Observando Cine Argentino: Parte 3

El Hijo de la Novia
(Dirigido por Juan José Campanella – Argentina 2001)


Rafael: Yo quiero que estés contenta. Que estés orgullosa de mí. Yo no quiero ser un boludo, quiero ser alguien, creeme.
Norma: Yo te quiero. Yo te cuido. No te preocupes.
Rafael: Perdóname mamá
Norma: Perdonado.

Dos niños juegan tranquilamente, sin hacer daño a nadie. Vienen unos cuatro niños más grandes y los botan del sitio donde juegan estos dos pequeñuelos. Al rato los cuatro niños juegan con una pelota, la patean lejos, un momento después alguien los mira y les tira la pelota. Uno de esos 4 niños la revisa, esta desinflada porque alguien con un objeto punzo cortante ha escrito una Z en la pelota. De pronto todos miran hacia arriba, uno de esos dos niños que jugaba tranquilamente ahora tiene un antifaz, una honda, una capa y un sombrero negro. Es la versión del Zorro en pequeño, se llama Rafael y su amigo se llama Juan Carlos. Al toque, corren donde su mamá para que los niños no les peguen.

Han pasado 44 años desde que Norma Pellegrini (Norma Aleandro) y Antonio Belvedere (Héctor Alterio) se casaron. Ella sufre del Mal del Alzheimer y cada día pierde más la memoria. Esta viviendo en un Hogar de Reposo para Ancianos. Antonio la visita todos los días al amor de su vida. Un día se le ocurre una idea, casarse con ella en un matrimonio religioso. Ellos se amaron desde el primer momento que se conocieron pero nunca llegaron a plasmarlo en un matrimonio religioso. Le comenta su idea a su hijo Rafael (Ricardo Darín), él no esta de acuerdo.

Rafael ya esta llegando a los cuarenta y todavía sigue pretendiendo ser el Zorro de la vida de sus familiares y amigos. Él solo quiere resolver el problema de todos. Es que él es lo máximo para resolver problemas, a los demás les falta algo. O bien sufren síndrome de pelotudos (como Nacho) o son lentos o etc. Rafael es dueño de un restaurante y lleva una vida stressante, cuentas por pagar, proveedores que no cumplen con traer la mercadería solicitada, etc. A su novia Natalia (Natalia Verbeke) apenas la toma en consideración, no le interesa sus consejos, sólo vale lo que él piensa. Cuando su padre le dice su idea de pretender casarse con su madre, piensa que enloqueció el viejo. Mejor es que se gasté su plata en un viaje a Italia. Pero no, Antonio quiere casarse a toda costa.

Antonio: Norma era la especialidad de la casa, con esa sonrisa que tenía. Que cartel luminoso. Imaginate entraba la gente y bummm se encontraba con esa pintura. Y ahí no más se aparecía la Norma verdadera, más alegre, más luminosa. Y claro el cliente pensaba que había entrado al Paraíso. Entonces ella les pedía que la siguieran, que los iba a llevar a la mejor mesa, eso se lo decía a todo el mundo. Y todos se lo creían, porque si ella decía que te llevaba a la mejor mesa, era la mejor mesa. Te hacia sentir como si fueras el único. Con Francesco nos reíamos porque cada vez que iba a la cocina, todos: mujeres, niños, hombres, se quedaban como embobados mirándola. No sabían si seguía en la tierra, si era un fantasma. Tenían miedo que no volviera. Y ahí, los volvía a sorprender.

Antonio: Una mujer que desde que la vi por primera vez …………. Una mujer que me hizo sentir hombre. Una mujer que cualquier hombre desearía tener entre sus brazos.

Rafael sigue llevando su vida stressante y le da un pre infarto, del que logra sobrevivir. Estando en terapia intensiva logra darse cuenta que su vida tiene que cambiar, de lo contrario pronto esta puede terminar. Se traza nuevos planes saliendo del hospital, vende su restaurante, reconquista a Natalia, queda en paz con su ex-esposa, y apoya a su padre en su ansiado proyecto. Como la Iglesia Católica no acepta la unión de ambos por estar ella con falta de discernimiento, Rafael convoca a su amigo de la niñez Juan Carlos (Eduardo Blanco) que como es actor profesional interprete a un sacerdote y en un lugar del Hogar de Reposo se lleve a cabo la ceremonia, la cual finalmente se da para emoción de los novios y el hijo de los novios.

Magnífica cinta que la vi en el Cineplanet San Miguel hacia el año 2001. Darín, Leandro, Alterio, Blanco y Berveke, que otro actor argentino necesitas para hacer una excelente película y conmover al público intensamente.

La verdad también es que cuando vos sabes que nada de lo que te pase va ser peor de lo que te paso, te da como un cierto poder. Yo ya no me preocupo más por nada. Ni por la casa grande, el auto, las cuentas. No me caliento más por nada.

Samy y Yo
(Dirigido por Eduardo Milewickz – Argentina 2002)


“Un hombre tarde o temprano se va a encontrar consigo mismo” Samy Goldstein

La historia empieza con un recuerdo de la infancia de Samy, vemos como su padre es receptor de la quejas de la madre y la hermana por su manera de conducir. Samy es un testigo ocular que luego con la desaparición del padre pasara a convertirse en el objeto de las quejas de las antes mencionadas.

Samy Goldstein es escritor y trabaja haciendo guiones para un programa de televisión. Sin embargo como que eso de contar historias de su infancia como chiste no esta funcionando. Por otro lado su novia Esther como que no lo respeta, me corrijo, no lo respeta en absoluto.

Un día Samy conoce a una trigueña hermosísima llamada Mary. Ella ha deseado trabajar en TV toda su vida y piensa que es una “señal” el hecho de haberse topado con Samy. Luego de ver el programa para el cual es guionista Samy, Mary piensa que este tiene un gran potencial y que lo mejor sería que él sea el conductor del programa. Como es obvio, Samy dirá toda clase de argumentos para explicar el posible fracaso de un emprendimiento como ese. Bajo el lema de “ansioso, depresivo, paranoico ….. el estilo Goldstein”, el programa se convierte en un éxito. Pronto la vida de Samy cambiará por completo. Mary viene a ser como su coach personal de Samy.

Ricardo Darín en tan versátil que hasta la comedia la ejecuta con singular naturalidad y gracia. En el papel del desesperado Samy nos llena de risas. Angie Cepeda acompaña muy bien a Darín en el papel de la loca Mary.

El abrazo partido
(Dirigido por Daniel Burman – Argentina 2003)


La galería comercial alberga a diversas tiendas. Una (la de Los Saligani) donde unos italianos arreglan radios, esa es la más grande. Otra (la de los Kim) donde unos coreanos venden feng shui. Los Levin Hermanos que venden telas. Joseph que vende productos insólitos (llámense juguetes antiguos, juguetes chinos y chucherias). Una Agencia de Viajes que es pura fachada ya que realmente ahí el negocio es el de prestamista. La cabina internet típica en estos tiempos. Y para terminar con el repaso de algunas de las tiendas tenemos a la Lencería Makaroff donde un joven ayuda a su mamá en el negocio y se llama Ariel Makaroff. Esto ya parece el Centro Comercial ubicado al lado de la Calle Capón en Lima Centro, pero no che esta es una Galería en Buenos Aires.

Ariel tiene a su abuela polaca. Esto le puede ayudar a conseguir dicha nacionalidad y largarse a Europa. Esta medio resentido con el mundo, resentido con su padre que lo abandono a él recién nacido, su hermano de ocho y a su madre. Su mamá le dice que para entender a su padre vea “Los girasoles de Rusia”. Ariel piensa que una película del año del pedo no le va ayudar a entender la vida. Piensa que en Europa va conseguir un trabajo, las cosas le van a ir mejor que continuando en Argentina. Lo que si le da un poco de palta es el frío europeo. Durante el transcurso de la película Ariel interactúa con todos los integrantes de la galería, es una manera de encontrar en otros, respuestas.

La aparición del padre manco. El hombre que abandono a sus hijos por sus ideales y se fue a la guerra, provocará que Ariel medite y medite acerca de sus proyectos. Finalmente toma una decisión, será la mejor. Eso sólo lo sabe Ariel. El conocimiento de porque su padre se fue realmente a la guerra lo ayudará a entender a su padre y a entenderse a él mismo. Toda decisión es en base a un motivo, hasta yo che que escribo estas líneas.

“ Ayer tuve un sueño, soñé que era padre. Pero no, no que tenía hijos desperdigados por ahí, era más bien como una sensación, no sé si se entiende, como cuando uno sueña que se cae o que vuela. No sé como una sensación de querer abrazar a alguien, pero sin saber bien por qué”

En una película argentina que se encuentra entre las mejores que he visto, tenemos a Daniel Hendler. Aquel actor uruguayo que vimos en 25 Watts. El acierto del director para escoger a Hendler fue básico en una película que nos hace pensar acerca de la responsabilidad de ser padres y de ser hijos. Recomendable para toda la familia.

BOMBÓN EL PERRO
(Carlos Sorín – Argentina 2004)


Juan Villegas ya esta viejo, ha dedicado su vida a ser grifero, ahora esta en el negocio de la venta de cuchillos de mangos de madera. Sin embargo, no le va bien. Un día se le malogra el carro a una señora en el camino, él plantea ayudarla. Ella en recompensa le regala un dogo argentino de color blanco.

El pobre Juan es expulsado de la casa de su hija porque esta no quiere perros en su vivienda. Le pone al perro de nombre “Lechien”. Juan encuentra distintos trabajos gracias al perro. Hasta que participa en una Exposición Canina donde Lechien gana el tercer puesto. Se le presenta la oportunidad de que Lechien sea el semental de una perra de la misma raza. Al otro día el perro no logra el cometido, el dueño de la perra piensa que es medio mariquita.

Pasan los días y llevan a Lechien a otro criadero de perros dogos. Ahí una perra esta ansiosa por ser suya pero nada. Una vez más Lechien es indiferente. Lo llevan a un veterinario y según él, Lechien no tiene libido y puede servir para otras cosas como traer el periódico. A Juan eso no le sirve, necesita dinero y pensaba que Lechien era su salvación para poder subsistir. Entrega el perro para que se lo cuide el gordo amigo que lo había ayudado para que participe Lechien en la exposición canina.

Un tiempo después decide recuperar a Lechien y cuando busca al gordo, la esposa le comunica que Lechien se ha escapado. Juan camina por todos los lugares cercanos en busca de su perro. Hay varias casas pobres, en una de ellas un señor le dice que se vaya a la ladrillera, que ahí van varios perros callejeros. Intercaladamente repite mientras camina Lechien y luego Bombón, Lechien y luego Bombón. Entre filas de ladrillos escucha un ruido se acerca y ve que esta su perro haciendo suya a una perra negra. Juan sonríe, entiende que este es el comienzo de una carrera de semental para Lechien y además de dinero para él.

Melancólica historia de un hombre solitario en La Patagonia argentina. Soria una vez más nos engancha con una historia que bien podría encajar en la de su anterior película “Historias Mínimas”.

Escena para recordar: Descubrimos porque el verdadero nombre de Lechien es Bombón cuando una perra esta en celo y su dueño quiere que el semental sea el perro de Juan.
El dueño de la perra revisa los papeles del perro y descubre lo siguiente

Dueño de perra: ¿Bombón de Lechien se llama el perro?
Juan: No, Lechien
Dueño de perra: Mire – le muestra el papel- Bombón de Lechien. Lechien es el criadero. A ¿quién se le ocurrió ponerle Bombón a un dogo?

Buena Vida Delivery
(Dirigido por Leonardo Di Cesare – Argentina 2004)


A vos te podría pasar ………. Apúrate en ver esta película

Dos hombres están sentados, llevan mucho abrigo. Será que hace mucho frío. Son Hernán y su hermano que esta partiendo con su esposa e hija hacia España. Hernán se queda con la casa para él. Tiene una moto con la que anda por aquí y por allá. La empresa para la que trabaja se llama Buena Vida Delivery, entendemos que es un repartidor. Con la moto recorre la ciudad y vemos de todo, desde barrios residenciales hasta zonas muy pobres. Pareciera interesado en tener algo con una chica llamada Pato que trabaja en un Grifo. Pato anda buscando un cuarto. Hernán le ofrece un cuarto en su casa, precisamente el que quedo vació porque su hermano se fue. Pato acepta la propuesta y se muda a la casa de Hernán.

Pato se convierte en amante de Hernán. Pero ¡que buenos besos da esa mina¡ digo yo (ya quisiera ser Hernán). Este es el punto de partida para una serie de acontecimientos que cambiarán la sosegada vida de Hernán. Cuando te metes con una mujer, te metes con su pasado, presente y futuro. Una tarde que llega de trabajar, Hernán encuentra en su casa a un par de viejos que dicen ser los padres de Pato y a una niña que luego resulta ser la hija de Pato. Al comienzo Hernán piensa que ellos se quedaran una noche o unos días hasta encontrar una casa, pero no. Se apropian de la casa y es más Venancio, el padre de Pato, decide montar una empresa en la casa de Hernán. Llena de máquinas para elaborar churros y contrata desempleados para llevar a cabo sus planes. Hernán con el paso de las semanas entra en un estado de desesperación que lo puede conducir hacia un momento que explote.

Este no es Buenos Aires, me parece que es una provincia de la serranía de Argentina. Me recuerda a Arequipa en Perú, solo le falta el Misti. Interesante e ingenioso film argentino, de los mejores que he visto en los últimos años. Con tres actores interesantes Ignacio Toselli en el papel de Hernán, Moro Anghileri en el papel de Pato y Oscar Nuñez en el papel de Venancio.

Comentarios

Entradas populares