lunes, 31 de octubre de 2011

DODES’KA-DEN

(Dirigido por Akira Kurosawa – Japón 1970)

Una obra intensa y desgarradora

Dodes'ka-den

Una señora eleva sus oraciones a Buda para que su hijo se sane, es un milagro realmente lo que pide, pero la vida también está hecha de milagros dijo el poeta. Ese muchacho también eleva sus oraciones a Buda para que su mamá goce de buena salud, él la nota enferma. Bueno quien realmente está enfermo es él pero no se da cuenta de su enfermedad, sólo los demás lo saben. El muchacho se despide de su mamá porque tiene que trabajar turnos de 8 recorridos por la mañana y por la tarde en el tranvía “que él maneja”. Su madre sigue elevando oraciones mientras contempla el cuarto lleno de dibujos de tranvías (hechos por él) de todos los colores.

El muchacho “trabaja en un tranvía viejo”, pero que le va hacer, es lo que le ha tocado en esta vida. Igual es feliz haciendo su recorrido por aquel pueblo en el que vive. Hay un detalle que deben saber: Este tranvía solo existe en la imaginación del muchacho. Una vez que él lo hace arrancar a su “portentosa máquina móvil” repite una y otra vez “Dodeska-den, Dodeska-den, Dodeska-den …. shu shu shu …. Dodeska-den, Dodeska-den, …..”. Los niños del pueblo cuando lo ven le gritan “El loco del tranvía”. Él no les hace caso y sigue sus recorridos.

En el pueblo de aquel muchacho viven una serie de personajes que comparten su vida con él.

El hombre que ayuda a su prójimo


Existe un anciano que es tan buen hombre que al “loco del tranvía” no lo juzga, más bien es tolerante y le conversa sobre sus recorridos por la ciudad. También ayuda a los suicidas y a los depresivos a que encuentren la felicidad de la vida en sus sueños. Inclusive un día, un ratero quiere robarle su casa, él lo sorprende, le da su dinero sin chistar e inclusive lo motiva para que la próxima vez toque la puerta y él lo ayude económicamente.

El pordiosero y el niño que soñaban con tener una casa


Un pordiosero y su hijo viven en un carro antiguo, malogrado y sin llantas. Todos los días el pequeño busca sobras de comida en los restaurantes, luego vuelve a su hogar y comparte con su padre. El pordiosero sueña con tener una casa, la visualiza y le hace partícipe al niño de sus sueños. La vida es feliz para ambos, si no fuera porque un día comen un pescado malogrado que les provoca diarrea, el pordiosero logra sanarse pero el niño cada día se pone peor. Hay algo que todavía les queda a ambos: los sueños de esa casa de estilo europeo, rejas verdes y una piscina grande.

Los borrachos que intercambiaban a sus mujeres


Dos amigos trabajan con empeño durante el día y al llegar la noche se emborrachan con sake, luego cuando van donde sus mujeres, ellas los reprenden. Todos los días es lo mismo. La situación se modifica cuando se intercambian las mujeres “sin querer queriendo”, ahora son más felices a pesar de “estar uno con la mujer del otro” por las noches. Lo increíble es que ellas no se quejan. Uno de ellos llega a pensar que realmente “las mujeres son misteriosas”.

El hombre que era feliz con la mujer amargada


Un hombre con su bastón va feliz siempre a trabajar, su mujer siempre tiene una actitud descortés con todos. Nadie la soporta, pero existe alguien que la ama “a muerte”, ese es su esposo. Que a nadie se le ocurra hablar mal de ella, ni siquiera su mejor amigo.

La mujer que tenía hijos de todos


Coqueta como ella misma, se va por el sexto hijo y “quien sabe si alguno” es de su marido, según dicen las lenguas viperinas. Sin embargo él los ama a todos y afirma que si son sus hijos. Lo que digan en el pueblo le importa un rábano. Los niños le hacen preguntas y él les enseña lo que significa ser padre. (Nota: Esa escena es magistral).

La joven que trabajaba día y noche


Guapa, triste, melancólica, ella sólo trabaja y trabaja para mantener a su padre adoptivo que es un borracho. Arma flores día y noche. Su madre y su tía están en la ciudad por eso nadie le ayuda. Aprovechando el cansancio, un día el padre se aprovecha de ella. Lo que viene a continuación en los días y semanas posteriores merece verse.

El hombre serio


Un hombre camina por el pueblo, siempre se le ve solo. Nadie sabe el porque de tanta melancolía hasta el día que una mujer llega a su casa.

Las mujeres que contaban chismes


Por último, en el centro del pueblo, unas mujeres observan al “loco del tranvía” y chismean sobre él, también sobre el “orgulloso” pordiosero, sobre esos “libertinos” borrachos y sus mujeres, sobre que “ganas” le tienen al hombre serio por lo misterioso que es, sobre la “insoportable” mujer del hombre bueno del bastón, sobre la mujer “esa” que inclusive embarazada sigue coqueteando, y de la pobre chica que no duerme. En fin hablan de todo el mundo menos del anciano que ayuda al pueblo a ser mejores seres humanos, a él si lo respetan.


DODES’KA-DEN es una obra acerca de la vida en un pueblo pobrísimo donde todos tienen una historia, es un relato de la vida dura que sufren muchos seres humanos y que tantas veces no queremos ver por nuestro egoísmo. Kurosawa nos muestra la vida de ese lugar y nos la refriega en la cara para que reaccionemos y seamos más sensibles con nuestro prójimo, así como el sabio anciano de la película.

domingo, 30 de octubre de 2011

Los Sueños de Akira Kurosawa (Yume)

(Dirigido por Akira Kurosawa – Japón/USA 1990)

LLUEVE Y BRILLA EL SOL


Un niño sale de su casa, el sol brilla intensamente pero de pronto empieza a llover. Su mamá se acerca y le dice que entre a casa, no es recomendable transitar por el bosque ya que los zorros hacen sus ceremonias nupciales y no les gusta que los miren. Al niño le gana la curiosidad y se interna en el bosque. Pronto pagará por desobedecer a su madre.

Reflexión 1:
Obedece a tus padres, ellos tienen mayor sabiduría que tú, por algo ya han vivido más y tienen mayores experiencias.

EL HUERTO DE LOS DURAZNOS


A un chiquillo le gusta observar los muñecos imperiales de épocas japonesas pasadas, cuando va donde su hermana (y amigas) percibe que hay sólo 5. Según él dicho grupo siempre ha estado conformado por seis personas. Su hermana le dice que está con fiebre o quizá mal de cabeza. El chiquillo se va molesto pero de pronto ve una niña de rosado, él la empieza a seguir. La niña se interna en el bosque, el chiquillo también. Parece que ella se dirigiera a otro mundo en medio de la neblina de ese bosque. De pronto todo se hace verde, han llegado a un huerto de duraznos y se aparecen los muñecos imperiales en tamaño y formas reales y se ponen a conversar con el chiquillo acerca de los durazneros que fueron cortados un tiempo antes por la familia del chiquillo. Él se siente mal, llora, sólo quiero ser feliz y que esos muñecos también lo sean.

Reflexión 2:
Comparte tu felicidad, digan lo que digan los demás (en especial los amargados).

LA TORMENTA DE NIEVE


A unos escaladores de montañas les va mal en una subida por culpa de una tormenta de nieve, es más se le aparece visiones al líder del grupo. Un ser del más allá. Si se hubieran levantado temprano, todo hubiera sido distinto.

Reflexión 3:
Al que madruga, Dios lo ayuda.

EL TÚNEL


Un tipo camina y se acerca a un túnel oscuro, de pronto del interior sale un perro que ladra con desesperación en torno a él. Dicen que los perros anuncian la muerte y que ven las almas, así manifiestan los entendidos. El tipo mira al perro, no se asusta, sigue adelante, entra al túnel. Lo cruza tranquilamente. Cuando llega al final del túnel escucha un ruido detrás suyo, como que alguien lo siguiera, son unos pasos. Es un soldado muerto que estuvo a sus órdenes cuando él fue comandante en la guerra. El tipo le hace entender que ya murió y que descanse en paz. El soldado muerto desaparece. El tipo nuevamente reanuda su camino y esta vez escucha muchos pasos tras suyo, voltea y es todo un pelotón, el mismo que él tuvo a su cargo y en el que todos murieron. Una vez más vuelve a hacerlos reflexionar que ya murieron y  retornen al lugar de donde vinieron. Esta vez ya es la definitiva para partir de ahí, al parecer ya no hay ruidos o ¿aparece uno nuevo?

Reflexión 4:
Vive una vida sin dañar a nadie y dormirás siempre en paz.

CUERVOS




A un joven le gusta las pinturas de Vincent Van Gogh, acude a un museo donde se exhibe toda esa belleza de cuadros del genial pintor holandés. Es en esas circunstancias que se le ocurre introducirse a uno de los cuadros para buscarlo al maestro. La gente le ayuda a encontrarlo pero le previenen que ha estado en un manicomio. Lo llega a encontrar y este le habla que el sol lo inspira siempre a concentrarse y pintar preciosas obras. El joven quiere profundizar más esa nueva amistad que quiere hacer con el famoso pintor pero “los cuadros” no se lo permiten.

Reflexión 5:
Si miras con cuidado, toda la naturaleza tiene su belleza.

EL FUJIYAMA EN ROJO


El Fujiyama se encuentra en erupción, las plantas nucleares han explotado, ha llegado el fin del mundo. Las radiaciones van a traer cáncer a los que sobrevivan, si los seres humanos hubieran “pensado” antes de haber “actuado” todo sería distinto.

Reflexión 6:
La estupidez humana es increíble.

EL DEMONIO LASTIMERO


Las bombas nucleares y los misiles han hecho de la tierra un desierto lleno de basura tóxica. Es a este lugar que llega un tipo que parece venido de otro mundo porque se ve normal, en este lugar lo que abundan son demonios de un cuerno y los más aventajados de dos y tres cuernos. Alguna vez todos fueron humanos pero las radiaciones los convirtieron en mutantes. El castigo para los seres humanos que arruinaron la tierra fue la inmortalidad, al nunca morir van a sufrir eternamente con los dolores por sus pecados.

Reflexión 7:
Amate a ti, ama a tu prójimo, ama a la vida, ama a tu mundo. El egoísmo no conduce a nada.

LA ALDEA DE LOS MOLINOS DE AGUA


Un turista llega a un lugar donde se respira una paz por todo lado, hay unos molinos de agua, los pájaros cantan, el río corre, los niños saludan y respetan a sus mayores, la gente se preocupa por las plantas, los ancianos son venerados, todo es natural, nadie pretende arruinar el medio ambiente. Todos tratan de vivir  como vivían los hombres antes de “volverse egoístas y vanidosos y todo eso que trajo la modernidad”. En ese lugar saben que “mucha gente olvidó que ser humano es ser parte de la naturaleza” pero ellos no lo han olvidado, lo tienen siempre presente. Si respiras aire puro y bebes agua limpia, te alimentas de comida sana, vas a vivir muchos años. En ese lugar nadie se queja de amores no correspondidos, eso más bien es motivo de risas, para que sufrir por alguien si existen otras posibilidades para amar. Al turista le enseñan lo emocionante que significa vivir, que es bueno trabajar mucho y ser agradecidos. De esta manera al morir, nadie llora si no más bien es motivo de felicidad por esa persona que se va fusionar al mundo y a la naturaleza.

Reflexión 8:
Respeta los valores morales así como tu medio ambiente, ten en cuenta que es aquí donde vives y vivirán tus hijos.

sábado, 29 de octubre de 2011

Kagemusha

(Dirigido por Akira Kurosawa – Japón 1980)

Incluso los 50 años que vive un hombre,
son cortos en comparación con la vida del mundo.
La vida no es más que un sueño, una visión, una ilusión.
La vida, una vez que se nos concede, no puede durar para siempre.
Nada se ha dado para la eternidad.

Es el siglo XVI y en Japón se desarrolla una guerra interna por el poder absoluto del territorio. Es en esas circunstancias que Shingen Takeda (Tatsuya Nakadai), Nobunaga Oda (Daisuke Ryu) e Ieyasu Tokugawa (Masayuki Yui) se disputan entre ellos cual es el mejor de entre los tres, en otras palabras, cual puede gobernar el Japón. Shingen va ganando en distintas batallas a Nobunaga e Ieyasu, su gran sueño es ocupar la ciudad de Kyoto para luego unificar la nación, acabar con los ríos de sangre y terminar con las injusticias. Sin embargo, un francotirador (contratado por sus rivales) le dispara y él queda mortalmente herido.

Nobukado (Tsutomu Yamazaki), hermano de Shingen, previendo que podía ocurrir alguna desgracia ha estado entrenando a un “doble” (los japoneses le llaman Kagemusha) para que suplante al Jefe en caso de que pase algo. Este doble es un raterillo confeso pero a la vez un asesino en serie, según se le acusa pero él niega esos cargos, sólo dice que roba monedas nada más. El Jefe Shingen antes de morir indica a sus principales consejeros que quiere regir por 3 años más los destinos del Clan Takeda por eso es importante que se mantenga en secreto su inminente muerte. Producido el fallecimiento, el “doble” hace su aparición como el Jefe Shingen (el parecido en físico y voz es increíble), sólo hay un detalle: se puede engañar a todos (inclusive a los enemigos y hasta a los niños) pero menos a las mujeres. Una trágica historia se empieza a escribir.

Kagemusha es una película donde Kurosawa en un momento nos muestra como debe comportarse un Jefe, a través de las enseñanzas que se le imparte al “doble”. Sin embargo en la última hora de la historia, le da un nuevo giro a la película (esa es la especialidad de Kurosawa, no necesariamente mostrarnos finales inesperados, sino más bien exhibir un final realista en base a las pasiones humanas que de un momento a otro pueden cambiar todo).


Las lecciones que se le dan al Jefe son:

  1. Debes comportarte como te indique la razón.
  2. Ser sincero con los miembros de tu equipo.
  3. No ser orgulloso, hay que ser discretos.
  4. Olvidar sentimientos personales, pensar en función del equipo.
  5. No actuar presumidamente, actuar con naturalidad.
  6. Un hombre astuto no debe mostrar demasiado su ingenio.
  7. Ser veloz como el viento, silencioso como el bosque, feroz como el fuego e inamovible como una montaña.

viernes, 28 de octubre de 2011

Duelo Silencioso (Shizukanaru kettô)

(Dirigido por Akira Kurosawa – Japón 1949)

"Mifune poseía una clase de talento que no había encontrado anteriormente en el mundo del cine japonés. Consistía, sobre todo, de la velocidad con la que se expresaba así mismo; era sorprendente. El actor japonés promedio hubiera necesitado diez pies de película para lograr mostrar una impresión, un sentimiento; Mifune solo necesitaba tres. La rapidez de sus movimientos era tal que en una sola acción expresaba lo que le tomaba a los actores ordinarios tres movimientos para expresar. El proyectaba todo hacia delante de una forma directa y con gran determinación, poseía el más agudo sentido del timing que haya visto jamás en un actor japonés. Y, además de su rapidez, poseía una sorprendentemente fina sensibilidad".
Kurosawa hablando sobre Toshiro Mifune
Es el año 1944, el mundo se encuentra en plena segunda guerra mundial y Kyoji Fujisaki (Toshiro Mifune) es el único doctor en un pueblo japonés. Los soldados heridos llegan y llegan, parece que no fuera a acabar nunca la entrada de tanto dolor. En esas circunstancias llega el oficial Nakata (Kenjiro Uemura) con un corte sangrante en el abdomen, Kyoji empieza a realizar la operación. No solamente fastidia la lluvia, también el calor hace lo mismo, el sudor inunda su rostro. Tras varios minutos de intervención, Kyoji quiere más comodidad y le dice al enfermero que le quite los guantes. Con las manos al descubierto sigue operando más rápidamente, sin embargo en un descuido se corta con uno de los tantos bisturís afilados que tiene en la mesa de instrumentos quirúrgicos. El enfermero le echa yodo y Kyoji sigue operando en contacto directo con la hemorragia del paciente.

Pasan unos días y Kyoji se entera que Nakata tenía la enfermedad de la Sífilis. Kyoji se mira el dedo, piensa, llama al enfermero para que le hagan unos análisis de sangre. Todo indica que él puede estar infectado. Pasan dos semanas y los exámenes confirman que está infectado. Kyoji era un buen tipo, había guardado su virginidad para la mujer que amaba, y ahora ¿qué iba hacer?. La tristeza lo invade, el cigarrillo lo consuela mientras mira una foto de antes de la guerra con su novia corriendo en la arena de una playa.

Han pasado dos años, es 1946, la guerra ha terminado. La Clínica de los Fujisaki, atendida por papá Kyonosuke (Takashi Shimura) e hijo Kyoji, es un oasis en el mundo ya que ellos son gente de plata atendiendo a los más desafortunados con abnegación. Inclusive el más entusiasmado con sus semejantes es Kyoji. En aquella clínica se encuentra haciendo sus prácticas pre-profesionales una señorita de nombre Minegishi (Noriko Sengoku). Ella se caracteriza por ser chismosa, negativa, depresiva y tiene frases que espantan a la gente: “Los pobres lo tendrían todo más fácil si se murieran de una vez”, “Los hombres son unos egoístas”, “Todos los hombres son unos canallas”. Minegishi es la primera en correr la voz a todo el mundo que el Dr. Kyoji no quiere casarse con la señorita Misao (Miki Sanjo) que lo ama tanto.

Misao le había esperado 6 años por un matrimonio que ya no se va realizar. Kyoji no le da explicaciones, ella quiere saber porque ya no la ama, porque no es sincero y se lo dice. Ni su padre de Kyoji sabe lo que le pasa a su hijo, él no era así, él amaba a Misao. Sin embargo un día se entera, por boca de Minegishi que su hijo se está inyectando salvarsán (remedio para la sífilis). De inmediato va donde Kyoji y le requinta, lo repudia pensando que se había vuelto un pendejillo en la guerra. Kyoji mantiene la calma y le cuenta a su padre la verdad. El Dr. Kyonosuke le pide perdón por haber desconfiado: “Un padre también debe disculparse con su hijo”. Le aconseja que le cuenta la verdad a Misao, que ese tipo de secretos pueden volverlo loco a uno. Kyoji le dice que no le va contar porque se piensa que puede haber una cura pero esta puede tardar toda una vida, y sabe que Misao lo ama tanto que es capaz de esperar todo ese tiempo por él. Kyoji sólo quiere que Misao sea feliz, mejor que se aleje, él es un hombre y como todo hombre tiene deseos por una mujer, sólo besarla le contagiaría la enfermedad por la saliva. Kyoji no llora, grita su impotencia. Sin embargo hay alguien que lo comprende, que conoce su enfermedad y que está dispuesta a todo por ese hombre “santo” que dedica su tiempo a los desamparados. ¿Quién es esa mujer? ¿Qué ocurrirá ahora?

Una obra maestra de las tantas que nos ha entregado Akira Kurosawa. Su cine apela a ser sincero y directo, nada de hacerlo complejo o apelar a lo difícil. Con imágenes en primeros planos, con actores sensacionales (nuevamente la dupla Mifune-Shimura) y un guión parejo arma una historia que le puede ocurrir a cualquier ser humano. Nadie en el mundo está libre de por un descuido adquirir una enfermedad terrible. Por eso “protegerse” ayuda mucho y más ahora que tanta juventud quiere “tener mayor comodidad” y según ellos la “protección está de más”. Una película que debe verse.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Sospecha (Suspicion)

(Dirigida por Alfred Hitchcock – USA 1941)

…… a él las mujeres se le chorreaban

John Aysgarth (Gary Grant) es el tipo de hombre que le gusta a muchas mujeres, es un “hombre irresistible”. Es de aquellos a los que las mujeres “no le niegan nada”. Es de esos hombres que han tenido tantas mujeres en la vida, que una noche que no podía dormir en vez de contar ovejas, se puso a contar a sus ex saltando vallas, cuando iba aproximadamente por la número 73 recién concilió el sueño. John, o mejor dicho Johny (para llamarlo con cariño), ni bien hace su aparición en el lugar que sea y las mujeres se desparraman en torno a él para que les de siguiera un “poquito” de su tiempo. Todo parece irle bien, no trabaja, porque las mujeres se encargan de “aquello” llamado dinero para él.

Realmente Johny disfruta de la vida con tantas “tontitas” que se le regalan. En un viaje en tren conoce a una “chica buena”, en otras palabras una que no es del tipo de Johny, pero que tiene dinero. Ese aire melódico que tiene en su rostro Lina McLaidlaw (Joan Fontaine) hace que Johny busque conquistarla. Emplea la estrategia del “hombre importante para chica no recorrida”, la cual consiste en invitarla a salir, el mismo día cancelar la cita, luego desaparecer por un tiempo a sabiendas que la chica se muere por verlo, finalmente hacer la aparición de nuevo en la vida de ella, invitarla a salir, ponerle un apodo encantador (“mocosilla” suena bien), besarla y luego declarar que está enamorado de ella pero que tenía miedo de decirle y por eso desapareció. A Johny le resulta su estratagema, la ingenua Lina se ha comido el cuento. Es más le propone matrimonio y ella que “está en las nubes” acepta de inmediato.

Luego de la luna de miel, Lina descubre de porrazo todos los defectos de Johny: apostador, tramposo en los juegos, flojo, que tiene un amigo con el que juegan como si fueran dos niños en Primaria, mentiroso y para remate que le ha entrado la obsesión de leer libros sobre como asesinar personas para sacar ventaja de estas situaciones. Pronto Lina siente un infierno en su cabeza que aumenta día a día. El final de la película nos deja absorbidos, embebidos, extasiados, impresionados….. Alfred Hitchcock es un maestro de maestros en el arte del suspenso y en el de hablarnos que los seres humanos somos seres muy complejos y es conveniente vernos en un espejo (sus películas) para analizarnos.

domingo, 23 de octubre de 2011

El Sr. Ibrahim y las flores del Corán (Monsieur Ibrahim et les fleurs du Coran)

(Dirigida por Francois Dupeyron – Francia 2003)

¿Cómo se las apaña usted para ser feliz?
-         Sonreír es lo que nos hace felices

Moses (Pierre Boulanger) se encuentra por llegar a la fabulosa edad de 16 años. De pequeñito, su padre le regaló por su cumpleaños una alcancía con forma de un cerdito y le dijo claramente que “el dinero es para ahorrarse, no para gastarse”. Tras muchos años de mucha fuerza de voluntad y dejar de lado muchos “afanes inmediatos”, Moses ha decidido regalarse algo digno de su próxima edad. Rompe la alcancía, va a la única tienda de la calle, ahí el Sr. Ibrahim (Omar Sharif) le atiende y le cambia el sencillo por billetes en duro. Se arregla la camisa blanca, chequea a las prostitutas y se acerca a una morena bien bronceada. Esta no lo acepta. De pronto todas las “chicas” lo mandan a largar, su cara de mocoso como que no les llama la atención y además no creen que tenga el dinero suficiente para la “transacción”. Moses sigue intentando hasta que le liga la guapa y robusta Sylvie (Anne Suarez). Es su primera vez y se queda sin palabras “ante la salida de aquel torrente de pasión”, de un momento a otro se ha convertido en un nuevo hombre. Lo único que atina a realizar al volver a casa es echarse en cama y escuchar su música favorita: Rock and roll.

Por la noche y a ritmo de esa alegre música que es el rock and roll prepara la cena para él y su padre. Si bien la relación de ambos no es digamos perfecta, se tienen uno al otro para sobrellevar la dura vida que les ha tocado. A su padre lo abandonó su esposa y el trabajo que tiene apenas le da para sobrevivir con su hijo. El hombre es tan despistado que ni siquiera se da cuenta que ese día es el cumpleaños número 16 de su hijo, como dice él: “no ha nacido para ser padre”.

Desde su ventana, Moses, observa el ritmo de la vida de la calle. La gente caminando, la morena bronceada y Sylvie conversando con los parroquianos, la niña vecina bailando en el patio, los carros circulando y la tienda del Sr. Ibrahim. Este Señor tiene algo en su mirada, esos ojos de hombre bueno que se ven muy poco hoy en día. Moses piensa en el día que fue a comprar papel higiénico y el Sr. Ibrahim pareció leerle la mente. Comienza a ir más seguido a esa tienda y sigue sorprendiéndose al darse cuenta que este señor sabe todo acerca de él. Le hace preguntas sobre todo tipo de temas e Ibrahim siempre tiene una respuesta y un consejo. Como ve que el chico se encuentra desorientado y hasta medio raterito (se ha llevado alguna mercadería solapada en sus bolsillos alguna vez), el Sr. Ibrahim decide que es su deber guiar por el buen camino a aquel muchacho, si el padre no lo hace, alguien lo tiene que hacer. Además este chico Moses tiene potencial, es lo que piensa Ibrahim.

“El Sr. Ibrahim y las flores del Corán” es un filme que nos devuelve la fe en el mundo con una cara optimista, van a existir siempre problemas pero eso no significa que nos vamos a derrotar, si no más bien una oportunidad para seguir adelante y mostrar una mejor actitud inclusive. A continuación les dejo las 9 lecciones del Sr. Ibrahim

1. Sobre la felicidad:

“La Lentitud es la clave para ser feliz”

2. Sobre la alegría:

“Sonríe siempre”
“Habla con la sonrisa”

3. Sobre las mujeres:

“Es bueno empezar con expertas pero más tarde, cuando el amor te lo complique todo …  apreciarás más a las novatas”.
“Los autos son como las mujeres, hay que ir lentamente”.
“A una mujer nunca mirarla como diciéndole: “Miren que apuesto soy”. A ellas tienes que mirarlas como diciéndoles: “Nunca antes había visto tanta belleza”.

4. Sobre la belleza:

“Donde quiera que mires, puedes encontrar belleza”

5. Sobre el aprendizaje:

“Si quieres aprender, puedes hacerlo con un libro pero ojo hablar con alguien ayuda mucho”.

6. Sobre el amor:

“Tu amor por otra persona es tuyo. Te pertenece a ti. Si la otra persona lo rechaza, sólo está perdiendo ese amor tuyo”.
“Lo que tú das, es tuyo para siempre”.
“Lo que tú guardas, se pierde para siempre”.

7. Sobre el trabajo:

“Trabaja duro toda la vida pero siempre con calma”.
“Nada de pretender romper récords”.

8. “Escucha”

9. “No tengas miedo”

viernes, 21 de octubre de 2011

Capitán Abu Raed

(Dirigida por Amin Matalqa – Jordania 2007)
Érase una vez, hace mucho tiempo, un hombre al que llamaban Capitán Abu Raed
En el área de limpieza de un Aeropuerto de Ammán trabaja un hombre mayor con barba blanca, se llama Abu Raed (Nadim Sawalha). Es un tipo que los años le han permitido aprender varios idiomas, de tanto conocer extranjeros y también por su apasionante afición por la lectura de libros. Por las tardes-noches en que regresa a casa a descansar, lo primero que hace es saludar al cuadro de su difunta esposa, conversar con ella, tomar un té, contemplar la ciudad desde la azotea de su vivienda, leer algún libro y finalmente acostarse y dormir en paz.
Un día le preguntaron a Abu Raed porque trabajaba limpiando, siendo poseedor de tanta sabiduría y conocimientos. Él respondió con una frase: “Dicen que aquel que elige una vida humilde, encamina bien su corazón” y agregó “A veces pasan cosas en la vida que nos guían por otro camino”.
Como dice su frase, los cambios ocurren en cualquier momento. Una mañana que Abu revisa un tacho de basura encuentra una gorra de capitán de avión tirada dentro, está como nueva, la recoge y se la lleva puesta. Cuando llega a su barrio, un niño llamado Tareq (Udey Al-Qiddisi) se le acerca y comienza a hacerle un montón de preguntas. El niño alucina que Abu es un capitán y quiere saber todo acerca de los viajes en avión. Abu se ríe y le dice que él no es capitán, Tareq insiste porque quiere escuchar todas sus aventuras por el mundo, Abu vuelve a responder que no se confunda, él no es un capitán.
Por la mañana tocan el timbre de su casa y hay 4 niños junto con Tareq. Todos haciendo preguntas acerca de sus viajes. Abu niega ser capitán. Los niños se van tristes. De pronto, Abu sentado con un libro en su sala se pone a pensar y pensar, al rato con un saco oscuro azul y la gorra busca a los niños que juegan cerca un partido de fulbito. Todos se miran a la espera de que ocurra algo, de pronto Abu comienza a contar historias. Abu se convierte en un “narrador de cuentos” sobre viajes a los países más diversos del mundo. A los niños les fascina escuchar las historias a modo de cuentos que narra Abu. Sin embargo en medio de tanta alegría, hay un niño llamado Murad (Hussein Al-Sous) que observa desde lejos todo este festín por Abu y no le gusta tanta alegría cercana. Murad es un niño amargado, su padre borracho le pega a él, a su madre y a su hermano. En el fondo a Murad le gustaría ser un capitán de avión, por eso odia “gratuitamente” a Abu.
En busca de perjudicar a Abu, Murad les cuenta a los niños que en vez de capitán, es tan solo uno de “los de limpieza”. Ellos no le creen. Como el prestigio de Murad está en juego, roba un dinero a su padre para llevar a Tareq y dos niños más al Aeropuerto y que ellos con sus ojos comprueben que Abu es un “mentiroso que limpia de rodillas y como un perro en el Aeropuerto” (palabras textuales que utilizan luego de verlo).
Murad se pone contento con su “hazaña” de haber jodido a Abu. La vida pronto le muestra que “todo lo que uno hace, se paga en esta vida”  y que “el cielo y el infierno se encuentran aquí, no arriba ni abajo”. A su vez, en medio de este infierno, Murad descubre que existen personas que creen que el mundo se puede cambiar para bien y que saben lo que es el perdón y que se juegan el pellejo por sus ideales, en otras palabras conoce al inigualable hombre que es Abu Raed. El inesperado final de la película nos llena de lágrimas.
Abu Raed es una cinta acerca de “saber perdonar” y “saber compartir”, en un mundo donde actualmente el egoísmo parece apoderarse de los seres humanos, la película de Amin Matalqa apuesta por exponer los valores de la piedad, la generosidad y sobre todo el amor por el prójimo en toda circunstancia y bajo todo miramiento.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Loco y Estúpido Amor (Crazy, Stupid, Love)

(Dirigida por Glen Ficarra & John Requa – USA 2011)

Cuando encuentres a la indicada jamás te rindas

Los esposos Wieber, Cal (Steve Carell) y Emily (Julianne Moore), han salido a cenar a un restaurante. La velada transcurre tranquilamente, cuando de pronto Emily le dice a Cal que quiere el divorcio. Lo agarra frío al pobre hombre, de inmediato su rostro se va al suelo. Él cree haber hecho lo correcto durante toda su vida, se casó, tuvo hijos, compró una casa para compartir con su mujer pero ella se acostó con un compañero de trabajo, David (Kevin Bacon), y ahora quiere tomar otro camino.

Su único hijo varón, Robie (Jonah Bobo), es el que más sufre con la separación de los padres, es más piensa que el amor es un asco. En su trabajo Cal se pone a llorar en el baño y la gente piensa que tiene cáncer, cuando comunica lo de su divorcio, la gente se alegra. En medio de su depresión, a Cal se le da por ir a tomar licor a bares, discotecas. En estos antros “trabaja” Jacob (Ryan Gosling), un maestro de la seducción que busca de vez en cuando algún aprendiz para enseñarle sus técnicas. El inocente Cal, con sus ojos de hombre inocentón, se encuentra tomando un licor con cañita, realmente es el tipo indicado según la mente de Jacob para transformarlo, mejor dicho ayudarlo a redescubrir su hombría. Cal es convencido fácilmente ya que toma la propuesta de Jacob como una alternativa para salir de la rutina depresiva en la que se encuentra.

Las primeras indicaciones son que a la mujer se le respeta, uno se muestra misterioso, se les habla bonito, se demuestra que uno es estable y tiene buen trabajo. En el abordaje: primero se les invita un trago, segundo nunca se habla de uno mismo (sólo se habla de ellas) y por último se les invita a salir con uno. En el departamento: primero poner una canción sesentera, segundo invitar un trago, conversar y traer a colación la escena final de la película Dirty Dancing, decirles que uno puede hacer el gran paso de Patrick Swayze con la chica, luego las mujeres caen rendidas para hacer el amor.


Cal piensa que estas técnicas son una tremenda ridiculez, él sólo ha tenido una mujer en su vida, Emily, a la que conoció en Secundaria y con la que se casó. No ha estado con más mujeres que con ella. Nunca tuvo necesidad de mentir, ni decir cosas forzadas o mostrarse como quien no es. Si a Jacob le va bien con sus técnicas, bien por él. Cal es más de pensar que la fórmula con las mujeres es ser uno mismo y a partir de ahí empieza su éxito con ellas. Comienza con una y sigue y sigue hasta que un día su hijo Robie le dice que luche por recuperar a su madre. Eso de tener a los padres separados no lo soporta, además David no le cae en absoluto. Cal reflexiona en lo dicho por su hijo e intenta unir lo ya roto. ¿Le alcanzará con las buenas intenciones?

Desde hace unos años vengo siguiendo la carrera de Steve Carell y Ryan Gosling, ambos con suficiente talento y posibilidades como para conseguir un premio Oscar en el futuro. Mientras que Carell logra una participación notable en “Little Miss Sunshine”, Gosling hizo lo propio en la inclasificable “Half Nelson”. Notables películas nominadas a los premios de la academia, pero sin mayor difusión en nuestro país, una pena por los grandes mensajes que dan a la humanidad ambas películas (y esa es una de las características del tipo de películas que les gusta realizar a ambos actores). “Crazy, Stupid, Love” es una película que une a los dos actores, en un primer momento uno es el maestro del otro pero conforme avanza el filme, el aprendiz se transforma en el verdadero maestro. Carell es el líder de una familia que tiene el problema del divorcio a causa de un tema de infidelidad. Al romperse ese pacto de exclusividad afectiva y sexual, ambos son afectados, no se puede decir que solamente él es el afectado. Ella sufre porque su nueva pareja es un tipo de su trabajo al que ve todos los días y no está segura si va funcionar esa relación. Él en cambio se siente despechado y se le da por convertirse en un Don Juan de 44 años. La pregunta es si luego de una infidelidad, realmente se puede rehacer un matrimonio. Es difícil y motivos hay un montón. Mejor concentrémonos en como ser fieles. ¿Cómo ser fieles?: Primero la honestidad (no apostar a la mentira), decirse las cosas claras desde el principio, ser realistas,  reconocer errores, no aparentar lo que no son, siempre ser creativos a la hora de la pasión, conversar bastante y por último ser flexibles (lo único cierto en esta vida es que todo va cambiar siempre, así que hay que acomodarse rápido).