filmes, la Bergman siempre inunda la pantalla de tanto amor que le creemos todo, confiamos en ella (como lo hicieron los principales directores de cine de la época), realmente es una de las mejores actrices de todos los tiempos.

Agonía de amor (The Paradine Case)
(Dirigida por Alfred Hitchcock – USA 1947)


La Sra. Paradine (Ann Todd) es acusada de haber asesinado a su esposo. Ella niega los cargos. El abogado que la familia recomienda para asesorarla y sacarla de la cárcel luego del juicio es Anthony Keene (Gregory Peck). Cuentan que es el mejor de este tipo de casos.

El día que Keene conoce a la Sra. Paradine nos damos cuenta que queda impresionado con la belleza de esta mujer. Es que la Sra. Paradine es muy hermosa, pero hay un problema el abogado Keene esta casado y es raro que mire a otra mujer que no sea su esposa. Keene comienza a frecuentar en la cárcel a la Sra. Paradine y le hace preguntas personales, es raro que un abogado quiera saber también todo el pasado de la acusada. Luego hace consultas con otros abogados, los cuales le dicen que la Sra. Paradine tiene pinta de ser mujer fácil y regalona, Keene se molesta de escuchar estas cosas. Él la defiende, dice que ella no mato al Sr. Paradine. La misma Sra. Paradine le cuenta a Keene que tuvo muchos hombres a los que manipulo en su juventud, antes de casarse. Ni diciéndole eso, el abogado Keene sigue pensando que es una buena mujer. En otra oportunidad, un asistente del Sr. Paradine le comenta que la definición de una mujer mala esta en la Sra. Paradine. Lo dice con suma seguridad. El abogado Keene dice que todo es una ofensa hacia su cliente, a pesar que todas sus indagaciones hablan lo peor de ella e inclusive ella misma habla mal de si misma, él sigue creyendo que es inocente.

Su esposa lo ha observado silenciosamente a Anthony y espera que el pobre hombre recapacite y abra los ojos. El juicio está por llegar y la verdad también. Anthony se ha enamorado de la Sra. Paradine y ella muy bien lo sabe, va ser fácil manipularlo, a menos que ocurra algo inesperado. Hitchcock una vez más saca adelante una película sensacional con un final impactante.

El personaje de Peck se ha enamorado de una mujer manipuladora, todos parecen darse cuenta menos él. Es que acaso el amor no tiene distinciones entre juntar buenos con malos, buenos con buenos, malos con malos. Alfred Hitchcock (como Francois Truffaut o Ingmar Bergman) nos plantean los dilemas humanos en sus películas y a través de ellas buscan dar respuestas a las preguntas que todos alguna vez nos preguntamos. Mejor es encontrar las soluciones pronto, como dice uno de los personajes de la película: “El momento más importante de tu vida es ahora”.

Triste San Valentín (Blue Valentine)
(Dirigida por Derek Cianfrance – USA 2010)


Dean: No se, siento que los hombres somos más románticos que las mujeres. Aunque nos resistimos. Hasta que conocemos a una chica que nos vuelve idiotas como para casarnos creemos que es la mejor. Pero resulta ser que son ellas las que escogen.

Dean (Ryan Gosling) y Cindy (Michelle Williams) son un matrimonio que lleva 5 años juntos. Las peleas que se dan entre ambos son constantes, no tienen cuando terminar. A él se le ocurre una idea, pasar una noche juntos fuera de casa, pasar una velada juntos y concluir la noche haciendo el amor y conversar mucho. Ella no esta de acuerdo. Pero él igual hace la reservación vía telefónica.

Conforme va transcurriendo el día, Dean y Cindy van recordando como se conocieron. En qué estaba la vida de ambos en ese momento.

Ella tenía un novio, él por su lado tenía un trabajo de cargador en una empresa de mudanza.

Ella tenía una abuela que le aconsejaba que “tuviera cuidado si se enamoraba de alguien que creía que valía la pena”. Para Cindy confiar en los sentimientos era difícil más aún cuando estos habían desaparecido (sus padres sólo discutían y discutían, sin haber armonía en el hogar). Su abuela le contestaba que lo más difícil es “descubrir si tienes sentimientos. Si eres una buena persona, entonces tienes derecho a decir SI, si confio. Confio en mi misma”.

Él conversaba con un compañero de trabajo acerca del amor y las chicas. De conocer a una mujer, no necesariamente visualmente. De saber más acerca de ella.

Ella y él están en el pasado. Están en un bus conversando acerca de la muerte. Para Dean, morirse es una tontería. Dean no piensa morirse. Cindy se sonríe al escucharlo, le responde que ella definitivamente si va morir (al igual que el “inmortal” Dean). Dean dice que con esa actitud no va llegar a nada, va ser como los demás. Vuelve a insistir en que no se va morir y cambia de tema. Comienza a hablar acerca de la belleza, de que quizá piensa que esta loco. Cindy le dice que le impresiona encontrar a alguien que halaga y ofende a la vez cuando habla y que dice lo que piensa. Dean dice que ella le cuente un chiste. Bajan del bus y siguen conversando. Dean le pregunta qué quiere estudiar. Ella dice que medicina. Él le dice que ella tiene muchos talentos. Ella le dice que si, y en medio de la calle comienza a cantar, él se sorprende y con su guitarrita en mano le sugiere bailar al ritmo de la canción que él empieza a cantar.

Así fue como se conocieron. Ahora volvamos al presente.

Dan y Cindy han ido a la habitación reservada. Ella le hace preguntas a él acerca de su futuro. Quiere saber que va hacer con su vida. Ella cree que él tiene muchas capacidades pero no se comporta como un adulto. Ella ahora es enfermera, él es pintor. Siguen conversando, echados en la cama. Escuchan música de los 60, suena “Humo en tus ojos” de Los Platters. Él de pronto le dice a ella una idea suya para mejorar la relación de ambos, ella se queda callada. A la mañana siguiente ella ha tomado una decisión, no sin antes haber recordado su matrimonio con Dean y las cosas que se prometieron al casarse.

Las películas del cine independiente norteamericano son tan realistas que a muchos (as) nos conmueven. El amor es expresado como un acto de respeto, tolerancia y paciencia. Es la forma de que perdure tanto en los buenos como en los malos momentos y hasta que la muerte los separe (frase que se da en el momento del matrimonio y que el personaje masculino de la película hace hincapié al final del filme).

martes, 22 de marzo de 2011

Las comedias de Francis Veber

La cena de los idiotas (Le diner de cons)
(Dirigida por Francis Veber – Francia 1997)

Unos tipos con dinero organizan todos lo miércoles una cena donde cada uno de ellos lleva a un idiota. En dicha cena se burlan de su respectivo idiota haciéndolos hablar (en eso consiste el juego) y este ni siquiera sabe el propósito para él que ha sido convocado. Los idiotas mayormente piensan que sus ideas gustan estos tipos y por eso los invitan a esas cenas de ricos. Desconocen el objeto real de su presencia.

Pierre Brochant (Thierry Lhermitte) es dueño de la Editora Brochant y forma parte de los tipos que se burlan de los idiotas, cada miércoles. Un día se encuentra preocupado porque no consigue un idiota ideal para su cena más cercana.

Francois Pignon (Jacques Villeret) es un tipo apasionado por construir con palos de fósforos: torres, puentes colgantes, aviones, etc. Luego les toma fotos y presume ante la gente de sus creaciones. Un amigo de Pierre lo conoce a Francois, lo escucha, lo “mide” e inmediatamente lo llama por celular a Pierre y le comunica que ha conseguido al “campeón mundial de los idiotas”.

Brochant lo invita a cenar el miércoles a Pignon, sin embargo antes de la cena le dice que vaya a su casa. El propósito de “estudiarlo”. Todas las horas que pasen el miércoles juntos les servirán a ambos para aprender uno del otro acerca de la vida.

Salir del armario (Le Placard)
(Dirigida por Francis Veber – Francia 2000)


Continúa la saga de Francois Pignon. Esta vez es interpretado por Daniel Auteuil.

La empresa para la que trabaja Francois piensa botarlo. Sin querer queriendo, él se entera de la noticia en el baño (él estaba en el inodoro) cuando escucha hablar a Santini (Gerard Depardieu) que es jefe de recursos humanos. Francois es contador, no será muy divertido pero es un tipo honrado. El pobre hombre mira a la empresa, mientras se sirve un café. Esta triste, todos hablan de él a sus espaldas pero nadie le dice nada de frente a su cara. Llama a la casa de su ex-esposa pero ni ella ni su hijo quieren contestarle.

La buena noticia es que por la noche, encuentra en su departamento un mensaje telefónico de su ex-esposa, ella le dice que se recuperara y caerá de pie. Francois luego de escuchar el mensaje decide que sería mejor lanzarse desde el piso en que vive, para ver si es cierto que caerá de pie. Cuando esta a punto de consumar el suicidio, su vecino le dice que no lo haga. Su vecino se llama Jean Pierre Belone (Michel Aumont), va al departamento de Francois y lo obliga a que le cuente su historia, que hable, que lo bote todo, a él la gente silenciosa le da miedo. Francois le cuenta que su mujer lo dejo, su hijo de 17 años no lo tiene y su trabajo lo acaba de perder, ya su vida no tiene interés. Jean Pierre le escucha con mucha atención, le cuenta que alguna vez trabajo como psicólogo y con el paso de la noche va pensar en una salida para que no lo boten del trabajo.

Al otro día, Jean Pierre lo busca a Francois y le dice que ya tiene la solución: Que salga del armario. Ocurre el siguiente diálogo:

Jean Pierre: Si quiere conservar su trabajo….. Salga del armario.
Francois: ¿Cómo?
Jean Pierre: Reconozca su homosexualidad.
Francois: ¡No soy homosexual!
Jean Pierre: No importa. Lo importante es que lo crean, sobre todo su jefe.

Jean Pierre manda unas fotos anónimas a la empresa de Pignon. En ellas ha mezclado la cara de Francois con las de unos homosexuales. Una secretaria recibe las fotos en un sobre, luego le cuenta a otra, esta llama por teléfono a otra y así rápidamente toda la empresa sabe de los “gustos” de Francois. El problema surge para la alta gerencia que pensaba echarlo y ahora no pueden porque su producto estrella son los preservativos.

Esta segunda parte de la saga de Francois Pignon es la más graciosa. No paras de reír.

El juego de los idiotas (La doublure)
(Dirigida por Francis Veber – Francia 2006)


Tercera parte de la saga de Francois Pignon. Esta vez es interpretado por Gad Elmaleh.

Esta vez Francois es el Acomodador de un Valet Parking de un hotel de lujo. Lleva una vida tranquila. Un día decide proponerle matrimonio a su enamorada (Virginia Ledoyen), la lleva a un restaurante y le da un anillo. Ella le pregunta por qué quiere casarse. Él le dice que porque la ama. Ella le dice que todavía no piensa en casarse, eso será después, más adelante.

Francois está destrozado. De pronto ocurre algo que puede cambiar su vida. Un millonario tiene una amante (modelo famosa) que pretende dejarlo porque este lleva tiempo con el cuento del divorcio de su mujer. Un paparazzi le ha tomado fotos discutiendo con su amante en la calle, pero en una de ellas justamente caminaba Francois (y se le observaba al lado de la amante). Esta situación provoca que al abogado del millonario se le ocurra una idea disparatada, hacer creer a la “cornuda” que el verdadero novio de la mujer de la foto es Francois.

¡Que te calles! (Tais Toi)
(Dirigida por Francis Veber – Francia 2003)

Quentin (Gerard Depardieu) es un ladrón que acaba de robar un Banco. La policía lo chapa en un cine viendo una película para niños (La era del Hielo). Una vez encarcelado, descubren que es un tipo que no para de hablar, que tiene una mente limitada pero que no esta loco. Eso si, tiene la capacidad de volver locos a todos aquellos a los que le ponen como compañeros de celda.

Ruby (Jean Reno) es otro ladrón, pero no roba cualquier Banco, es más fino y hace robos en asociación con la mafia. Es atrapado y encarcelado, si en algo se diferencia de Quentin es que no habla para nada.

La policía descubre que existe un tal Quentin que vuelve locos a los reos de tanto hablar, esta es la oportunidad para que Ruby hable. Los colocan juntos, en la misma celda. Por supuesto que Quentin dale que dale hablando, Ruby pareciera una estatua y no habla nada en absoluto. Los policías han puesto unos micrófonos pensando que Ruby va quebrarse y hablar, sin embargo eso no ocurre. Es más Quentin esta feliz y se comienza a encariñar con su compañero de celda.

Director de Penal: ¿Cómo estás, Quentin?
Quentin: Muy bien, Sr. Director.
Director de Penal: ¿Te llevas bien con tu nuevo amigo?
Quentin: Muy bien, es formidable, se interesa en todo.
Director de Penal: Sin embargo, no habla mucho.
Quentin: No, pero escucha. Puedes decir cualquier cosa y jamás dice: ¡Calla!. Hablo todo lo que quiera y él escucha. Es mi amigo.

El día que Quentin decide escapar de la cárcel. Se lleva consigo al callado Ruby. Este por fin empieza a hablar. No quiere saber nada con Quentin. Pero para este último, este es su único amigo, según él.

Lo más sorprendente del filme es su final inesperado.

miércoles, 16 de marzo de 2011

La mentira (Post 200 del Blog Cine para usar el Cerebro)

La mentira
Padrastro: ¿Por qué alguien miente? ¿Puedes explicarme por qué alguien miente?
Alexander: Porque no quiere decir la verdad.
Padrastro: Una muy astuta respuesta, joven amigo. Pero no te librarás tan fácil. Te preguntaré de nuevo. ¿Por qué alguien no dice la verdad?
Alexander: Uno miente para ganar ventaja
Padrastro: Buena respuesta, chico.

Hace un par de años vi la película “Fanny & Alexander” del director sueco Ingmar Bergman. Esta escena del obispo luterano que conforme transcurre la película se transforma en el padrastro del niño Alexander me dejo pensando.

Es que en este Siglo 21 la mentira se ha hecho tan común que se respira en el aire. Un porcentaje alto de la población mintiendo como si fuera lo más normal del mundo. Me pregunto donde quedaron los valores. Es que una persona honesta ahora es vista como algo rara, extraña, no común. Es más para un mentiroso, la persona honesta es cínica porque seguro es tan mentirosa como “todos los demás”.

Definamos la mentira en términos simples: “Decir algo diferente a la verdad”. Otra definición interesante: “Manifestación contraria a lo que se piensa, sabe o dice”.

El cine es una fuente inagotable de historias que pueden ser ficticias o basadas en hechos reales. Al final sean o no ficticias, están basadas en lo que se le ocurrió al escritor que al fin y al cabo vive la vida misma, valga la redundancia. Y parafraseando a Truffaut una persona que “ama el cine (y escribe por y sobre el cine) ama la vida”. Entonces hoy como post 200 hablare sobre films que hacen referencia a la mentira, son de distintas épocas pero engloban el “hecho de sacar ventaja de otros”.

Pinocho
(Dirigida por Norman Ferguson & T.Hee & otros – USA 1940)
El inicio del film tiene una canción conmovedora en la voz de Pepe Grillo que dice algo así: “Si en la nocturna quietud, ves brillar la estrella azul, todo lo que pidas se realizará. Si es muy grande tu ilusión, si te late el corazón y la estrella te sabrá así escuchar”. Un rato después Pepe Grillo habla al público espectador diciendo que él si cree que los sueños se pueden realizar. Empieza a contarnos la historia de Pinocho.

Gepetto es un carpintero que elabora juguetes de madera. Un día crea a Pinocho y se entusiasma mucho con el resultado final. Es que él lo ve tan real. Por la noche le pide a la estrella azul que el muñeco se convierta en un niño de verdad. Esa misma noche se aparece un hada que lo ve a Gepetto durmiendo y le dice que ha dado tanta felicidad a otros que merece que su sueño se haga realidad. Con su vara transforma a Pinocho en un ser que se mueve, habla, camina. Pinocho lo primero que le pregunta a la hada es si es un niño de verdad. Ella le dice que no, pero que si prueba que es bueno, sincero, generoso llegará a ser un niño de verdad. Además deberá distinguir entre el bien y el mal.

Cuando despierta Gepetto, es muy feliz con el nuevo estado del muñeco. Baila y salta de alegría. Al otro día lo manda al colegio. Sin embargo, en el camino un zorro y un gato lo convencen de que sea actor. Pinocho confía en los extraños personajes y se va por un camino distinto al del colegio. Pepe Grillo trata de hacerlo reflexionar, pero los animales ya han “le han pintado un bonito futuro” al inocente Pinocho y se va con ellos. En este primer momento Pinocho no ha distinguido entre el bien el mal, además no ha sido bueno porque no ha cumplido con las indicaciones de su padre de ir al Colegio, ni las indicaciones de Pepe Grillo de abandonar a estos tipos.

Pinocho es usado por un empresario circense para ganar mucho dinero a costa de él. Lo encierra en una jaula para que no se le escape. Una noche conversando con Pepe Grillo, al cual le es imposible sacarlo de la jaula, se aparece la estrella azul. Pinocho no sabe que va decir y le pide consejo a Pepe Grillo, este le indica que diga la verdad.

Hada: Pinocho, ¿Por qué no fuiste a la escuela?
Pinocho: ¿A la escuela? Bueno… iba rumbo a la escuela y encontré a alguien.Hada: ¿Con alguien?
Pinocho: Sí. Eran dos monstruos gigantescos. Con enormes ojos verdes.

Pinocho no esta siendo sincero, esta diciendo su primera mentira. Le crece la nariz inmediatamente.

Hada: ¿Monstruos? ¿Y no sentiste miedo?
Pinocho: No, pero me ataron y me metieron en un saco.

Pinocho miente por segunda vez. Le crece más la nariz.

Hada: No me digas ¿Y dónde estaba Don Grillo?
Pinocho: Lo metieron en una bolsita.
Pinocho miente por tercera vez y su nariz ya sale de la jaula, de lo grande que se esta transformando. Pinocho miente dos veces más y su nariz al ser de pino ya parece la rama de un árbol con todo y pajaritos haciendo su nido. Ahí reacciona Pinocho y le dice a la Hada

Pinocho: Mi nariz ¿Qué pasa?
Hada: Puede que no me estés diciendo la verdad.
Pinocho: Si la dije, palabra por palabra.
Esta vez es tal la mentira, que se caen las hojas de su nariz y los pajaritos se van. Pinocho le pide perdón a la Hada. Ella le dice: “Las mentiras crecen y crecen hasta que saltan a la vista como en tu cara”. Pepe Grillo le da la razón a la Hada y le recomienda a Pinocho que siempre diga la verdad. El Hada le perdona, pero le indica que debe ser bueno y por única vez le va perdonar y hacer que su nariz vuelva a ser como antes.

Pinocho va regresar a casa pero es envuelto, otra vez, en las palabras del zorro y el gato. Esta vez lo llevan a la isla de los juegos, un lugar donde “más libertad le das a los niños y estos se comportan como burros”. Pinocho se empieza a juntar con Colilla, un niño malcriado. Pinocho lo imita. Cuando Pepe Grillo lo quiere rescatar, Pinocho le dice que Colilla es su mejor amigo. Pepe Grillo se siente indignado y le responde: “Dime con quien andas y te diré quien eres”. Es en esta isla que Pinocho descubre, al igual que Pepe Grillo, que los niños que no van a la Escuela se vuelven burros por no adquirir esos conocimientos que le van a servir para desenvolverse en la vida. Pinocho reflexiona y escapa con Pepe Grillo. Lo bueno es que Pinocho no vuelve a mentir y es más salva a Gepetto que por buscarlo estaba atrapado dentro de una ballena. Al probar que es un niño bueno, generoso y sincero se convierte en un niño de verdad.

He comenzado con la película Pinocho porque si bien es conocida por el tema de la mentira y la nariz, da muchas otras enseñanzas a los niños de hoy, de ayer y de siempre.

El Diario de Bridget Jones (Bridget Jones Diary)
(Dirigida por Sharon Maguire – UK 2001)

Muchas mujeres religiosamente siguen como mandamientos: No lo llames, no lo llames tanto, no le contestes las llamadas, o de vez en cuando no le contestes para hacerte extrañar, no le demuestres tanto, no lo trates tan bien, sácale celos, hazte la interesante, hazte imprescindible, hazte la que no sabes, hazte la que sabes, hazte la tonta, no te hagas la tonta, hazte, hazte, hazte.Hacerse y no ser, hacerse y parecer antes que ser, suelen ser actitudes que estupidizan el imaginario femenino y socavan, peor aún, castran, la naturaleza humana y mágica de toda mujer. Algo enseñan estos “llamados a la conciencia”?
Cuidado: Establezcamos la sutil y significativa diferencia entre la artimaña y la estrategia. La primera nace y muere en el lugar común. No precisa mayores artes y es inmediatista, porque su objetivo lo es. En la segunda se manifiesta el poder de la inteligencia. La demanda, porque sin ella el camino se trunca: Atrapar o conservar. Poseer o tener. Desear o amar. No hagamos caso de las voces que ofrecen formas pequeñas. Prestemos atención a nuestro sentido común, y si nos susurra que debemos ser espontáneos, seámoslo. Seamos lo que somos. Y lo que podemos ser. Anhelemos la humanidad, que tiene de instante y tiene de trascendencia. Que tiene de prudencia e incontinencia. Animémonos a jugar el juego serio del amor.
(Libro: Malabares en taco aguja – Autora: Josefina Barrón)


Bridget Jones (Renée Zellweger) comienza a escribir un diario para “decir la verdad”sobre ella misma. Encontrar un novio que sea amable y sensato que no caiga en las siguientes categorías: Alcohólicos, adictos al trabajo, con fobia al compromiso, vouyeristas, megalómanos, cabrones insensibles, pervertidos y en especial no fantasear con un tipo que tenga todas estas características. Lo peor es que su jefe Daniel Cleaver (Hugh Grant) tiene todas estas características. Su primera mentira es escribir esto y luego siempre fantasear que su jefe le va parar bola.

Se reúne con sus amistades y discuten acerca de si debe o no debe “tener algo con su jefe”. Bridget sigue mintiéndose a si misma, cree encontrar las respuestas con sus amigas, en vez de tener criterio propio. Lo peor es que ella es consciente de que involucrarse con él, sólo le va traer problemas. Joder, ella ya lo escribió en su diario.

Cuando regresa al trabajo, empieza a escribirse mails con su Daniel. Se establece una complicidad entre ambos y empiezan a coquetearse. Antes de ir a una fiesta y sabiendo que va ir Daniel, recibe consejos de sus amigas sobre lo que debe y no debe hacer “haz esto, haz el otro, etc”. Ya en la fiesta se encuentra con un tipo Mark Darcy (Colin Firth), amigo de ella en la niñez y a consideración de sus pensamientos, un aburrido. Daniel observa a Bridget en todo momento. Luego de beber un poco aquí y allá, Bridget cena con Daniel. Este le cuenta que fue amigo de Mark en la Universidad pero que un día este le puso los cuernos con su prometida. Bridget le cree la historia y es más piensa que Mark es un reverendo pendejo. Esa misma noche, Bridget y Daniel se convierten en amantes. Bridget ya esta alucinando mariposas en su cabeza, se ha olvidado completamente de lo que escribió en su diario al inicio de la película.

Un día que tienen una reunión, Mark le dice que se tiene que retirar porque tiene un trabajo pendiente. A Bridget se le ocurre irse de la reunión, al departamento de Mark. Ahí descubre que él le pone los cuernos. Pareciera que mentirse a si misma le ha costado atraer a mentirosos.

Bridget tiene dos opciones: Rendirse o no, he ahí el dilema. Ella decide que no. Comienza a tomar decisiones como adulta, ya no parece la “niña” que escribía su diario y no era fiel a lo que pensaba. Pero convertirse en adulta de la noche a la mañana, no es fácil. Tendrá que pasar muchas pruebas (es más repetir niñadas) en su vida para encontrar eso que tanto quiere: un hombre amable y sensato.

La película gira en torno a la mentiras de un tipo para hacerla linda con la chica. También sobre las automentiras. En algo se parece a un clásico como “El Apartamento” (por el triangulo amoroso), sólo que más actualizado. En la película de Wilder no había “reunión de amigas”, en esta película si. En la película de Wilder, Jack Lemon se convierte en el tipo sensato al final del filme, en esta película Colin Firth siempre es el tipo sensato todo el filme. Ambas películas coinciden en las mentiras de dos tipos hacia las mujeres (coincidencia también que ambos sean jefes de las mismas).

Recuerdo haber visto la película el 2001 en Larcomar. La japonesita que me acompañaba comía sus chocolates snickers mientras yo comía mi canchita. Se sentó a mi lado izquierdo y doblaba sus piernas con el pie izquierdo dándome hacia mí. Recuerdo la forma en que ella estaba sentada pero no recuerdo como yo estaba sentado (quizá con mi pie derecho dándole la cara a ella). El cine estaba repleto de chicas (quizá creyendo ser “Bridgets”) y yo en ese momento no me alucinaba ni Daniel ni Mark. Yo era David y punto. Al salir del cine, se me presento alguna situación como para hacerla de “Daniel” o de “Mark” pero actué como un “David”. Ja, ja como han pasado los años, uno recuerda tantas historias de su vida como películas.

El gran carnaval (Ace in the hole)
(Dirigida por Billy Wilder – USA 1951)

“Decir la verdad” es el lema del Diario de Albuquerque. A este lugar llega Chuck Tatum (Kirk Douglas) y se autopresenta como un tipo que lo han botado de 11 periódicos. Sin embargo, según él tiene una habilidad inigualable que miente muy bien y que toda su vida ha sido un mentiroso. Sabe que tiene una mala reputación porque lo han botado de tantos periódicos pero confía en su habilidad de mentir. El director del Diario lo escucha y tras un par de preguntas lo contrata. Que raro que un periódico que habla de honestidad contrata al más mentiroso de los mentirosos.

Tras un año en el periódico provinciano, y ya con el cargo de Editor Jefe, Chuck esta aburrido de no dar con una gran noticia. El director le avisa de un espectáculo de víboras, para salir de la rutina, se va con el fotógrafo a ver si pasa algo. Es en esas circunstancias que se entera que un tipo que se dedica a buscar cerámica india ha quedado atrapado en el fondo de una montaña. Chuck lo ve como una gran posibilidad para inventar una gran mentira. Arma todo una historia tan verosímil que vienen de todos los pueblos a visitar la montaña, la única tienda-hotel de la ciudad se llena de clientes día y noche, se cobra una entrada (cuyo precio sube y sube). Chuck ha hecho de un drama humano, un circo, un parque de diversiones. Un tipo esta muriendo pero a él solo parece importarle el dinero que esta consiguiendo gracias a todas sus mentiras que inventa para el periódico. El final le demuestra que todo se llega a saber en esta vida y todo lo que se hace se paga en esta vida. Así como tú lo hiciste, te lo harán.

Película donde Kirk Douglas actúa como para un premio Oscar. El tema de la mentira encarnado en un hombre que piensa que la “viveza” le va proveer la felicidad que tanto busca.

Relaciones Peligrosas (Dangerous Liaisons)
(Dirigida por Stephen Frears – USA 1988)



Cuando debuté en sociedad tenía quince años y ya sabía que el papel al cual estaba condenada … es decir, a callar la boca y hacer lo que se me dijera. Esto me brindaba la oportunidad de escuchar y observar. No a lo que me decían, en lo cual no tenía interés sino a todo aquello que trataban de esconder. Practiqué la indiferencia, aprendí a verme risueña aún enterrándome un tenedor en la mano. Me convertí en una artista del engaño. No buscaba el placer, sino el conocimiento. Consulté a severos moralistas para aprender a aparentar. A filósofos, para saber qué pensar. Y a novelistas, para ver de qué me podía aprovechar. Y al final reduje todo a un simple y maravilloso principio ganar o morir.
(Palabras de la Condesa de Merteuil)

De arranque, la película presenta una Francia de la Época de las espadas donde la Condesa de Merteuil (Glenn Close) y el Vizconde de Valmont (John Malkovich) maquinan engañar a una mujer de principios morales y casada, Madame de Tourvel (Michelle Pfeiffer). El Plan consiste en que el Vizconde la enamore a tal punto que se le enamore perdidamente de él. De lograrlo, el Vizconde tendrá como premio a la Condesa.

Lo primero que hace el Vizconde es hacer cosas que él no hace normalmente (compartir con los pobres), hablar acerca de su necesidad de hacerla feliz a la Madame (lo cual también es parte de su estratagema), hacerse amigo de ella y respetarla (lo cual también es falso porque se acuesta con otras mujeres). En definitiva el vizconde miente, finge, engaña, actúa para lograr su perverso propósito. Lo peor está por venir tanto para él, como para la Madame y para la condesa.

Película intensa, impactante, con unos diálogos para reflexionar bárbaros. “Relaciones Peligrosas” es de esos filmes que se te quedan en la cabeza por días pensando hasta cuanto puede llegar la maldad de algunos humanos (as). La manipulación de las personas para lograr propósitos, la burla hacia aquellos que son honestos y finalmente el descubrimiento de la verdad.

lunes, 14 de marzo de 2011

Otro tip de Paul Newman

No alcanza con tener talento. También hay que tener carácter.

(Película: El audaz (The hustler) - Dirigida por Robert Rossen - USA 1961)

lunes, 7 de marzo de 2011

¿Qué significa ser un maestro?

Semilla de Maldad (Blackboard Jungle)
(Dirigida por Richard Brooks - USA 1955)


Uno: Maestro conversa con su profesor de cuando estudio en la Universidad

¿Por qué quieres ser profesor? ¿Sólo para ganar un salario?

- No

¿Es tal vez más fácil que otro empleo?

- No, quiero enseñar. La mayoría quiere hacer algo creativo. No puedo ser pintor, escritor o ingeniero. Pero pensé que si podía ayudar a moldear mentes jóvenes, a esculpir vidas ..... enseñando sería creativo.

Dos: Maestro conversa con sus alumnos acerca de un cuento de un enano y un gigante


-¿Por qué no les gusta el gigante?

Porque es gigante.

- En serio. No les gusta el gigante porque es diferente.

Correcto

- ¿Pero eso está bien? ¿Está bien no querer a alguien porque sea diferente? Hay muchos en este salón que somos diferentes. Todas sus vidas escucharán historias que alguien les diga lo que ven en libros, revistas, televisión, diarios. Pero si sólo pueden examinar la historia, buscar el significado real ... y sobre todo, aprender a pensar.


Tres: Esposa conversa con el Maestro

Cariño, los niños son gente. Y la mayoría de gente vale la pena. Todos necesitamos lo mismo. Paciencia, comprensión ... amor. Tú tienes eso para darles, cariño. Y por eso les llegarás.

domingo, 6 de marzo de 2011

Palabras de Francois Truffaut (citando a Sartre) días previos a su muerte

"Un hombre que se considera indispensable es un cabrón"

(Francois Truffaut Une Autobiographie - Dirigida por Anne Andreu - Francia 2004)

Un tip de Paul Newman

Tienes que tener dos cosas para ganar: Tienes que tener cerebro y tienes que tener bolas.

Paul Newman & Tom Cruise (El Color del Dinero - Dirigida por Martin Scorsese - USA 1986)

sábado, 5 de marzo de 2011

Película que nos invita a reflexionar

Mr. Jones

(Dirigida por Mike Figgis - USA 1993)




Jones (Richard Gere) sólo le interesa mostrarse como es al mundo, no quiere que nadie lo cambie. Él es como es. Sin embargo en un mundo donde todos pretenden siempre imitar al del costado, Jones es visto como un loco. Una mujer, la doctora Bowen (Lena Olin) se interesa por su caso, de inmediato deduce que es un hombre normal .... sólo que distinto al resto.


Filme sorprendente de principio a fin, una vez más una actuación excelente de Richard Gere.

La Frase: Es difícil crecer y madurar, mejor es ser un niño.

viernes, 4 de marzo de 2011

La frase del día

Las dos cosas más importantes de la vida:
1. No traicionar nunca a los amigos.
2. Mantener siempre la boca cerrada.

(Robert De Niro & Ray Liotta - Película "Buenos Muchachos" (Goodfellas) - USA 1990)

jueves, 3 de marzo de 2011

La ecología en el cine para niños

Wall-E
(Dirigido por Andrew Stanton – USA 2008)

El mundo es un lugar peligroso. No por causa de los que hacen el mal, sino por aquellos que no hacen nada por evitarlo.

Albert Einstein

Wall-E es un androide que se dedica a la limpieza del planeta tierra. Acompañado de su cucaracha recicla la basura en cuadrados, los cuales dispone en forma de cerros. Al parecer ambos son los únicos sobrevivientes casi por llegar al año 3000. Para que los días no sean monótonos, Wall-E guarda en una lonchera todas las cosas que le llaman la atención diariamente. Desde videos, casettes de música, cubos mágicos, encendedores, muñecos de conejo, etc. El androide no es uno más del montón, un día que se encuentra una caja pequeña conteniendo un aro de matrimonio, queda atraído más por la caja que por el aro, que por cierto lo arroja al piso, él prefiere quedarse con la caja.

Un día se encuentra un zapato, el cual lo mete a su lonchera. Al rato encuentra una planta (algo increíble) y con todo y tierra lo mete dentro del zapato. Ese mismo día llega una nave al planeta tierra, la cual contiene a una androide llamada Eva, la cual tiene como misión encontrar vida en la planeta tierra. Wall-E la observa con mucha atención, la sigue en el recorrido que ella inicia. El planeta tierra es un botadero. Los seres humanos sólo han dejado eso. Cuando Eva conoce a Wall-E, él la lleva a su refugio donde descansa por las noches. Ahí le muestra un video musical y hasta le pone como fondo musical “La vida en rosa” en la voz de Louis Armstrong.

Wall-E le muestra una serie de cosas a Eva, cuando le muestra la planta, ella se aleja y luego la guarda dentro suyo. Llega una nave y se la lleva a Eva, Wall-E hace todo lo hasta imposible por seguirla, logrando internarse dentro de la nave. Llegan a un lugar en el espacio donde hay una mega nave habitada por seres humanos que nunca han estado en la Tierra. Son obsesos todos. Siempre sentados frente a una pantalla y unos robots alcanzadoles su comida en forma de jugos (esto nos hace recordar que en la actualidad el mundo está igual, la gente aferrada al televisor y a su sillón, la gente siendo cada vez más obesa, mejor volvamos a la película). Wall-E pareciera enamorado de Eva, el hecho de querer tomar su mano es un indicador de que algo pasa en los transistores de Wall-E.
Un día Eva le da un beso a Wall-E. Otro día el piloto de la nave se da cuenta que ese mundo se ha vuelto un lugar de flojos, donde nadie hace nada. Esto tiene que cambiar y él debe ser el ejemplo. Por primera vez hace algo que nadie ha hecho antes en esa mega nave.

Wall-E es una cinta recomendada por mi sobrino pequeño, la vimos juntos y a ambos nos gusto. Sorprende la variedad musical de la cinta y la apuesta por hacernos reflexionar acerca de cómo estamos tratando a nuestro mundo. Es momento de tomar conciencia ecológica antes que sea demasiado tarde.

martes, 1 de marzo de 2011

¿Qué significa sobrevivir?

Pienso que debemos pelear por lo que pensamos siempre que estemos completamente seguros que tenemos la razón.


(Sidney Poitier en “Al maestro con cariño” UK - 1967)

Usted y yo nos parecemos. Ambos tenemos un gran instinto de luchadores. Y ambos luchamos. Debemos llevar una vida activa. Sólo vivimos una vez.
(Humphrey Bogart en “Amarga Victoria” USA-1939)