El Coaching en el Cine Parte 7

The Karate Kid
(Dirigido por John G. Avildsen – USA 1984)



Daniel: ¿Cree Ud. que tengo esperanzas de poder ganar el torneo?
Maestro Miyagi: No importa lo que Miyagi crea. Miyagi no es el que pelea.
Daniel: Es que tengo la impresión de que no sé suficiente karate, entiende.
Maestro Miyagi: Impresión correcta.
Daniel: Oiga, Ud. si que sabe dar confianza.
Maestro Miyagi: Danielsan, tú confía en la calidad de lo que sabes. No en la cantidad.


Daniel Larusso (Ralph Macchio) se muda de New Jersey a California. A su madre le ha llegado la oportunidad de tener un mejor trabajo y no lo piensa desaprovechar. Son los nuevos inquilinos del apartamento 20 de una zona llena de migrantes latinos, en su mayoría. El portero y encargado de mantenimiento de la residencial es un viejo oriental al que llaman Sr. Miyagi (Noriyuki “Pat” Morita).

Jugando un partido de fulbito en la playa, Daniel conoce a Ali (Elisabeth Shue), una jovencita ricachona de las colinas. Se miran, se siguen mirando, hay cierta magia visual entre ambos. Lo malo es que Ali tiene a su ex que la acosa todavía, se llama John Lawrence (William Zabka) y pertenece con su amigo Bobby (Ron Thomas) y otros chicos al Centro de Karate “Cobra Kai”. Ahí les enseñan a no tener piedad del enemigo, mejor si queda muerto. John llega a la playa justo cuando Daniel y Ali están jugando con la pelota de fútbol. De inmediato empieza una pelea entre Daniel y John, quedando ensangrentado el pobre Larusso.

En el colegio le va peor a Larusso, los “Cobra Kai” lo joden, le hacen la vida imposible. Daniel dice que la escuela le da asco. En su casa practica karate de las cosas que lee en un libro, tenía unas nociones básicas de haber estudiado en la YMCA de New Jersey. El portero Miyagi lo observa a Larusso. En el colegio la única persona que quiere cultivar la amistad con el muchacho es Ali. Daniel tiene miedo de que sean amigos porque John le puede pegar una vez más. En efecto le pegan por segunda vez. Daniel va donde su mamá y le dice que quiere regresar a New Jersey, odia California. Para el muchacho la solución a sus problemas es huir, escapar, no enfrentar los problemas.

En la tercera vez que le pegan, aparece justo a tiempo el portero Miyagi para salvarle el pellejo a Daniel. A la mañana siguiente Miyagi se transforma en el Maestro Miyagi. Van donde el sensei de los “Cobra Kai” y le exige que no fastidien a su muchacho, a cambio él lo va entrenar y va participar en el Campeonato de Karate para menores de 18. De esta forma el Maestro Miyagi le da las enseñanzas para el deporte y para la vida al joven Daniel Larusso.

Un clásico de los años 80, un film que he visto varias veces y no cansa. La actuación de Macchio, Morita, Zabka y Thomas siempre quedan en el recuerdo. La película nos enseña de que en la vida hay que tener un equilibrio en todos nuestros actos. Que pelear es siempre la última solución a los problemas. Por último la confianza es básica en la búsqueda de resultados en equipo.

Pre entrenamiento con el Maestro Miyagi 1: Concentración. Ejemplo Cortar un árbol bonsái
Maestro Miyagi: Ven, tú intentar
Daniel: No sé cómo se hace
Maestro Miyagi: No, siéntate
Daniel: Lo arruinaré. No quiero estropearlo.
Maestro Miyagi: Cerrar ojos. Confía
Daniel cierra los ojos
Maestro Miyagi: Concéntrate. Piensa sólo en el árbol. Haz la imagen perfecta hasta la última hoja de pino. Limpia tu mente completamente excepto del árbol. Nada existe en todo el mundo. Sólo el árbol. Entendiste.
Daniel: Uhum
Maestro Miyagi: Abre los ojos. ¿Recuerdas la imagen?
Daniel: Si
Maestro Miyagi entregándole tijera a Daniel: Repite la imagen.

Pre entrenamiento con el Maestro Miyagi 2: Determinación. Ejemplo de la uva
Maestro Miyagi: Danielsan, debemos hablar. Al tomar camino. Caminar por el lado derecho es seguro. Caminar por el lado izquierdo es seguro. Caminar en medio, tarde o temprano serás aplastado igual que una uva. Con el karate ocurre igual. O quieres hacer karate bien o quieres hacer karate mal. Si tú quieres hacer “casi” karate serás como uva. ¿Entiendes?
Daniel: Si, entiendo.

Pre entrenamiento con el Maestro Miyagi 3: Confianza. Ejemplo de la promesa
Maestro Miyagi: Vamos hacer un pacto sagrado. Yo prometo enseñarte karate. Esa es mi parte. Tú prometes aprender. Si digo, hazlo. No preguntas. Esa es tu parte. ¿Trato hecho?
Maestro Miyagi: Trato hecho.

Pre entrenamiento con el Maestro Miyagi 4: Mientras más dificultades, más se aprende. Ejemplo de cazar moscas
Maestro Miyagi: Hombre que caza moscas con palillos puede lograr cualquier cosa.

Entrenamiento con el Maestro Miyagi 1: Lavar autos
Maestro Miyagi: Primero lavar todos los autos. Luego, encerar. Poner cera con mano derecha. Quitar cera con mano izquierda. Respirar por nariz, exhalar por boca. No olvidar respirar, es muy importante.

Entrenamiento con el Maestro Miyagi 2: Lijar el piso de madera
Maestro Miyagi: Mano Derecha en círculo, Mano izquierda en círculo. Respira, exhala.

Entrenamiento con el Maestro Miyagi 3: Pintar cerca
Maestro Miyagi: Sólo con la muñeca. Muñeca arriba, muñeca abajo. Trazo largo. No me mires a mi, mira a la cerca. Respira, exhala. Tabla grande, mano derecha. Tabla pequeña, mano izquierda. Arriba, abajo.

Entrenamiento con el Maestro Miyagi 4: Pintar casa
Maestro Miyagi: No arriba ni abajo como cuando se pinta la cerca. Si no de lado a lado. Derecha, izquierda.

Entrenamiento con el Maestro Miyagi 5: “No todo ser lo que parece
Maestro Miyagi: Enséñame a lijar el piso. Encerar, quitar cera. Pintar la cerca. Pintar la casa.
Daniel mueve las manos, piernas. Miyagi lanza sus manos, lanza sus piernas. Están practicando karate.
Finalmente Miyagi le dice
Maestro Miyagi: Mira a los ojos, siempre mira a los ojos. No lo olvides.

Entrenamiento con el Maestro Miyagi Final: Aprender Equilibrio
Maestro Miyagi: Primero aprende a pararte, luego aprende a volar.
Daniel: ¿Cuándo aprenderé a golpear?
Maestro Miyagi: Mejor aprende equilibrio. El equilibrio es la clave, es lo esencial. Si el equilibrio es bueno, el karate es bueno. Todo ser bueno. Equilibrio malo, mejor empacar y regresar a casa. ¿Entiendes?
Daniel: Si, entiendo. ¿Alguna vez se peleó cuando era muchacho?
Maestro Miyagi: Muchas veces.
Daniel: Pero no eran como los problemas que tengo.
Maestro Miyagi: ¿Por qué? Pelear es pelear. Lo mismo es lo mismo.
Daniel: Si, pero Ud. sabia karate.
Maestro Miyagi: Siempre algunos saben más.
Daniel: Es decir ¿Qué algunas veces le daba miedo?
Maestro Miyagi: Siempre tener miedo. Miyagi detesta pelear.
Daniel: Sí, pero a Ud. le gusta el karate.
Maestro Miyagi: ¿Y?
Daniel: Pero el karate es pelear. Se entrena para pelear.
Maestro Miyagi: ¿Tú crees eso realmente?
Daniel lo piensa y luego dice: No
Maestro Miyagi: Entonces ¿Por qué entrenas?
Daniel: Para no tener que pelear.
Maestro Miyagi: Je je je. Miyagi tiene esperanzas en ti.

¡Sr. Miyagi, lo logramos! ¡Lo logramos! ¡Si!

Comentarios

pati ha dicho que…
Adoro esta peli...

Muy bueno tu blog. Sobre todo para mí, que soy una ignorante total en esto del cine ;)

Saludos :)
David C. ha dicho que…
Pati: Un buen film. He leído que pretenden hacer un remake para el 2009. Saludos.
Estefanìa ha dicho que…
LA VI MUCHAS VECES CUANDO ERA CHIQUITA...POR ESE TIEMPO MI PAPA ME MANDABA A PRACTICAR TAEkWONDO y llegue a cinturón rojo a la vez que estudiaba jazz y danza clasica....jaja cuidado conmigo.
David C. ha dicho que…
Estefania: Asu cinturón rojo, jazz, danza clásica. Wow que mujer.

Entradas populares