Observando Cine Argentino: Parte 1

A continuación una selección de las mejores cintas argentinas de todos los tiempos. Disfruten del buen cine lationamericano.

La tregua
(Dirigida por Sergio Renan – Argentina 1974)

Es un domingo cualquiera y vemos lo que hace un viudo para tratar de pasarla chévere, se pasea por la ciudad, va al cine, toma un café, regresa a casa. Es Martín Santomé y estamos por ver una historia de amor tremenda, extraída de un libro de Mario Benedetti. Si este libro lo hubiera leído Truffaut, lo hubiera filmado en el acto, pienso yo. Pero no me imagino un actor francés que llegara al corazón, como si lo hizo el argentino Héctor Alterio en el papel de Santomé.

Esa oficina de Santomé me hizo recordar cuando laboraba en el Ministerio de Trabajo, las paredes pintadas de un color claro, los ventanales, varias personas en una misma oficina, la altura de las paredes. La sensación de vejez. Santomé es el jefe y recibe a dos practicantes (en esa época no les llamaban así). Una señorita Laura Avellaneda y un joven medio amanerado de apellido Santini.

Santomé lleva 35 años en esa oficina, ya esta haciendo planes para cuando se vaya de aquel trabajo, se ha puesto un año más de plazo. El amor que surge hacia Laura provoca todo un estado de felicidad y le obliga a tomar nuevas decisiones en su vida, me olvidaba que Santomé tiene 3 hijos. Vivirán un amor a prueba de todo hasta que un día ocurrirá algo inesperado que acabará con el amor de ambos.

Intensa, conmovedora, en una película más donde Héctor Alterio saca cara por el mejor cine argentino.

Escena para recordar 1: Santomé ha salido tarde de la oficina con Laura. Mientras que caminan por la calle conversan.

Santomé: A mi no me espera nadie. Pero el pobre Geller estaba desesperado. Y a Ud. a lo mejor la esperaban también.
Laura: No
Santomé: ¿Nadie?
Laura: Hoy no
Santomé: Hoy no. Pero tiene novio?
Laura: Más o menos
Santomé: ¿Y el pobre sabe que es un novio más o menos?
Laura se ríe.

Escena para recordar 2: Santomé le declara su amor a Laura en el restaurante y ella le hace la siguiente pregunta.

Laura: Dígame primero que quiere decir con que enamorado.
Santomé: Ah….. Creo que me voy a sentir más ridículo todavía.
Laura: Ud. no quiere hacer el ridículo pero yo tampoco. Estar enamorado puede querer decir muchas cosas para los hombres.
Santomé: Bueno …. Tome lo mejor de esas cosas. Me hace sentir muy mal decírselo pero …… Ud. podría ser mi hija. Y los dos lo sabemos. Y ahí está el problema. ¿Qué puedo ofrecerle yo? ¿Noviazgo? Dentro de 10 años voy a cumplir 60. Lo que le propongo entonces es un acuerdo, un convenio, si quiere entre lo que yo siento, entre mi amor y su libertad. Cuando Ud. entró a la oficina, yo cumplía 49 años. Y hace 20 que soy viudo. Nunca había sentido que una mujer podía ser una pareja. Con Ud. lo siento todo el tiempo. No sé, tengo como la sensación que es la única persona con la que podría hablar de ciertas cosas, con la que no me cansaría de verla cada mañana al despertar, y la conozco. La conozco. Sé cuántos lunares tiene en la cara, que se arregla el pelo cuando está nerviosa, que la rutina la aburre a muerte, que cruza la pierna izquierda sobre la derecha. Bueno …yo creo que eso es estar enamorado, ¿no?.

Escena para recordar 3: La llamada que recibe por teléfono Santomé y comienza a exclamar: ¡Cállese la boca!. Excelente la actuación de Alterio. Las escenas que vienen luego de esa escena también. No se que película ganó el Oscar el año 1974 pero yo se la daba a esta de lejos. Igual otro Oscar para Alterio.

La Nona
(Dirigido por Héctor Olivera – Argentina 1979)

Chicho: Yo creo que lo que usted necesita es una mujer mayor que lo ayude en el Kiosco. Lo ideal sería una mujer madura

Don Francisco: Quién? La nona?

Chicho: Esta enamorada de usted.

Don Francisco: Ahhh, la vieja.

Chicho: Es el drama de nuestra familia. Se la oye por las noches Francisco, Francisco.

Don Francisco: Que diablos.

Chicho: Es una historia de amor. Cásese con ella.

Carmelo Spadone (Osvaldo Terranova) trabaja en un Puesto de una Feria de Alimentos. Es tan pobre que siempre que finaliza el día recoge las sobras para llevarlas a su casa. Ya en el clima del hogar, su esposa y cuñada preparan los platos. Cuando todos se sientan a la mesa y llega la Nona (Pepe Soriano) pareciera que se iniciara un culto por satisfacer los deseos alimenticios de esta última. Ella pide ajo, vinagre, pan, mayonesa y todos los miembros de la familia le van alcanzando todos sus requerimientos a la veterana.

El sobrino Chicho (Juan Carlos Altavista) es el único de la familia Spadone que no trabaja, dice ser compositor, dice ser artista. Lo único que hace es huevear todo el día. Carmelo esta harto de que Chicho sea un bueno para nada y pretende conseguirle trabajo, además necesitan más dinero porque la Nona come mucho. A Chicho eso de trabajar le da comezón, así que piensa que si el problema es la Nona, ella debe ser a la vez la solución. Entonces plantea proyectos a Carmelo

1. Que La Nona se dedique a Cobranzas. Tiene 100 años y tiene experiencia de la vida. DESCARTADO.Chicho la lleva al Doctor y descubren que la vieja tiene para vivir 100 años más.

2. Vender a La Nona al Instituto de Antropología a “5 palos”. DESCARTADO POR EL INSTITUTO (ellos la quieren pero muerta).

3. Abandonarla en un Restaurante. FRACASO (la vieja se come todo, recuerda su casa, la regresan y los obligan a pagar a los Spadone).

4. Abandonarla en un Asilo de Ancianos. FRACASO (la vieja se come todo, la regresan a su casa).Chicho nota que el dueño de un Kiosco, el Sr. Francisco (Guillermo Battaglia) tiene plata y esta viejito como La Nona

5. Que se case con el Sr. Francisco que tiene 80 años bajo la excusa que La Nona se va morir en un mes y que además es dueña de terrenos en Italia. FRACASO (la vieja vive más de un mes y el Sr. Francisco se enferma).

A Chicho le faltan ideas, comienza a quemar cerebro y se le ocurren ideas extravagantes como hacer que “haga la calle” (ponerla de prosti) a la vieja, obvio que Carmelo no acepta tamaña tontería. Finalmente coinciden en una idea sensacional para deshacerse de la vieja, sin embargo no saben a donde les va conducir finalmente.

Recuerdo haber visto esta gran película argentina en la década de los 90 en la televisión. Por esas cosas de la vida, había un ciclo de películas argentinas todas las semanas. Yo estaba en plena etapa de la Universidad pero igual me daba un tiempo para verlas por las noches. Entre todas esas recuerdo a La Nona con cariño por toda la risa que provocan Pepe Soriano y Juan Carlos Altavista. Que pedazos de actores. Película con un humor para recordar, de lo mejor del cine argentino.

Esperando la Carroza
(Dirigido por Alejandro Doria – Argentina 1985)


A nuestros queridos viejos

Mamá Cora es una anciana que tiene 4 hijos, ya mayores. Vive en la casa de su primer hijo llamado Jorge que tiene una esposa, Susana, algo zafadita de la cabeza y media alteradita y gritona. Susana no soporta a Mamá Cora porque ya tienen como cuatro años de casados y conviven con la vieja, la cual es una joyita en verdad. Otro hijo de Mamá Cora es Sergio, el cual tiene otra esposa alterada llamada Elvira, esta vieja también es alterada pero es un poco más cuerda que Susana. Un tercer hijo es Antonio, el de más plata de los hermanos, el cual esta casado con Nora, una atractiva dama de la high life de Argentina. Por último tiene una hija llamada Emilia que esta viuda y que es la más pobre de todos los hermanos.

La historia es acerca de cómo los 3 hermanos varones se reúnen, por esas cosas de la vida, en la casa de Sergio e inevitablemente hablan sobre Mamá Cora y lo infeliz que se sienten Jorge y Susana de que convivan con ellos. Quizá si pasara una temporada con cada hijo todo sería distinto. Pero los otros hermanos ni sus respectivas esposas ven con buenos ojos esa propuesta. Ese mismo día se dan cuenta que Mamá Cora ha desaparecido, hacen la denuncia ante la policía, hasta que reciben una llamada que les habla sobre una anciana que se ha lanzado de un puente. Recién ahí comienzan a valorar a la vieja, recuerdan todo sobre ella, se echan culpas, salen verdades que antes no se habían dicho. Se van transformando en personas y no en lo que eran. El destino les brinda una sorpresa inesperadamente.

Un drama argentino con tintes de comedia (como la vida misma, una tragicomedia). Con la excelente actuación de Antonio Gasalla en el papel de la vieja Mamá Cora y de la China Zorrilla en el papel de Elvira, una soberbia actuación de esta última.

Escena para recordar: Antonio y Sergio van hacer la denuncia ante la policía de la desaparición de Mamá Cora

Policía: ¿Nombre?
Sergio: Mamá Cora
Antonio: ¡Dolores!
Sergio: ¡Ana María!
Antonio: De los Dolores
Sergio: Buscaroli
Antonio: de Musicardi. ¿Qué dije yo?
Policía: Perdón, ¿Por qué dijo primero Mamá Cora?
Antonio: No, porque de chiquita le dicen así lo padres, los hermanos, todo el mundo le dice así y ahora los hijos
Policía: Ana María de los Dolores Buscaroli de Musicardi. ¿Edad?
Sergio mirando a Antonio: ¿80?
Antonio mirando a Sergio: Y, por ahí.
Policía: ¿Cómo, por ahí? Tengo que poner la edad justa
Sergio: ¿Qué diferencia hay entre 75 u 80 años? Antonio: Debe tener …. 77, 78. Me parece.
Sergio: Si quiere llamo a mi mujer y le pregunto.
Antonio: Jorge debe saber.
Policía: Dejá, pongo edad indeterminada
Antonio: Tirando a vieja.

Hombre mirando al Sudeste
(Dirigido por Eliseo Subiela –Argentina 1986)
Una Obra Maestra!!!!
Usted también es un buen tipo pero no es feliz. Y lo que más me preocupa es que creo que usted lo sabe y no le importa. ¿Por qué lo seres humanos parecen resignarse a tantas cosas que los están destruyendo? ¿Por qué hacen tan poco por modificar esas cosas? ¿Se están suicidando por estúpidos o están pagando culpas?
La naturaleza solo permite un desarrollo muy lento, favorece más fácilmente un cambio de especie que un cambio de conciencia. Yo soy más racional que ustedes. Respondo racionalmente a los estímulos. Si alguien sufre, lo consuelo. Alguien me pide ayuda, se la doy. ¿Por qué entonces usted cree que estoy loco?. Si alguien me mira, lo miro. Alguien me habla, lo escucho. Ustedes se han ido volviendo locos de a poco por no reconocer esos estímulos. Simplemente por haber ido ignorándolos. Alguien se muere, y ustedes lo dejan morir. Alguien pide ayuda, y ustedes miran para otro lado. Alguien tiene hambre y ustedes dilapidan lo que tienen. Alguien se muere de tristeza y ustedes lo encierran para no verlo. Alguien que sistemáticamente adopta esas conductas, que camina entre las víctimas como si no estuvieran, podrá vestirse bien, podrá pagar sus impuestos, ir a misa, pero no me va negar que esta enfermo. Su realidad es espantosa doctor. ¿Por qué no dejan de una buena vez la hipocresía y buscan la locura de este lado? Y se dejan de perseguir a los tristes, a los pobres de espíritu, a los que no compran porque no quieren o porque no pueden.
Rantés (Hugo Soto)es un joven que aparece un día en un hospital psiquiátrico. Una enfermera se da cuenta de su presencia y se lo comunica al Dr. Denis (Lorenzo Quinteros).
Rantés afirma venir de otro mundo a cumplir una misión en el planeta tierra, conocer a los seres humanos y combatir la mayor arma mortal terrestre: la estupidez humana. Para el Dr. Denis es un simulador, un farsante que seguro tiene algún problema con la justicia y se esta refugiando en el hospital porque obviamente ahí no lo van a buscar. Conforme pasa el tiempo y empieza a tratar con Rantés cambia su percepción acerca de este hombre.
Denis esta separado de su esposa, tiene dos pequeños hijos. Es un infeliz porque no es feliz. La aparición de Rantés le da motivos para ser feliz, para creer que puede hacer algo por alguien. Lo ve a Rantés como Cristo porque siempre ayuda a los loquitos, los escucha, comparte su comida, si tienen frío les da su abrigo, brinda palabras de esperanza. Un loco siempre dice sobre Rantés: “Es un hombre muy bueno, viene de muy lejos”.
Al Dr. Denis le interesa conocer el pasado de Rantés, pero este no brinda información. Sólo habla en presente. Por los temas que habla, Denis piensa que ha sido físico, escritor o quizá un simple lector. También lo somete a pruebas de inteligencia, las que arrojan que Rantés es un genio, un tipo que siempre se para todos los días en el patio con los brazos pegado al cuerpo, mirando al infinito y con el cuerpo en dirección sudeste.
Para el Dr. Denis, Rantés mucho se preocupa por los demás en vez de pensar en si mismo. El no quiere ser curado, sólo quiere alguien que le entienda. Rantés se va pareciendo cada día más a Cristo y eso es peligroso porque puede morir crucificado.
Un día una mujer lo visita en el Hospital a Rantés “el marciano”, al Dr. Denis le van con el soplo e inmediatamente el busca a la mujer. Los sucesos que acontecen luego derivarán hasta la crucifixión de Rantés por los seres humanos. Antes de morir las palabras de Rantés son conmovedoras: Doctor Por Qué me haz abandonado?.
Maravilloso film recomendado por los bloggers que siguen este espacio. Muchas gracias a ellos. Las escenas con la Orquesta Sinfónica y en paralelo la fiesta de alegría de los locos (con la novena sinfonía de Bethoven de fondo) son inolvidables, conmueven totalmente, quedaran grabadas en mi retina y en mis oídos por siempre esos 9 minutos de un cine total. Los actores principales, los extras, todos actúan excelente en esas escenas. El cine argentino en su pico más alto. La escena a la que hago referencia la puedes encontrar en Youtube, la dirección es http://www.youtube.com/watch?v=_G-5MrOa3Jcv=_G-5MrOa3Jc
El lado oscuro del corazón
(Dirigido por Eliseo Subiela – Argentina 1992)

Me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo, un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento a insecticida. Soy perfectamente capaz de soportar una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias. Pero eso si, y en esto soy IRREDUCTIBLE, no les perdono bajo ningún pretexto que no sepan volar. Si no saben volar, pierden el tiempo conmigo.

Oliverio Fernández (Dario Grandinetti) es un poeta que junto con dos amigos más, Eric (Andre Melancon) y Gustavo (Jean Pierre Reguerraz) forman Los Tres Tristes Pelotudos. No son un grupo musical, ni nada por el estilo, sencillamente son tres bohemios. Oliverio es el poeta del grupo, Eric el extranjero que gusta de las latinas y Gustavo el escultor que para encerrado en la cárcel de tanto esculpir penes gigantes, vaginas y etcéteras parecidas.

Oliverio es el personaje principal de la película. Un día acude al Cabaret SEFINI, donde se presenta el grupo musical “Dalila y los Cometa Brass”. Ahí en medio de una melodía española, llamada Las 3 Carabelas, conoce a Ana (Sandra Ballesteros). Ella es una mujer de tez clara, nariz recta, senos como mangos, dedos largos, cabello negro largo, boca roja bien roja, cuello largo, cintura de avispa, piernas torneadas. Ambos se miran, Oliverio se acerca a ella. Ella le pone las distintas tarifas que cobra por polvos, ella es puta. Al rato están bailando y oliéndose mutuamente, sintiendo sus cuerpos pegados.

Mi táctica es mirarte, aprender como sos, quererte como sos. Mi táctica es hablarte, escucharte, construir con palabras un puente indestructible. Mi táctica es quedarme en tu recuerdo, no se cómo ni se con qué pretexto, pero quedarme con vos. Mi táctica es ser franco y saber que sos franca y que no nos vendamos simulacros para que entre los dos no haya telón ni abismos.
Mi estrategia es en cambio más profunda y más simple, mi estrategia es que un día cualquiera no se como ni se con que pretexto por fin me necesites.


Oliverio tiene una amiga particular, es La Muerte (Nacha Guevara). Ella es una mujer vestida de negro muy guapa que busca lo mejor para Oliverio. Quiere que deje de ser un niño que juega con locomotoras, un hombre que busca una mujer que vuela (ese es su ideal de la mujer perfecta). Siempre que lo visita, va con su periódico y le lee los clasificados más interesantes, como pintados para Oliverio (Gerente de un banco, gerente de marketing, creativo de publicidad). A él no le interesa ninguno, a él le gusta ser poeta y vivir de eso.

Oliverio vive de sus poemas, los cuales cuelga en su tendal junto con sus calzoncillos. Si quiere comer con los otros pelotudos que están de hambre. Llevan un poema donde el vendedor de chorizos y se lo dan a cambio de sus sándwiches. Otras veces recita poemas en la pista, a la gente que esta en sus autos y así obtiene más dinero. Cuando se va de mujeres, escoge las más raras, una que tiene bigotes, otra que es ciega. Gusta de enviarlas al infierno porque ninguna tiene la capacidad de volar. Ocurre algo increíble, vuelve a encontrarse con Ana, esta vez hacen el amor. Y en medio de aquello, los cuerpos de ambos empiezan a flotar. En definitiva ella es la mujer que tanto ha buscado Oliverio.

El poeta se ha enamorado de la puta, y eso es un problema por muchos motivos. Como dice ella: Nunca intentes conocer el pasado de una mujer, te puede espantar. Es mejor que Oliverio se olvide ya de Ana, la misma muerte que siempre es su compañera de conversaciones existenciales, le hace una terrible advertencia. Sin embargo, Oliverio esta enganchado con esa mujer.

Surrealista, poética, erótica, que más se puede decir de “El lado oscuro del corazón”. Habría que agregar que Grandinetti esta en una muy buena actuación.

Escena para recordar: El poeta Mario Benedetti interpreta a un marino que recita en alemán a otras prostitutas del Cabaret SEFINI. Les dice algo así
Porque te tengo y no
Porque te pienso
Porque la noche está de ojos abiertos
Porque la noche pasa y digo amor
Porque has venido a recoger tu imagen
Y eres mejor que todas tus imágenes
Porque eres linda desde el pie hasta el alma
Porque eres buena desde el alma a mí
Porque te escondes dulce en el orgullo
Pequeña y dulce
Corazón coraza
Porque eres mía
Porque no eres mía
Tengo que amarte, amor,
Tengo que amarte
Aunque esta herida duela como dos
Aunque te busque y no te encuentre
Y aunque
La noche pase y yo te tenga
Y no.

Música: Las piezas musicales que acompañan la película están excelentes. Ojo con Maria Martha Serra Lima que con el Trío Los Panchos canta “Algo Contigo” en una escena totalmente surrealista en que Oliverio se desnuda en el Cabaret SAFINO y luego se arranca el corazón para entregárselo a Ana con un billete de 100 dólares.

Poemas que recita Oliverio en la calle a los conductores de auto:

Nada ansió de nada, mientras dura el instante de eternidad que es todo cuando no quiero nada.

Demasiado corpóreo, limitado, compacto. Tendré que abrir los poros y disgregarme un poco, no digo demasiado.

Musicalmente el clarinete es un instrumento más rico que el diccionario.

La esperanza dispone de tantos terrenos baldíos.

Gracias.

Comentarios

Entradas populares